Buscar
Usuario

Política

6 medidas de VOX que demuestran que no es un partido constitucionalista

El partido de extrema derecha ha formado el "club" constitucionalista al lado de PP y Ciudadanos.

Las dos España, esa eterna confrontación que, aunque parezca mentira, aún perdura hasta nuestros días. Parece que no hemos aprendida nada de nuestra historia, parece que interesa volver a enfrentar a la sociedad y crear posturas irreconciliables. Al menos eso es lo que pretenden algunos partidos políticos, que han desempolvado viejas etiquetas para repartir carnés de buenos españoles y malos españoles.

Que el debate político se ha degradado es una realidad. Recurrir a la mentira es algo habitual entre los líderes políticos, que abrazan la demagogia con el objetivo de convencer a los ciudadanos. En mitad del complicado tablero político español ha emergido una nueva fuerza que amenaza con trastocarlo todo. VOX, desde la extrema derecha, prepara su asalto al Congreso de los Diputados de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril.

Con las elecciones de Andalucía del pasado 2 de diciembre, vivimos un tortazo de realidad que podría reproducirse a nivel nacional. El partido ultraderechista sirvió como muleta para que el PP, de la mano de Ciudadanos, se hiciera con el gobierno de la Junta. Esta misma estampa se repitió en la manifestación convocada por los tres partidos en Colón el 10 de febrero en contra del Gobierno de Pedro Sánchez. La alianza está claro.

Pese a que Ciudadanos se avergüenza de cabalgar al lado de VOX y que el PP ha radicaliado su discurso temoroso del trasvase de votantes de su partido, lo cierto es que los tres se han configurado como una facción bautizada por ellos mismos como "constitucionalista". Este término se ha popularizado a raíz de del problema independentista catalán, conflicto en el que PP, Ciudadanos y VOX se declaran salvadores de la patria. Así, todo aquel con ideas independentistas o que osen dialogar con ellos se convierten en enemigos de España.

PP y Ciudadanos han alimentado esta división en bloques abriéndole la puerta al monstruo de la extrema derecha. Mientras que Pablo Casado y Albert Rivera repiten en tildar de "traidores" a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias, a Santiago Abascal le regalan palabras más amables para sumarle a su "club" constitucionalista. 

Sin embargo, pese a que a los naranjas y los azules se sienten cómodos al lado de VOX, pese a que a los de Santiago Abascal les gusta enarbolar la bandera de España considerándose los más españoles del planeta Tierra, lo cierto es que el partido de extrema derecha está bastante lejos de considerarse un partido constitucionalista

1 Acabar con las Comunidades Autónomas

VOX, PP y Ciudadanos, el autodenominado "VOX, PP y Ciudadanos, el autodenominado "bloque constitucionalista", en la manifestación de Colón"

Para VOX solo parece existir el artículo 2 de la Constitución y ni si quiera en su totalidad. Dice así: "La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas".

La Carta Magna, en su artículo 137, también aclara "el Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses".

Estos puntos chocan frontalmente con las pretensiones de VOX, cuyo objetivo es acabar con las autonomías. "Transformar el Estado autonómico en un Estado de Derecho unitario", enuncian en su programa. "Un solo gobierno y un solo parlamento para toda España. Como paso previo: devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación Sanidad, Seguridad y Justicia limitando en todo lo posible la capacidad lesgislativa autonómica", explican, sepultando así uno de los principios fundamentales de la Constitución del 78 que tanto dicen defender.

2 Contra las lenguas cooficiales

Santiago Abascal, el más y mejor español de todos "Santiago Abascal, el más y mejor español de todos"

Puestos a querer acabar con las Comunidades Autonónomas, VOX también pretende minar el uso de las lenguas cooficiales tales como el vasco, el catalán o el gallego. El artículo 3 de la Constitución expone que "el castellano es la lengua oficial del Estado" y que, por tanto, "todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla". Esta es la única parte del artículo con el que comulga el partido de extrema derecha, con los otros dos puntos ya tal.

En los puntos 2 y 3 del citado articulo, la Constitución señala que "las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas" y apunta que "la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección". 

VOX no parece estar nada de acuerdo con estos puntos. En su programa electoral insta a cumplir "estrictamente el mandato constitucional de que todos los españoles tienen el derecho a utilizar el español", pero en lo que respecta a las lenguas cooficiales, su postura no es la misma. VOX pide la eliminación del "requisito del conocimiento de la lengua cooficial en el acceso a la función pública" y en cuanto a Educación, proponen que "el español debe ser lengua vehicular obligatoria y las lenguas cooficiales como opcionales". Esto, lejos de proteger estas lenguas como dicta la Consticuión, podría suponer la pérdida en la práctica de la cooficialidad.

