Lily Wachowski contra el mundo binario: "Sí, soy transgénero"

Lily Wachowski contra el mundo binario: "Sí, soy transgénero"

"Las combinaciones de palabras, como el jazz improvisado, resuenan en mis oídos como notas discordantes que chocan entre sí. Me esfuerzo en entenderlo porque también es una lucha por comprender mi propia identidad", se confiesa.

Vida Mateo Navarro Mateo Navarro 09 Marzo 2016 15:49

Lily Wachoswki se abandera como transgénero. La directora de cine se libera y se muestra al mundo tal y como es, como ya hizo su hermana Lana Wachoswki, con la que desarrolla su trabajo. Wachoswki, de 48 años, ha decidido adelantarse a la amenaza de un tabloide de publicar su condición y ha contado su lucha durante estos años a través de un comunicado. 

1 La realidad transgénero, en datos

"Tenía un montón de ideas poderosas con respecto a los peligros de salir del armario para las personas transgénero y sobre las tasas de asesinato y suicidio a la población transgénero", introduce Wachowski en la carta que ha enviado a un portal LGBT para dar a conocer la noticia.

Unas 700.000 personas en Estados Unidos se identifican como transgénero, o lo que es lo mismo, el 0,3% de la población adulta estadounidense. De este porcentaje, un 43% del colectivo ha pensando en cometer un suicidio para acabar con su vida, siendo la causa principal un asalto sexual, seguido del acoso escolar o la pérdida de trabajo. El 26% llega a ser despedido por su identidad. Sin embargo, el 78% dice sentirse mucho más cómodo en su trabajo tras transitar. Un 19% de las personas transgénero ha sufrido abuso o violencia familiar por su condición.

2 El precedente del 'outing'

"Mi hermana Lana y yo hemos evitado a la prensa en la medida de lo posible. Hablar de mi trabajo me resulta frustrante y tedioso. Además, yo ya sabía que tendría que salir del armario públicamente. Cuando vives como persona transgénero es difícil ocultarlo. Solo necesitaba y quería algo de tiempo para centrarme y sentirme cómoda".

Personalidades de todos los ámbitos se han pronunciado como transgénero y han abierto y facilitado la lucha que está reivindicando Lily Wachowski. Caitlyn Jenner en el ámbito del deporte, Laverne Cox como actriz, su propia hermana Lana Wachoswski, Chaz Bono, el hijo de Cher...

Fragmento de 'Sense8' en el que Nomi, un personaje transgénero, se sincera

3 La educación en el género

Durante este proceso de autoconocimiento, Lana conoció a un periodista de el Daliy Mail, que se mostró muy interesado en concertar una entrevista con ella y hacer una entrevista de retrato. La directora investigó sobre la cabecera y descubrió que el periódico había forzado de alguna manera la salida del armario de Lucy Meadows, una profesora de escuela primaria de Reino Unido: "El Daily Mail demonizaba a la profesora y señalaba que era una influencia dañina para la delicada inocencia de los niños porque, no es que solo estuviera atrapada en un cuerpo equivocado, también lo estaba en el trabajo equivocado. La razón por la que supe de Meadows no fue por la publicación, fue por el suicidio de Lucy tres meses después de su salida forzosa. Y entonces ellos se presentaban ante mi puerta como diciendo '¡otra más! saquémosla del armario para que podamos cotillear'. Ser transgénero no es fácil, vivimos en una sociedad mayoritariamente binaria, lo que significa que te tienes que enfrentar a un mundo que se muestra hostil hacia tu condición".

Si bien es cierto que la conciencia social con el colectivo transgénero ha despertado recientemente, los pasos a los que avanza la lucha y conquista del colectivo son muy relevantes. A pesar de que hay quien aún no entiende ni respeta la condición individual de la persona, discriminación que provoca confusión e incluso llega al suicidio de la víctima como fue el caso de Alan, un niño transexual de 17 años, hay triunfos como el de Lucía, una niña transexual española de cuatro años que ha logrado cambiarse el nombre recientemente.

4 "Sí, soy transgénero"

"Sí, soy transgénero. He salido del armario con mis amigos y mi familia y con mucha gente con la que trabajo. Todos lo aceptan, gracias a mi fabulosa hermana por haberlo hecho antes y gracias a todos porque son fantásticos. Sin el amor y el apoyo de mi mujer y mi familia no estaría donde estoy ahora".

La aceptación y normalización de la condición transgénero normaliza y visibiliza de manera positiva la propia lucha del colectivo a pesar de que cada persona se representa a nivel individual. Reafirmarse con confianza en el círculo social y aclarar cualquier tipo de dudas que puedan surgir durante este proceso puede resultar muy positivo.

Laverne Cox y su opinión sobre la identidad de género

5 La configuración de la sociedad en un dualismo de género

"Ser transgénero es algo difícil de entender sin los términos de hombre o mujer. Y 'transición' implica un sentido de la mediación, un antes y un después de un término hasta otro. Pero la realidad, mi realidad, es que he estado transitando continuamente toda mi vida, entre el cero y el uno. Necesitamos ir más allá de la simplicidad de lo binario", reflexiona Lily en su carta.

Aspectos sociales tan básicos como el propio documento de identidad solo contemplan la opción de hombre o mujer dentro de sus categorías. Así pasa con los servicios públicos o algunas formas de indentificación para cualquier trámite o forma de contacto, si bien se empiezan a observar pequeños avances como, por ejemplo, en Facebook, que ofrece más de 50 alternativas de identificación de género para sus usuarios.

"Ahora mismo, la teoría de género y la teoría queer se agolpan en mi pequeño cerebro. Las combinaciones de palabras, como el jazz improvisado, resuenan en mis oídos como notas discordantes que chocan entre sí. Me esfuerzo en entenderlo porque también es una lucha por comprender mi propia identidad", se confiesa Lily Wachowski.

Comentarios