Los padres de Godella temían que a los pequeños se los llevara una  secta pederasta

Los padres de Godella temían que a los pequeños se los llevara una secta pederasta

María Gombau, madre de los pequeños asesinados en Valencia, mató a sus hijos por temor de su secuestro a manos de supuesta secta de pedófilos.

Los padres de los pequeños asesinados en Godella, María Gombau y Gabriel Carvajal, se preocupaban por el bienestar de sus hijos, según ha afirmado su entorno. Sin embargo, había algo que atormentaba la mente de estos padres y que pudo actuar como desencadenante la noche en la que Amiel (3 años) y Rachel (casi 6 meses) fueron presuntamente asesinados a manos de su progenitora.

Caída hacia el abismo de la locura

La pareja comenzó a cambiar su comportamiento a principios del mes de febrero "La pareja comenzó a cambiar su comportamiento a principios del mes de febrero"

La madre de los pequeños recibía tratamiento psiquiátrico desde 2017. Aun así, no es motivo suficiente para temer por el bienestar de los niños. Pero algo se torció cuando, a comienzos de la semana del suceso, la madre advirtió a la policía. Ante la voz de alarma, los agentes visitaron el domicilio de la pareja a principios de semana pero no observaron nada extraño. Entonces, ¿cómo llegó María Gombau hasta tal punto?

Algunas amistades de la familia han declarado que ya no visitaban a la pareja porque empezaban adoptar posiciones radicales en cuanto a ciertas creencias conspiratorias. Los dos miembros del matrimonio basaban su vida en teorías místicas sobre la reencarnación y vidas anteriores. Según los testigos, esto derivó en una paranoia obsesiva aderezada por el consumo de drogas.

Uno de los conocidos de María Gombau cuenta que "a principios de febrero empezaron a decir que todo el mundo formaba parte de una secta y que los perseguían". Este comportamiento llevó a que los jóvenes se turnaran para vigilar por la noches e impedir que una supuesta organización pederasta secuestrara a sus hijos. Se cree que uno de los motivos que condujo a Gombau a matar a los niños, es que quería que se reencarnan en su cuerpo para así poder protegerlos.

Una situación cada vez más complicada

Su modo de vida alternativo les había llevado a participar en todo tipo de movimientos, aunque esta etapa no se relaciona con lo que sucedió después. A continuación, podemos ver el vídeo en el que aparece Gombau tras ser liberada por la policia por los incidentes del 15-M en 2011.

Puede que la forma de vida de la pareja fuera uno de los motivos por los que llegaron a el trágico final. Ambos miembros de la pareja eran consumidores habituales de marihuana y ocasionalmente sustancias alucinógenas. También vivían en una casa okupa, aunque cumplía con los mínimos exigidos: las imágenes que han circulado a través de internet se corresponden con un almacén anexo y no con la vivienda en la que se encontraba realmente la familia.

Por otro lado, a comienzos del mes de febrero, Gabriel perdió su empleo como pinche de cocina. Los continuados retrasos a la hora de comenzar la jornada laboral terminaron por dejarlo en la calle. En esos mismos días, María Gombau llamó al colegio de los pequeños para darles de baja, alegando que se mudaban. El centro le contestó diciendo que tendría que pasar por allí para formalizar el trámite. Pero nunca llegaron a ir.

¿Homicidio o asesinato?

La diferencia que existe entre el asesinato y el homicidio es la inquina y alevosía con la que se ejecuta el asesinato. Juridicamente hablando, el homicidio consiste en el hecho de matar a una persona obviando la premeditación y hechos agravantes. También se puede considerar homicidio la omisión de socorro.

Hasta hoy la investigación no ha hecho más que comenzar y el juez instructor del caso trata el suceso como homicidio. No sabemos como evolucianará esta historia de los niños de Godella, pero pronto habrá novedades en torno a este triste suceso.

Comentarios