Varios fanáticos religiosos queman a una mujer en una hoguera al considerar que está "endemoniada"

Varios fanáticos religiosos queman a una mujer en una hoguera al considerar que está "endemoniada"

La mujer también podría haber sido violada. Uno de los acusados ha asegurado que actuó tras una "revelación" divina.

Noticias 01 Marzo 2017 18:21

Un grupo de fanáticos religiosos han prendido fuego a una joven de 25 años en un recóndito pueblo de Nicaragua, después de considerar que estaba "endemoniada", tal y como ha recogido el diario La Prensa.

Según han asegurado los testigos, la mujer habría sido atada y quemada en la hoguera. Después, su cuerpo habría sido lanzado a un barranco. El esposo de la víctima ha asegurado que habría sido también violada, algo que aún no han confirmado las autoridades.

Por su parte, el pastor que ordenó la muerte de Vilma Trujillo García ha asegurado que la lanzó a la hoguera para quitarle "ese espíritu malo" que tenía y ha asegurado que ella misma quería que la quemaran "porque estaba endemoniada". El relato del pastor es, cuanto menos, desagarrador: "es que Dios dijo que iba a sacar ese espíritu malo de ella y que pusiéramos fueguito ahí, porque ahí iba a ser expulsado el espíritu", aseguro Juan Gregorio Rocha Romero antes de ser trasladado, junto a otras cuatro personas, hacia la capital, donde serán juzgados.

Algunos de los detenidos por el asesinato de Vilma "Algunos de los detenidos por el asesinato de Vilma"

Los otros acusados se defienden argumentando que nunca tocaron a la víctima, ya que "fue el demonio que se expulsó y ella cayó al fuego", algo que desmiente la investigación policial, que apunta a los cinco como responsables de empujar a Vilma al fuego.

"Cuando estábamos orando nosotros la miramos que estaba en llamas", ha relatado el pastor a las autoridades. Al parecer todos actuaron tras una "revelación divina". "Dios me ha hecho una revelación, que deben hacer una fogata en el patio de la Iglesia y que un grupo de hermanos lleven a la enferma que la amarraran cerca del fuego y realicen una oración que el demonio se saldrá del cuerpo de la enferma y se lanzaría al fogón", ha relatado uno de los acusados. Al parecer, Vilma padecía una fuerte fiebre, lo que le había llevado a delirar en cierta medida -aunque podría contar también con algún tipo de enfermedad mental-, algo que se sumaba a un supuesto adulterio que nadie ha confirmado. Por todo ello, parece, decidieron quemarla.

Vilma fue rescatada de las llamas con el 80% de su cuerpo quemado. Rápidamente fue ingresada en estado de coma en un hospital de Managua, la capital. Al poco tiempo, se confirmó el desenlace fatal. Las heridas infectadas y un fallo multiorgánico acababan con su vida. Vilma dejaba a un niño de cinco años y a otro de dos.

No es la primera vez

El caso de Vilma no es el primero de este tipo relacionado con el fanatismo religioso del país. Según relata Univisión, en diciembre de 2013 los miembros de una secta religiosa llamada 'William Brown' entraron en un pueblo y asesinaron a once personas -e hirieron a todas las demás que encontraron en el camino- al grito de "Gloria a Dios, muerte al Diablo".

Además, en 2015, la Policía Nacional desarticuló la secta 'Cuerpo Místico de Cristo', en la que un pastor mantenía hacinadas a seiscientas personas "a la espera del fin del mundo y el rapto glorioso de Cristo". Mientras tanto, el pastor vivía en las mejores condiciones.

Feminicidio

En cuatro años han muerto 345 mujeres en situaciones violentas en un país que cuenta con seis millones de habitantes "En cuatro años han muerto 345 mujeres en situaciones violentas en un país que cuenta con seis millones de habitantes"

Entre los años 2012 y 2016, al menos han muerto 345 mujeres en un país de seis millones de personas, tal y como denuncia la Organización Católica por el Derecho a Decidir.

Para Juanita Jiménez, el origen de este suceso está claro: "No es casual que el pastor de esa congregación religiosa dirigiera este acto criminal. Creemos que intentaba encubrir el abuso sexual", ha asegurado en declaraciones al diario El País.

Para esta activista, este hecho es una consecuencia de la combinación entre el machismo institucionalizado del país y el fanatismo religioso que promueve el Estado, con el fin de ganar apoyos entre la población. Precisamente el lugar en el que ha sucedido todo se encuntra en la comunidad de El Cortezal, localizada cerca de Rosita, uno de los municipios más deprimidos del país. 

Comentarios