Dimite una víctima de abusos de la Comisión Antipederastia del Vaticano por falta de cooperación

Dimite una víctima de abusos de la Comisión Antipederastia del Vaticano por falta de cooperación

Marie Collins asegura que la curia está boicoteando la labor de la comisión.

Vida Adrián Parrondo Adrián Parrondo 02 Marzo 2017 13:05

Marie Collins llegaba al Vaticano en 2014 con el fin de colaborar en la comisión que investigaba los abusos sexuales cometidos por algunos miembros de la jerarquía católica durante años. El Papa Francisco creaba este grupo de trabajo con el fin de prevenir futuros casos de este tipo y, de paso, intentar limpiar en cierta medida la imagen de la Iglesia.

Para ello, contó con el apoyo de dos víctimas. La primera dimitó al poco tiempo, y la segunda, Marie Collins, acaba de repetir sus pasos. ¿La razón? Ambas denuncian que la comisión, por unos motivos u otros, no está siendo capaz de ejcutar las reformas que plantea.

El Papa Francisco creó en 2014 una comisión para prevenir futuros casos de pederastia. Las dos víctimas que la componían ya han dimitido "El Papa Francisco creó en 2014 una comisión para prevenir futuros casos de pederastia. Las dos víctimas que la componían ya han dimitido"

Según denuncia en un artículo publicado en la revista National Catholic, Collins ha denunciado la "falta de recursos, estructuras de apoyo y personal inadecuado, lentitud y resistencia cultural". Además, critica la "imposibilidad de contratar a personal externo al Vaticano", algo que considera la Comisión que, actualmente, "no es independiente"

En todo ello, para Collins hay responsables, y no son el Papa Francisco, que cree que ha actuado en todo momento de forma sincera: "el problema más significativo ha sido la renuencia de algunos miembros de la Curia vaticana para implementar las recomendaciones de la Comisión, aunque tuvieran la aprobación del Papa". Es decir, para esta víctima de abusos sexuales, hay un grupo en el Vaticano que está boicoteando las reformas relacionadas con este asunto que el Papa está intentando realizar. Por ejemplo, denuncia que se han paralizado las reformas que Francisco ha aprobado, así como se ha incumplido la orden de contestar a todas las cartas relacionadas con este asunto."Es devastador ver que en 2017 estos hombres todavía pueden anteponer otras precoupaciones a la seguridad de los niños y adultos vulnerables", ha asegurado. 

Es devastador ver que en 2017 estos hombres todavía pueden anteponer otras preocupaciones a la seguridad de los niños y adultos vulnerables

Collins no ha ofrecido nombres concretos, pero continuará colaborando con la comisión ejerciendo un papel educativo, después de que el Papa aceptase su renuncia. A pesar de todo, ha querido denunciar la hipocresía con la que se está afrontando esta comsión: "me resulta imposible escuchar las declaraciones públicas acerca de la profunda preocupación en la Iglesia por le cuidado de aquellos cuyas vidas han sido afectadas por el abuso y, sin embargo, observar en privado cómo una congregación en el Vaticano se niega a reconocer las cartas de las víctimas", ha querido denunciar Collins, lo que considera "un reflejo de cómo se ha manejado troda esta crisis de abuso en la Iglesia: con bellas palabras en público y acciones contrarias a puerta cerrada".

Por todo ello, esta mujer irlandesa ha visto necesaria su dimisión "para conservar su integridad". Peter Saunders, el otro miembro también víctima de abusos, dimitió acusando al Papa de "formar parte del problema". Collins no comulga con él. Para ella, el problema se encuentra en la curia.

Comentarios