3 Ilegalizar partidos

Santiago Abascal pretende ilegalizar partidos políticos "Santiago Abascal pretende ilegalizar partidos políticos"

Una de las últimas ideas de VOX es la de ilegalizar partidos políticos. Y es que ya se sabe que la extrema derecha no tolera a todos aquellos que piensen de manera distinta a ellos. Así lo expresó Iván Espinosa de los Monteros, dirigente de VOX que irá como número tres en sus listas por Madrid para las próximas elecciones generales: "algún día tendríamos que estudiar si tienen derecho a estar en el juego político los que no creen en la unidad de España", incluyendo también a los que "no renuncian del marxismo, que tantos muertos ha dejado en la historia".

Con esta propuesta, VOX pisa varios artículos de la Constitución Española, empezando por el 6, que dicta que "los partidos políticos expresan el pluralismo político". El partido ultraderechista hace combo, ya que, con ello, anula la "libertad ideológica" que garantiza el artículo 16, la "libertad de expresión" que protege el artículo 20 y el derecho de los ciudadanos "a participar en los asuntos públicos directamente o por medio de representantes" que recoge el artículo 23.

4 Reforma de la judicatura

Santiago Abascal, líder de VOX "Santiago Abascal, líder de VOX"

Respecto a la justicia, VOX también tiene varias medidas pensadas, aunque ellas vayan en contra de la Constitución. La idea de la formación ultraderechista pasa por una "reforma judicial para una independencia real del poder político". Su propuesta es que "la totalidad de los miembros del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial sean elegidos por concursos de méritos por y entre quienes son parte de la comunidad de la Justicia".

Lo que a VOX se le olvida es que nuestra Constitución ya recoge en su artículo 122 indica cómo se eligen los veinte miembros del CGPJ: "doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión".

Pero VOX va más allá y también marcan entre sus objetivos la eliminación del Tribunal Constitucional y del Jurado. En la Carta Magna, el TC ocupa un título propio, el IX, en el que se detallan todos sus planteamientos. Para los de Abascal, "sus funciones las asumiría una sala sexta del Tribunal Supremo". Respecto al Jurado, es el artículo 125 el que regula esta figura: "Los ciudadanos podrán ejercer la acción popular y participar en la Administración de Justicia mediante la institución del Jurado".

5 Cárceles sin derechos

VOX propone una serie de medidas que van en contra de la Constitución "VOX propone una serie de medidas que van en contra de la Constitución"

La política penitenciaria es otro de los objetivos marcados por VOX en los que entra en conflicto con la Constitución. Según el conjunto de medidas propuestas por el partido, apuntan a la "eliminación de los privilegios penitenciarios (salarios, seguridad social) a los presos condenados por terrorismo y a inmigrantes ilegales" (sí, pone al mismo nivel a los terroristas y a los inmigrantes).

Sin embargo, el artículo 25 de la Constitución, que, cabe recordar, se encuentra en el Título I del Capítulo Segundo, el de mayor protección jurídica ya que recoge los derechos fundamentales y las libertades públicas, aclara que "las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados".

Según la Constitución, "el condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria" y añade, además, que "en todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad". Es decir, para VOX, los presos carecen de derechos fundamentales amparados constitucionalmente.

6 Ni libertad de culto ni libertad ideológica

VOX, un partido de extrema derecha "VOX, un partido de extrema derecha"

"Ninguna confesión tendrá carácter estatal", dicta el punto 3 del artículo 16 de la Constitución Española, aunque a continuación reconoce que "los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones". Es decir, España es un Estado aconfesional aunque reconoce una especial relevancia católica. 

Para VOX, si embargo, el islam pasa a ser una religión de su segunda categoría, por lo que pide su "exclusión de la enseñanza" en la escuela pública. Con ello, el partido de extrema derecha se carga el artículo 14 de la Carta Magna, que establece la igualdad ante la ley con independencia de las creencias religios; el 16, que "garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades; y el 27, dedicado a la enseñanza, que dicta que "los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

Siguiendo con el artículo 16 de la Constitución, VOX vuelve a olvidar "la libertad ideológica" cuando ataca al feminismo, al que ha convertido en un enemigo de Estado. La formación ultraderechista aspira a la "supresión de organismos feministas radicales subvencionados". Y es que para ellos solo existe una ideología válida: la suya.

Artículos recomendados

5 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados