Buscar
Usuario

Política

Sacan a la luz audios de la reunión secreta entre Cospedal y Villarejo en Génova

La reunión clandestina de más de una hora de duración en la sede de Génova entre Cospedal y Villarejo fue organizada por el marido de la exministra.

"No debe saberse (el encuentro). Que yo soy la primera que a mí también se me vendría abajo, sería absurdo", insistía María Dolores de Cospedal una vez terminada la reunión clandestina en la sede del PP en la calle Génova con José Manuel Villarejo el excomisario ahora en prisión. "La discreción es fundamental", exigía Villarejo en uno de los audios a los que ha tenido acceso Moncloa.com.

La reunión clandestina organizada por Ignacio López del Hierro, marido de Cospedal, la entonces número dos del PP y el excomisario Villarejo se celebró a finales de julio de 2009 cuando el caso Gürtel estaba haciendo más daño al Partido Popular. Un encuentro 'discreto' de más de una hora de duración que demuestra la conexión y los tejemanejes que se produjeron entre el matrimonio Cospedal y Villarejo.

Un encuentro fraguado entre López del Hierro y Villarejo

Cospedal preparó todo para que ese encuentro fuera lo más discreto posible, pero el 'destino' quiso que Villarejo grabará cómo se fraguó ese acto. "Yo te recojo en un coche camuflado del PP cuando tú digas, vamos a Génova, entramos en el garaje y de ahí a un ascensor al despacho de María Dolores", explicaba Ignacio López al excomisario, en una de esas charlas 'discretas' que mantuvieron en una cafetería de Madrid durante más de un mes él y Villarejo. En esos encuentros López del Hierro recibía información confidencial de la Policía sobre todo lo que se estaba investigando en el caso Gürtel, además de chivatazos varios.

Reuniones clandestinas entre Villarejo y López del Hierro "Reuniones clandestinas entre Villarejo y López del Hierro"

Villarejo entró por la puerta de atrás de la sede de Génova, de la manera más clandestina posible y, acompañado del personal de confianza de Cospedal, subía a la séptima planta para celebrar la susodicha reunión. En ese momento la planta se encontraba casi vacía, lo que garantizaba la confidencialidad de lo que estaba ocurriendo en el despacho de Cospedal. Al lado solo se encuentra Mariví, la secretaría de confianza de la exsecretaria general del partido.

El caso Gürtel fue el detonante de la reunión

"Yo antes o después quiero preparar una reunión tuya con ella", proponía López del Hierro al policía, el 20 de julio, a la vista de lo que estaba ocurriendo con el caso Gürtel. Villarejo advierte en esa conversación que Rubalcaba tuvo conocimiento previo del caso y de la precaución del uso del teléfono ya que están intervenidos por el CNI. "Lo que quieras. Lo ideal es, como dicen en mi pueblo, en tu casa o en la mía, de la manera más discreta", respondía el excomisario al marido de Cospedal.

En esa conversación, previa al encuentro con María Dolores, el excomisario cuenta a López del Hierro que está teniendo conversaciones con varias personalidades como Juan Cotino en su domicilio madrileño de Boadilla del Monte, una propiedad aislada lejos de miradas indiscretas e insistiendo que la reunión debe de ser secreta. "Macho, si me queman, la fuente se seca", volvía a insistir Villarejo.

Rajoy y Cospedal en la sede del PP en Génova "Rajoy y Cospedal en la sede del PP en Génova"

El encuentro con Cospedal se fijó al día siguiente debido, seguramente, a que la exministra de Defensa encontró un hueco en su agenda. "Sabes lo que vamos a hacer: seis menos cuarto en la puerta de Torre Europa (donde se encuentra el despacho profesional privado de Villarejo)", decía López del Hierro, a lo que respondía el excomisario "en la puerta de Torre Europa, perfecto".

Absoluta privacidad en la sede de Génova

La llegada a la sede del PP, en el número 13 de la calle Génova, del coche en el que se encuentran López del Hierro y Villarejo tiene un pequeño sobresalto por culpa de un Volvo desconocido. Sin embargo, el vehículo prosigue su trayecto y se introduce en el parking de la sede donde les esperaba Mariví para conducirlos al despacho de Cospedal, en la séptima planta.

Tras los pertinentes saludos, María Dolores les pregunta si quieren "¿un café o algo?". Villarejo tomará "un cafelito", mientras ella y su esposo prefieren agua. La reunión finalmente se celebra tras unos pequeños problemas iniciales.

Tras "un cafelito" para el excomisario y agua para el matrimonio Cospedal la reunión. La exministra confirmaba que estaban solos "porque como estamos con el horario de verano y esta planta está en obras, pues aquí no hay nadie. Aquí estamos solo Mariano (Rajoy) y yo, y ahora no está, o sea que no hay nadie".

"La discreción es fundamental"

Durante el desarrollo de la reunión entre Villarejo y Cospedal, todos destacan que el contenido debe ser confidencial. "Por favor, lo que sí es importante es que tengamos claro que si esto que estamos hablando trasciende indirectamente...", exigía el policía. La exministra también lo tenía claro: "Haces muy bien en decirlo, pero sí, desde mi punto de vista es igual, no puede trascender".

Tras finalizar el encuentro -grabado totalmente por el policía- Villarejo insistía en que "la discreción es fundamental", mientras Cospedal decía que no debía preocuparse por eso. El excomisario recordaba: "La buena suerte, como dicen, en tu casa o en la mía, y tal, nosotros tenemos la excusa absoluta. Ignacio y yo nos conocemos desde hace casi 30 años, mil años. Además, hemos hecho maldades y bondades juntos ya se me han olvidado casi todas".

Los tres se despedían mientras Villarejo ponía rumbo al garaje donde le esperaría el coche para sacarlo clandestinamente de la sede de Génova, donde nunca quedó registrada su visita al no pasar por la puerta principal.

Artículos recomendados

Comentarios