Jorge Cremades: el machismo y la homofobia que triunfan en Internet

Jorge Cremades: el machismo y la homofobia que triunfan en Internet

Jorge Cremades es la estrella del humor en Internet. Se le acusa de machismo, y con razón. Sus chistes y situaciones rozan lo ético y sus haters se cuentan por miles. Lo último es un vídeo demostrando lo débil que es su masculinidad.

Vida 28 Abril 2016 17:54

Se llama Jorge Cremades, tiene 28 años, trabaja grabando vídeos cortos para Facebook o Vine y tiene casi la misma cantidad de fans que de haters. Estos últimos, con motivo. ¿Que aún no sabes quién es Jorge Cremades? Es "ese tío con barba que hace vídeos" que posiblemente sean compartidos por una media de 30 amigos tuyos. Su fama en Internet es increíble, llegando a ser una de las figuras más influyentes de la actualidad.

Te equivocabas, Bertín: en 2016 hay gente que sigue haciendo chistes de mariquitas

Por resumir, sus vídeos transmiten la sensación de estar viviendo en el siglo pasado. Constantemente podemos apreciar la anticuada idea de que las mujeres son muy simples (tienen muchos zapatos o se quedan embobadas viendo escaparates) y se enfadan con facilidad. Eso sin contar la imagen que da de los hombres, representándolos como desapegados, inútiles a la hora de hacer tareas de la casa y sirviendo solo para ser fuckers. El príncipe azul de cualquier mujer. Con sus vídeos, Cremades queda como el máximo exponente de esta corriente de neomachismo que recorren desde hace un tiempo nuestras redes sociales.

Sí, Bertín Osborne se quejó junto a Arévalo de que ya no se podían hacer chistes de mariquitas. Sí, Cárdenas dijo en pleno directo cómo se debía vestir una chica para ir a clase. Sí, Álvaro Reyes da clases sobre cómo acosar de forma encubierta a mujeres. Pero en ninguno de los casos hablamos de alguien con tanta influencia entre la gente joven como Jorge Cremades. El único que puede hacerle sombra es el youtuber, pero no se le acerca ni de lejos a los más de 4 millones de seguidores que Cremades tiene en Facebook (sin contar el resto de redes). Como dato a tener en cuenta, algunos vídeos que sube en su página oficial tienen, literalmente, millones de reproducciones.

Humor sí, pero cuidado con el público influenciable

¿Por qué es tan importante su público? La principal audiencia de Jorge Cremades es joven, muy joven. Es decir, muy influenciable por sus ídolos. Nadie es quién para juzgar las actitudes y comportamientos de una persona ajena, pero asusta ver que Cremades es uno de los ídolos ejemplares de las próximas generaciones (esa llamada Generación Z o nativa digital en un afán por nombrar todo). Este público no solo va a crecer con unos valores más bien discutibles sino que se ríe de un humor machista y homófobo.

Tanto sus fans como el propio Cremades dicen que se trata de humor y que nadie debería sentirse ofendido con ello pero no hay más que ver algunos de sus vídeos para darse cuenta de que la homofobia (y sobre todo el machismo) se encuentran constantemente, a menudo encubiertos en segundo plano. Es, cuanto menos, alarmante que una persona con un humor tan denigrante para algunos colectivos tenga el respaldo de millones de personas.

¿Tan frágil es tu masculinidad que crees que por sostener un bolso vas a empezar a tener pluma y tener comportamientos homosexuales? ¿Tan machista eres que en tus vídeos puedes mirar a mujeres que no son tu novia de ficción pero otros hombres no puede mirar a esta? ¿Se supone que hace gracia que abandones a tu novia de ficción cuando te dice que tiene un retraso? ¿Está bien que finjas querer cotillearle el móvil pero sientas pánico cuando le dices el código de desbloqueo del tuyo? ¿De verdad es eso gracioso? ¿Esto es el humor que le gusta a millones de personas? ¿Actuarán así las próximas generaciones?

En un repunte de los acosos y palizas a homosexuales en ciudades como Madrid, no es muy políticamente correcto hacer humor con ello, como hace en su vídeo titulado 'Cuando tu novia te pide que le aguantes el bolso y te sientes jodidamente gay'. No, no realiza un acto de homofobia de forma directa, pero invita a su público a reírse y meterse con un colectivo que, por mucho que digan algunos, sigue sin ser aceptado en su totalidad en la sociedad. Vídeos como el enlazado en este artículo (y el que más polémica ha traído) no ayudan a la integración. Esto choca con las declaraciones que hizo a El País hace menos de seis meses cuando dijo: "Haría más vídeos de gays pero me da miedo traspasar una línea que pueda ofender a alguien".

Es evidente que estoy en contra de la violencia de género y a favor de los gays, de hecho salgo haciendo de gay en montones de vídeos y trabajo en un bar de ambiente que tiene mi tío los veranos poniendo música. Mostrar algo no es defender algo

Porque, obviamente, si haces de gay y trabajas en un bar de ambiente, automáticamente pasas a ser amigo, defensor y representante de todo el colectivo. Igual que si estás en contra de la violencia de género, te conviertes de forma automática en la persona más feminista del mundo, superando a la mismísima Beyoncé. Son esas actitudes encubiertas las que llenan las redes sociales hoy en día. Por ejemplo, las distintas maneras machistas que han tenido algunos centros comerciales de promocionar el Día de la Madre. ¿No hay nadie que se de cuenta del bochorno que estas actitudes pueden provocar?

No se trata de juzgar los gustos de la gente. Se trata de analizar las actitudes de una de las personas más influyentes en Internet en la actualidad y comprobar cómo, en pleno 2016, la gente sigue aceptando reírse de cualquier grupo minoritario o actitud machista. En esta vida hay que ser siempre un gran defensor del humor, pero no a costa de otros.

263 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados