Albert Rivera utiliza banderas LGTB para blanquear su imagen al lado de la extrema derecha

Albert Rivera utiliza banderas LGTB para blanquear su imagen al lado de la extrema derecha

El líder de la formación naranja utiliza al colectivo LGTB para disimular su simpatía con la extrema derecha de VOX.

El 10 de feberero la derecha y la extrema derecha se ha unido en la calle en contra del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que, como enunció Pablo Casado, líder del PP, consideran "ilegítimo" pese a haber llegado a La Moncloa mediante trámites democráticos recogidos en la Constitución que tanto dicen defender.

Hacía tiempo que la derecha no tomaba en masa las calles enarbolando rojigualdas. Sin duda, han recordado a aquellos tiempos en los que se manifestaban en contra del aborto o del matrimonio igualitario. Bajo el lema "¡Por una España unida. ¡Elecciones ya!", Partido Popular, Ciudadanos y VOX se han dado la mano - de nuevo - con el objetivo de caldear las calles de cara a las elecciones europeas, autonómicas y municipales que se celebrarán en mayo.

Ante 45.000 personas que han acudido a la Plaza de Colón, en Madrid, según la Delegación del Gobierno, los líderes convocantes han enunciado discursos que han tenido como protagonista principal al independentismo catalán. Pero ha habido algo que ha llamado la atención durante la intervención de Albert Rivera, líder de Ciudadanos: ha utilizado las banderas del colectivo LGTB para blanquear su imagen.

Los colores de la bandera de España han acaparado todo el protagonismo de la manifestación dejando hueco también a alguna de Europa e incluso a alguna que otra franquista - no olvidemos que también han acudido, a parte de VOX, formaciones de extrema derecha -. Así, no ha pasado desapercibido que detrás de Rivera, mientras enunciaba sus palabras, se colocaran dos banderas del arcoíris entre una del colectivo trans. No ha sido algo casual y espontáneo surgido entre los asistentes, ya que los portadores de estas banderas no estaban detrás de la barandilla junto a los manifestantes, sino estratégicamente colocados tras el líder naranja para que fuera captado por las cámaras de los medios de comunicación.

Pinkwashing

Albert Rivera durante su discurso frente a banderas LGTB "Albert Rivera durante su discurso frente a banderas LGTB"

No cabe duda de que la pretensión de Ciudadanos era lavar su imagen ante una manifestación a la que acudían de la mano de la extrema derecha. El partido de Albert Rivera trata así de aparentar distancia con VOX pese al pacto alcanzado en Andalucía y pese a haber convocado la manifestación de manera conjunta al lado del PP. Puro y repugnante pinkwashing.

VOX, PP y Ciudadanos se han autoproclamado salvadores de la patria, pero el primero lo hace con un discurso de odio con el que ni Casado ni Rivera parecen incomodarse. Que el partido de Santiago Abascal marque en sus objetivos la derogación del matrimonio igualitario o expulsar a las personas trans de la sanidad pública no ha impedido llegar a pactos ni manifestarse juntos.

A la concentración del 10 febrero no solo ha acudido VOX como convocante, sino que se han sumado orgabizaciones fascistas y neonazis como Falange, Hogar Social o España 2000, grupúsculos homófobos y tránsfobos que promueven el odio hacia el colectivo LGTB. 

Y fotito con la ultraderecha

Albert Rivera (Cs), junto a Santiago Abascal (VOX) y Pablo Casado (PP) "Albert Rivera (Cs), junto a Santiago Abascal (VOX) y Pablo Casado (PP)"

Durante meses, Ciudadanos ha evitado por todos los medios hacerse una foto con VOX. Cuando la derecha tuvo que llegar a un acuerdo para hacerse con la Junta de Andalucía, prefirieron que el PP hiciera de intermediario para, de esta manera, no "ensucicar su imagen". Es decir, pactar con la extrema derecha pero sin que se note mucho. Esta vez, no lo han podido evitar.

Tras comparecer ante los medios usando las banderas LGTB como atrezzo, Albert Rivera no ha podido evitar la imagen al lado de Santiago Abascal, líder de VOX. Utilizar el símbolo de un colectivo reprimido y perseguido para después posar al lado de sus verdugos no es buena idea, Ciudadanos. 

Comentarios