Buscar
Usuario

Vida

El emotivo regreso de Carles Francino a 'La Ventana' tras superar el Covid: "Las pasé canutas"

El periodista catalán ha vuelto al programa de Cadena Ser después de estar varias semanas de baja por coronavirus.

El emotivo regreso de Carles Francino a 'La Ventana' tras superar el Covid: "Las pasé canutas" El emotivo regreso de Carles Francino a 'La Ventana' tras superar el Covid: "Las pasé canutas"

Foto: Twitter Cadena Ser

Carles Francino, director del programa de Cadena Ser 'La Ventana' ha vuelto a trabajar después de estar un mes y medio de baja por haberse contagiado de coronavirus. Durante el inicio del programa ha querido contar su experiencia.

Francino ha vivido 47 días de ausencia después de haber estado en contacto, al aire y con mascarilla, con una persona que dio positivo. Poco después comenzaron los síntomas y una PCR confirmó que había contraído coronavirus.

Contacto con un positivo

El periodista lo ha pasado muy mal durante la enfermedad y así lo ha relatado en directo. "Hace 47 días me dijeron que tenía que marcharme de la radio. Había tenido contacto estrecho con un positivo y me fui a casa cabreado como una mona porque pensaba que era muy exagerado, que llevaba un año tomando precauciones, con controles muy seguidos, que soy deportista, que estoy fuerte y que a mí no me podía tocar."

Sin embargo, pronto se dio cuenta de que el Covid le atacaría más fuertemente. "Este puñetero virus no atiende ni a deporte, ni a razones, ni a nada. De hecho, a los cinco días de dar positivo tuve que ingresar de urgencia en la Fundación Jiménez Díaz con fiebre muy alta y oxígeno muy bajo. Las pasé canutas, sobre todo durante 48 horas en las que los indicadores eran malos, incluido un ictus del que, afortunadamente, parece que no me ha quedado ninguna secuela", explica a sus compañeros.

"Perdí 6 o 7 kilos, masa muscular, además perdí la voz", cuenta. También ha querido recalcar la enorme labor que hacen los sanitarios y que "cualquier homenaje se queda corto". Ha pedido a los políticos que se pongan a trabajar y que se dejen de "gilipolleces".

Ha contado también que, por desgracia, "el contacto estrecho, un familiar muy próximo, murió el 12 de abril y otra se recupera lentamente tras pasarse casi un mes en la UCI. Además, mi mujer, y mis hijos pequeños, también sufrieron el ataque del covid, aunque con menor virulencia".

Artículos recomendados

Comentarios