Buscar
Usuario

Vida

¿Por qué algunas personas lloran después de llegar al orgasmo?

Al igual que produce placer, el sexo para algunos provoca una sensación de inseguridad, tristeza o agobio y esto se refleja cuando llegan al clímax.

¿Por qué algunas personas lloran después de llegar al orgasmo? ¿Por qué algunas personas lloran después de llegar al orgasmo?

El sexo es un término que siempre se asocia al placer. La oportunidad de conectar íntimamente con otra persona nos proporciona una amplia gama de sensaciones. No obstante, el acto sexual no es un camino fácil para algunos. Las inseguridades, la falta de experiencia o los traumas vividos anteriormente hacen de él todo un reto para muchas personas.

El camino por la senda del sexo orgasmo, el momento más placentero. En la mayoría de casos, llegar al clímax va acompañado de una sensación de euforia, calma y una mayor conexión con la pareja sexual. Todo lo que reprimimos en nuestro día a día se libera en este momento cumbre y al liberar esas emociones es natural que algunas personas acaben incluso llorando. Es lo que se conoce como disforia postcoital.

¿En qué consiste?

La disforia se refiere al desarreglo de emociones que sufrimos las personas, en respuesta a acontecimientos vitales ordinarios. Como su propio nombre indica, la disforia postcoital, sucede después del coito o acto sexual. Este rasgo no es constante en todas las personas. Algunas se sienten vacías y frías y otras, en cambio, sienten la necesidad de llorar.

Esta disforia postcoital es más común de lo que se piensa. Las investigaciones llevadas a cabo por la Universidad de Queensland, en Australia, determinaron que el 46% de las mujeres y el 41% de los hombres han experimentado esta sensación en algún momento de su vida. Estos datos son abrumadores, ya que supondría que una de cada dos personas ha llorado alguna vez después de llegar al orgasmo.

Hombre llorando en su habitación Hombre llorando en su habitación, imagen de sustitución
Hombre llorando en su habitación Envato

Una explosión de hormonas

Es importante conocer nuestro cuerpo y saber como funciona durante el sexo. Cuando las personas alcanzan el clímax durante el acto sexual su cuerpo libera 4 grandes hormonas clave: endorfinas, dopamina, oxitocina y prolactina. Cuando el sexo es muy placentero las endorfinas y la dopamina (las hormonas de la felicidad) hacen su aparición estelar. Son las que suelen estar relacionadas con las adicciones.

La oxitocina, por su parte, es la encargada de realizar las contracciones uterinas para facilitar la concepción y las vesículas seminales para liberar el esperma. Además de por su función reproductiva, la oxitocina también está en nuestro cuerpo para aportarnos bienestar, tranquilidad, empatía y apego. Si sientes que después de llegar al orgasmo sientes una conexión enorme puedes echarle la culpa a esta hormona.

¿Y si todas son tan positivas, cuál está haciendo que me sienta tan triste? Pues la hormona que buscas es la prolactina. Cuando se libera durante el orgasmo, avisa a nuestro cerebro de que el placer ya ha pasado y debe descansar, lo que se conoce como: período refractario. Además, es la encargada de hacer que los senos crezcan y la que permite amamantar tras tener un hijo. Después de entrar en escena la prolactina, automáticamente desaparece el deseo sexual (tanto en hombres como en mujeres). Esta sensación de vacío puede causar a veces esas ganas de llorar.

¿Es malo que llore tras el orgasmo?

Mujer llorando en el salón Mujer llorando en el salón, imagen de sustitución
Mujer llorando en el salón Envato

Llorar es una forma de autorregularnos emocionalmente. Hay personas que lloran más y otras que lloran menos, pero en ningún caso es algo negativo. En este caso, llorar después de llegar al clímax es una reacción natural y no debes preocuparte por ello ni reprimirte. El doctor Robert Scheweitzer, experto en disforia postcoital, explica que si esta ocurre en muchos casos es cuando el orgasmo es muy placentero, nos sentimos muy conectados con la otra persona o, sencillamente, necesitamos liberar tensiones. Y ninguno de esos casos es algo negativo, ¿no?

¿Cuándo debo pedir ayuda psicológica?

Aunque ya hemos explicado los motivos por los que es normal llorar en algún momento postcoito, hay que prestar atención a algunos factores que pueden requerir de ayuda psicológica.

  • Si la experiencia sexual no ha sido agradable. Si no ha sido como esperabas o incluso te has sentido obligada a hacerlo, no es disforia postcoital sino un problema de comunicación, de respeto o de consenso.
  • Si has vivido una experiencia sexual traumática. Existen personas que han sufrido un trauma sexual o afectivo que puede llevar a tener recuerdos intrusivos durante el coito. La falta de información, haber sufrido una agresión sexual o maltrato pueden generar este sentimiento. En este caso tampoco se trata de disforia postcoital como tal, sino un posible síntoma de estrés postraumático.
  • Si la disforia postcoital se prolonga demasiado en el tiempo. Lo normal es que la sensación de vacío o tristeza dure de unos minutos a una hora como máximo. Si se alarga más es importante autoanalizarse y reflexionar sobre si puede haber algo más detrás.
  • Si la disforia postcoital ocurre casi siempre que tienes sexo. Si te ocurre con mucha frecuencia puede ser frustrante e incapacitante y requiere un tratamiento psicológico.
  • Sufrir en algún momento disforia postcoital no es malo. Este nuevo tabú debería visibilizarse en la sociedad para así, las personas que alguna vez se han visto en esta situación sepan que no son las únicas ni son raras por sentir esa emoción. El sexo es uno de los momentos de mayor intimidad que podemos experimentar y para muchos es un alivio poder expresarse libremente con su pareja después de llegar a clímax del placer. Y debería seguir siéndolo.

    Artículos recomendados

    Comentarios