'Violada o no', el programa de televisión que decide si eres víctima de abusos o no

'Violada o no', el programa de televisión que decide si eres víctima de abusos o no

Un programa de televisión recrea situaciones reales de agresión sexual y deja a un grupo de invitados determinar si existió violación.

Televisión 08 Noviembre 2017 17:16

Un canal de televisión holandés estrenó el pasado martes un programa llamado 'Raped or Not', un espectáculo donde las víctimas de agresión sexual pasan a ser el objeto de entretenimiento del público. El formato se basa en recrear situaciones reales de agresión sexual declaradas violación y que un jurado invitado elija si hubo o no agresión. El público, por su parte, observa la escena como si fuese un espectáculo de entretenimiento, algo divertido.

Según ha informado The Sun, la base del concurso es dejar que 17 jóvenes decidan si la simulación que están presenciando es una agresión sexual o no. Además, el presentador se encargara de discutir y debatir con el público, quien también podrá mostrar su opinión al respecto.

Causó polémica desde antes de estrenarse. Si la premisa del show no fuese lo suficientemente alarmante, han emitido un tráiler donde se pueden observar varios casos de agresión como los que serán analizados en el programa, y un ejemplo de como serán comentados por el jurado.

Ponen en duda aquello que se considera agresión sexual

El programa aprovecha que se están denunciando más agresiones sexuales que nunca para hacer un programa sobre ello "El programa aprovecha que se están denunciando más agresiones sexuales que nunca para hacer un programa sobre ello"

El productor Bernard van der Bosch ha declarado que los casos que tratará el programa no serán casos claros, sino aquellos en los que haya "matices" o como los ha llamado: "dramas personales".

El programa no trata casos en los que alguien es arrastrado a un arbusto, sino que trata de otros episodios más turbios

Creen que es importante "hablar de los grises", que es, por lo que parece, como consideran ellos a todos aquellos casos de violación que no responden a un hombre que ataca a una mujer y la fuerza a mantener relaciones sexuales con él en contra de su voluntad.

Según ellos, los otros tipos de agresión sexual son cuestionables, y han aprovechado el movimiento de denuncia contra las agresiones sexuales que se ha desatado a partir del escándalo de Harvey Weinstein, para tomarse la libertad de crear un programa que decida o no si lo que han denunciado es una agresión.

El derecho a interpretar una violación

Parte del grupo de debate que opinará sobre los casos mostrados en el programa "Parte del grupo de debate que opinará sobre los casos mostrados en el programa"

Está claro que este programa tiene problemas por todos lados, ya partiendo de que nadie tiene derecho a interpretar si lo que la víctima considera agresión sexual lo ha sido o no. Se frivoliza la violencia presentándola como un espectáculo. Además, se obvia que hay muchísimos tipos de agresiones, y no sulen venir por parte de desconocidos (aunque claro que esto también sucede). De hecho, según el Instituto de la Mujer, la mayor parte de agresiones contra la mujer se dan por parte de conocidos o familiares.

Los casos que salen en este programa han sido ya sentenciados por un juez real,  pero ellos se toman la libertad de debatirlo según su punto de vista, libertad de analizar episodios "turbios sujetos a interpretación", sin ver que no hay opción de interpretación. Si tu novia no quiere tener sexo contigo una noche, no es no. Si una chica está muy borracha y no puede apartarte pero no quiere tener sexo contigo, no es no.

No hay que olvidar el mayor problema del programa: las víctimas reales de la agresión no tienen ni voz ni voto. Ellas son las únicas que saben lo que pasó realmente, no unos chicos que ven una representación que han hecho dos actores.

Por lo tanto, este programa, totalmente fuera de lugar, está menospreciando a aquellas mujeres que tienen el valor de denunciar lo que les ha pasado y al movimiento de apoyo que se ha creado en torno a las denuncias de agresión sexual (#metoo). No es no y no necesitamos que venga nadie a debatirlo.

Comentarios