Un stand en el que juegas mirándole las bragas a las chicas, la última del machismo en los videojuegos

Un stand en el que juegas mirándole las bragas a las chicas, la última del machismo en los videojuegos

Aunque cada vez más gamers se rebelan contra el machismo en el mundo de los videojuegos, se siguen observando casos escandalosos como la saga OneeChanbara, en la que se explotan sexualmente los personajes femeninos de forma descarada.

Juegos David Carro David Carro 21 Septiembre 2016 11:57

El mundo de los videojuegos no es conocido precisamente por ser la quintaesencia de la igualdad, como muchas jugadoras han denunciado públicamente en repetidas ocasiones. Es algo que no solo nace en la actitud de los amantes de los videojuegos, sino que también se potencia desde la propia industria, que a menudo objetiviza la figura de la mujer. La última muestra se ha producido en el Tokyo Game Show, la feria de videojuegos celebrada anualmente en Japón.

Posiblemente se trataba del stand que más llamaba la atención en todo el TGS: el nuevo 'School Girl Zombie Hunter' para PlayStation 4 sorprendía a los asistentes con un enorme montaje en el que podías meterte entre las piernas de tres chicas para probar el juego. La 'gracia' estribaba en que las pantallas estaban en el techo de la estructura por lo que, oh sorpresa, visto desde fuera parecía que estabas mirando la ropa interior de las colegialas cual mente perturbada que ideara este stand.

La gracia forzada del montaje (seamos serios, ni siquiera es cómodo jugar de esta forma) llamaba la atención en las redes, donde afortunadamente cada vez se escuchan voces más críticas con este tipo de actitudes en el mundo de los videojuegos. Para rematar el asunto, una azafata bastante poco tapada era la encargada de promocionar el nuevo título de PS4.

Pero claro, qué podemos esperar de 'School Girl Zombie Hunter', un juego cuya premisa es poner a cinco adolescentes a matar zombies y, según vayan siendo atacadas, se irán quedando más desnudas hasta el punto de luchar en ropa interior. O, si no podemos esperar tanto, basta con apretar un botón para que la ropa de todas las chicas desaparezca. Teniendo en cuenta que los personajes tienen entre 16 y 18 años, quizás los japoneses se han pasado un poco con el nivel de perversión, ¿no?

El título se ambienta en el universo OneeChanbara, una serie de videojuegos en la que es habitual la sexualización de los personajes femeninos. Las mujeres de estos títulos aparecen siempre prácticamente desnudas hasta el punto de que en alguna ocasión se han tapado absurdamente sus partes íntimas con frutas. Sin embargo, en Japón es una saga de gran éxito que ya ha pasado por varias generaciones de consolas.

Las gamer, cada vez más movilizadas contra el machismo en los videojuegos

El evento de presentación de 'School Girl Zombie Hunter' en el TGS "El evento de presentación de 'School Girl Zombie Hunter' en el TGS"

"La saga OneeChanbara es un ejemplo más de la objetificación a la que se nos somete en la narrativa de los videojuegos", nos cuenta Azul Corrosivo. Hace un par de años, indignada por una publicación que presentaba a las jugadoras como seres sexys y con poca idea, formó parte del proyecto True Gamer Girls, ideado por Isi Cano. Con mucha ironía y, sobre todo, enfado, presentaban a una selección de chicas que no se diferencian en absoluto de otros jugadores pero, en cambio, deben sufrir machismo por el simple hecho de pertenecer al género femenino y sentir pasión por el mundo los videojuegos.

El resultado fue una oleada de aplausos por parte muchos y muchas gamers que también están cansados de la situación, pero también muchas críticas de aquellos que están cómodos e incluso sacan provecho de la desigualdad. Aún queda mucho por hacer para acabar con ella, pero posiblemente será algo que nunca ocurra si los personajes femeninos de los videojuegos se siguen definiendo como objetos sexuales que legitiman estereotipos y roles discriminatorios tradicionales. Por desgracia, muchas de las valientes que han dado ya un paso al frente han sufrido acoso en la red y han visto cómo su información personal era desvelada con el fin, única y puramente, de hacerles daño y acabar con su lucha feminista.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados