Buscar
Usuario

Noticias

Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo, cambia de versión y culpa a su expareja

El acusado del asesinato y violación de la joven profesora apunta que su expareja la mató.

Bernardo Montoya, acusado del asesinato y violación de Laura Luelmo, ha cambiado de versión. Si en un principio confesó el crimen, ahora asegura que él no lo hizo y señala a a su expareja, Josefa, como autora de brutal crimen. Ha sido en prisión donde ha revelado esta información a los funcionarios, que han trasladado esta versión a las autoridades competentes.

"Tras meditarlo en mis horas de soledad he decidido cambiar mi versión porque no me voy a comer el marrón de Josefa. Tiempo atrás conocí a Josefa en el centro penitenciario del Puerto 3 y mantuve una relación con ella. Josefa se presentó en mi habitación con un martillo que tenía guardado en una caja de herramientas y le propinó a Laura un golpe en la cabeza", ha revelado a los funcionairios de la prisión de Sevilla III, en Morón de la Frontera.

Según esta nueva versión de Montoya, Josefa se presentó en casa por sorpresa y la encontró conversando con la profesora de Zamora. Él asegura que llevó a Laura Luelmo a la habitación y que fue allí cuando su expareja golpeó dos veces a la joven en la cabeza. 

En versión inicial, Bernardo Montoya señaló que Laura Luelmo se había golpeado la cabeza con el maletero del coche, relato que se desmonta con las conclusiones de los forenses. Según la autopsia, la maestra fue golpeada con un objeto contundente muriendo por ese traumatismo craneoencefálico, por lo que Montoya confesó que la había golpeado varias veces para raptarla, aunque el cuerpo mostraba signos de haber recibido una paliza.

El cambio de versión se trata de una estrategia de defensa. Bernardo Montoya ya negó haber violado a la joven de 26 años con el objetivo de evitar la pena de prisión permanente revisable, algo que los forenses también desmontaron.

El crimen de Laura Luelmo

Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo "Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo"

Fue el 12 de diciembre cuando Laura Luelmo desapareció tras haber salido a hacer deporte por El Campillo, localidad onubense a la que se había trasladado una semana antes para empezar a trabajar como profesora. Cinco días después su cuerpo apareció sin vida semidesnudo y oculto entre matorrales. Tras varios días de búsqueda, Bernardo Montoya fue detenido el 19 de diciembre mientras intentaba escapar del pueblo. En la mañana del 20 de diciembre, Montoya confesó en el interrogatorio de la Guardia Civil que era el responsable del asesinato de la joven maestra.

"Me encapriché de ella", afirmó el asesino confeso y luego construyó un relato falseando los elementos más importantes. Y es que a pesar de acabar de capturarle y tenerle sólo unas horas encerrado en el interrogatorio, la Guardia Civil ya había registrado su casa y habían encontrado restos de sangre de Laura Luelmo y un fuerte olor a lejía que se presupone que Montoya usó para limpiar cualquier rastro del brutal asesinato.

Las investigaciones deducen que Montoya habría introducido a la maestra a la fuerza en su casa para agredirla sexualmente y luego golpearla. La autopsia reveló que Laura Luelmo fue violada y murió de un fuerte golpe en la cabeza. Supuestamente, después de la agresión, el asesino habría metido a Luelmo en el maletero de su coche envuelta en una manta y se la habría llevado hasta el paraje de Las Mimbreras, donde su cuerpo fue encontrado días después. 

A Bernardo Montoya se le imputan los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexualpor lo que la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Valverde del Camino (Huelva) decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza al considerar necesaria la medida por la gravedad del delito, la posibilidad de eliminación de pruebas y el riesgo de fuga y a fin de evitar el riesgo de que cometa otros hechos delictivos de la misma gravedad. Desde el 22 de diciembre, se encuentra encarcelado.

Artículos recomendados

Comentarios