Álvaro Reyes denuncia a la chica que pidió el cierre de su canal por machista

Álvaro Reyes denuncia a la chica que pidió el cierre de su canal por machista

El youtuber Álvaro Reyes ha presentado una denuncia contra la chica que promovió el cierre de su canal, en el que da consejos machistas para conquistar a las mujeres.

Vida 09 Agosto 2016 12:44

Toda persona tiene momentos en los que debería escuchar las críticas de su alrededor, respirar, tomar nota y dar un paso atrás. Salvo que, claro, dicha persona sea Álvaro Reyes, el youtuber que cuenta con un canal en el que da 'consejos' a otros hombres para conquistar a las mujeres y les enseña que "pedir permiso es síntoma de inseguridad" y que "debemos sobrepasar los límites establecidos para tener éxito con una chica". En otros vídeos se dedica a robar y coleccionar besos de chicas por la calle como si fueran trofeos e incluso en ocasiones ha llegado a bromear sobre cómo pegar a tu novia es la mejor manera de terminar una relación -un vídeo que ya ha sido retirado-.

Hace unos meses una usuaria de Internet, Zarina, se cansó de la actitud machista de los vídeos y decidió abrir una campaña online pidiendo el cierre del canal de Álvaro Reyes. La iniciativa fue todo un éxito y recibió el respaldo de cerca de 97.000 firmantes, acompañada de otro tipo de movimientos como el famoso escrache que un grupo de mujeres realizó durante uno de los cursos de conquista del youtuber, a los cuales pueden apuntarse los interesados por un precio de 300 euros, según El Diario.

Uno de los vídeos en los que enseña a tocar a mujeres "Uno de los vídeos en los que enseña a tocar a mujeres"

Con semejante repercusión, es entonces cuando Álvaro Reyes debería dar el paso atrás que antes indicábamos y entonar el mea culpa. Lejos de eso, el youtuber y coach, como él se define, presentó una denuncia contra Zarina dos semanas después de que se iniciase la recogida de firmas en Change.org, alegando que ha visto reducidos sus beneficios económicos desde que esta comenzara y que ha recibido muchos insultos y comentarios negativos.

La denuncia, que se ha difundido a través de Twitter, busca resarcir el honor de Jeremías Perez -verdadero nombre de Reyes-, eliminar la petición online y los comentarios recogidos en ella, así como dos entrevistas concedidas a El País y El Mundo. Le pide además 30.000 euros como compensación y publicar el resultado de la sentencia en esos dos medios de comunicación en caso de que se resuelva a su favor.

Zarina se ha hecho eco de la denuncia a través de la petición de Change.org y ha sido tal el apoyo que ha recibido a través del hashtag #STOPAlvaroReyes que la petición ha sido reabierta y supera ya las 100.000 participaciones. Su autora, paralelamente, ha abierto una colecta de dinero a través de crowdfunding con la que pretende costearse los gastos de su defensa en el proceso judicial. En caso de que la denuncia fuese retirada, Zarina ha anunciado que donaría ese dinero a una organización de defensa de la igualdad de género.

Álvaro Reyes se defiende e intenta maquillar sus vídeos

En todo momento Álvaro Reyes ha defendido el éxito de sus vídeos entre sus alumnos y siempre ha expresado que él no pretende ser machista ni hacer apología de la violencia o el acoso. Una actitud contraria a lo que realmente se muestra en su canal, lo que evidencia que parece no haber comprendido el grado de machismo que impera en sus consignas.

Desde que saltara la polémica, Reyes ha intentado tomar otro rumbo en sus vídeos y dejar de enfocar sus estrategias en la insistencia y el acoso a las mujeres. Parece que en sus últimos vídeos adopta una postura más de consultor sentimental, emocional y sexual, con consejos para "lograr lo que te propongas", "eliminar tus miedos" o sacar el tema del sexo anal a tu novia.

Sin embargo, sigue predominando la idea de la mujer como conquista ("deja de perseguir mujeres y comienza a atraerlas a tu vida") y el hombre como macho ("cómo ser el hombre que ellas desean y dejar de ser un niño") y no han desaparecido los retos en los que liga con chicas por la calle. Fue precisamente uno de estos, 'El beso ciego', en el que iba besando a mujeres sin avisar, el que prendió la mecha de la polémica, ya que, según dicen -aunque él lo niega- una de las implicadas acabó notificando los hechos a la policía. 

Comentarios