Tu gato te quiere mucho más de lo que crees, y no solo por la comida

Tu gato te quiere mucho más de lo que crees, y no solo por la comida

Se ha dicho mucho de los gatos que solo nos buscan a los humanos porque les conviene. Pero, ¿es realmente así?

Vida Maribel Baena Maribel Baena 04 Abril 2017 15:29

Durante mucho, muchísimo tiempo, se ha dicho de los gatos domésticos que son animales muy convenidos, y que solo buscan a sus humanos cuando necesitan comida. Se les contrapone directamente a los perros, que son tratados como animales fieles por naturaleza, y capaces de darlo absolutamente todo por su dueño. Mientras que se habla de perros que han esperado durante años a sus dueños, en el caso de los gatos se habla de felinos que se comieron a sus dueños una vez que estos fallecieron. Las historias no pueden ser más opuestas. Pero, ¿esto es realmente así? ¿Los gatos son tan oportunistas? ¿O no son más que tópicos?

Los que tengáis un gato sabréis de sobra la respuesta, pero para los demás quizás no esté tan claro. Los gatos son capaces de amar a sus dueños con la misma fuerza que los perros, e incluso más; son fieles, sí, aunque quizás no defiendan a sus dueños de las agresiones externas de una forma tan directa como lo hacen los perros. Pero sí que son capaces de darse cuenta cuando su dueño se encuentra mal, por ejemplo, y saben prodigar besos para esas ocasiones especiales. Son más independientes en cierta medida, sí, pero eso no implica que no sepan querer de la misma forma.

Los gatos también necesitan atención "Los gatos también necesitan atención"

Un nuevo estudio, publicado en la revista Behavioural Processes, podría cambiar la concepción que teníamos de los gatos hasta el momento. Tres investigadoras estadounidenses de la Universidad Estatal de Oregón y la Universidad de Monmouth han sido las encargadas de llevar a cabo distintos experimentos con gatos, para tratar de analizar detenidamente cuál es el comportamiento de estos ante los estímulos exteriores. Kristyn Vitale Shreve, Lindsay Mehrkam y Monique Udell han sido las encargadas de realizar este estudio y, posteriormente, explicarlo para que todo el mundo pueda entenderlo.

Partieron de la misma base que hemos explicado anteriormente: los gatos tienen reputación de ser poco amables, incluso distantes, y algunos han llegado a sugerir que tan solo buscan a sus dueños porque estos representan una forma mucho más fácil de obtener comida. Pero al igual que todos los dueños de un gato habrán dicho muchas veces, esto podría deberse más a un tópico que a una realidad. Es más, se ha señalado también que los gatos son menos reactivos a los estímulos sociales quizás porque nosotros desconocemos qué es lo que los gatos encuentran estimulante. En ese caso, pues, el fallo sería nuestro y no suyo.

El experimento que llevaron a cabo

Para tratar de demostrar qué es lo que estimula a los gatos, lo que las investigadoras hicieron fue mantener aislados a gatos que han convivido durante toda su vida con humanos en una habitación. Ahí debían permanecer por un lapso de unas dos horas y media y, posteriormente, serían liberados. En su liberación, harían frente a estímulos de cuatro categorías distintas: comida, olores, juguetes e interacción con los humanos. Las investigadoras mezclaron los estímulos de tal forma que consiguieron hacer llegar a los gatos muchos diferentes y, así, pudieron comprobar cuáles les llamaban más la atención. Se evaluó cuál era el estímulo que cada gato eligió primero y, a continuación, cuánto tiempo había pasado interaccionando con ese estímulo.

El estímulo preferido de los gatos eran los humanos "El estímulo preferido de los gatos eran los humanos"

Lo primero que señalaron las investigadoras es que el comportamiento variaba mucho dependiendo del tipo de casa en la que el gato se hubiera criado, por supuesto, pero que, por regla general, los humanos eran el estímulo preferido de más de la mitad de los gatos. Y es que más de la mitad de los felinos prefirieron interaccionar con un humano antes que con la comida, o con los juguetes, y se tiraron cerca del 65% de su tiempo relacionándose con esa persona. Esto vendría a indicarle a las investigadoras que, pese a todo, lo cierto es que los gatos sí que prefieren a sus dueños humanos antes que cualquier otro estímulo.

Parte de este estudio podréis encontrarlo en esta página web, pero completo solo ha aparecido publicado en la revista que hemos mencionado anteriormente. Lo cierto es que es interesante leer estudios de este tipo, porque vienen a confirmarnos que, en efecto, los gatos no son tan convenidos como pudiéramos llevar años pensando. Sí que buscan a sus humanos, independientemente de que estos puedan darle o no comida.

La fidelidad de los gatos

Mientras que cualquiera puede ganarse el afecto de un perro, es mucho más difícil conseguir lo mismo de un gato. Son animales que no se compran con comida, ni mucho menos; requieren cariño constante, y grandes dosis de mimos y de comprensión, así como de juego. Los juegos de los gatos, además, pueden llegar a ser incluso dolorosos para los humanos (no controlan demasiado bien sus garras, por ejemplo), pero siempre serán divertidos. Pero de nada sirve compararlos realmente, puesto que hablamos de dos especies totalmente diferentes.

Gato que fue abandonado en Rusia "Gato que fue abandonado en Rusia"

Puede que hayáis oído mil y una historias sobre perros abandonados que han decidido esperar a sus dueños durante años y años, pero... ¿Sabíais que hay gatos que hacen exactamente lo mismo? En Rusia, en Belgorod, un gato se hizo famoso hace tiempo porque permaneció meses en la calle esperando a sus dueños, que le habían abandonado. Hubo quien aseguró que había visto cómo el gato, desesperado, trató de correr tras el vehículo de sus dueños, pero no lo consiguió. Muchos vecinos continuaron alimentándolo, apenados por lo que había pasado.

Los gatos sí que son fieles, y por supuesto que aman a sus dueños por encima de todas las cosas. Diferente es que, ciertamente, tienen una forma un poco peculiar de mostrarlo en cada momento.

Comentarios