Buscar
Usuario

Política

Dos diputadas de Puigdemont llaman "cagados" a ERC en los pasillos del Parlament

La situación entre los partidos que conformaron Junts pel Sí parece insostenible.

Poco queda de la unión mostrada entre ERC y la antigua Convergencia, ahora JxCAT, que les llevó a ir de forma conjunta en las elecciones de 2015 con Junts pel Sí. Tres años después, el procés vive uno de sus momentos más difíciles, que se ha recrudecido especialmente durante la última semana.

Primero fue con la decisión de Roger Torrent de acatar la decisión del Tribunal Constitucional y suspender la sesión de investidura. Una medida que el grupo político de Carles Puigdemont consideró una "traición".  Pero sin duda, lo que ha puesto patas arriba al independentismo han sido los mensajes del líder de Junts per Catalunya a Toni Comín, diputado de ERC, donde admite que "el plan de Moncloa triunfa" y que estamos ante "los últimos días de la Catalunya republicana".

Los rumores de que ERC da por perdido el proceso soberanista y que su intención ahora es recuperar el Govern, un Govern sin Puigdemont, son cada vez más fuertes. Y los más afines al expresident empiezan a perder los nervios. 

Insultos en los pasillos del Parlament

El día de la comparecencia de Torrent en la que aplazaba la investidura, el Parlament fue un hervidero de declaraciones cruzadas y momentos tensos. A última hora de la tarde, esta situación de crispación se volvió insostenible, y dos diputadas de JxCAT pasaron al ataque.

Torrent pretende que JxCAT establezca un plan de gobierno antes de anunciar la investidura "Torrent pretende que JxCAT establezca un plan de gobierno antes de anunciar la investidura"

Ambas, muy próximas a Carles Puigdemont y con posiciones destacadas en la candidatura del 21-D, llamaron "cagados" a los pocos diputados de ERC que todavía quedaban en el pasillo del Parlament que comparten ambos partidos.

Los gritos se escucharon por toda la Cámara e indignaron a los políticos de Esquerra presentes, aunque el encontronazo no fue a mayores. Junts per Catalunya ha defendido la actitud de sus diputadas al acusar a ERC de espiar sus conversaciones en los pasillos y de calentar la situación, como informa OK diario. Sin embargo, las protagonistas terminaron pidiendo disculpas.

Mientras tanto, el tiempo corre y la investidura de Puigdemont sigue estancada, sin una fecha establecida. Una ruptura definitiva entre ERC y JxCAT podría llevar a unas nuevas elecciones en Catalunya

Artículos recomendados

Comentarios