Buscar
Usuario

Noticias

Brunéi paraliza la ley de lapidación a homosexuales y adúlteros tras el boicot a los hoteles del país

La polémica batería de leyes aprobada por el sultan de Brunéi se ha visto presa de las grandes críticas y el llamamiento al boicot internacional.

Brunéi paraliza la ley de lapidación a homosexuales y adúlteros tras el boicot a los hoteles del país

Las duras críticas, la grave repercusión internacional y la llamada al boicot han logrado que Hassanal Bolkiah, el sultán de Brunei, dé su brazo a torcer y extienda la moratoria sobre la pena de muerte que imponía la reciente legislación a casos de adulterio o relaciones homosexuales. Estos dos delitos estaban penados con la ejecución por lapidación bajo un nuevo código penal basado en la ley coránica que entró en vigor a principios de abril.

Hassanal Bolkiah, en un discurso emitido en televisión con motivo del inicio del Ramadán, explicó que es consciente de "que hay mucha confusión y dudas sobre la puesta en práctica de la legislación islámica", pero que "no debería haber ninguna preocupación sobre la sharia ya que esta incluye la misericordia y bendiciones de Alá" y que no impone "leyes pensadas para infligir crueldad", matizaba el sultán.

Leyes homófobas y conservadoras

Stop a leyes homófobas "Stop a leyes homófobas"

El Código Penal de Brunéi ya contemplaba la pena de muerte por diferentes delitos como el tráfico de drogas o el asesinato. En otra campaña de boicot internacional al sultanato, ya se logró la supresión de algunas de las penas más estrictas y castigos corporales. Hassanal Bolkiah recordó en ese discurso que "no se ha ejecutado a nadie por violar leyes comunes en más de dos décadas", aunque más concretamente la última ejecución se produjo en el año 1957.

Los nuevos castigos entre los que se encuentra la pena capital por blasfemar, apostatar o difamar el nombre del profeta Mahoma, la flagelación por abortar y los anteriormente citados, entre otros, recibieron la firme condena de muchos países occidentales, organizaciones de derechos humanos, el total rechazo de la ONU y de celebrities mundiales como Elton John o Ellen DeGeneres. Además, hay que sumar el gran boicot hacia el mismo país por parte de empresas turísticas, por poner un ejemplo.

"Protegen la moral y la decencia"

El sultán y su mujer "El sultán y su mujer"

Sin embargo, y a pesar de este giro inesperado del sultán, no duda en mostrar su parte más conservadora: "La ley común como la sharia buscan preservar la paz y la armonía del país. También son cruciales para proteger la moral y la decencia del país, así como la privacidad de los individuos", explicó Hassanal en el discurso. También matizó que era casi improbable que los homosexuales fueran apedreados porque se necesitaba "gran carga de pruebas".

Eso sí, la ley sigue todavía vigente hasta que sea revocada formalmente; de hecho, y como expresan desde los colectivos LGBTIQ, su solo existencia es combustible para los homófobos y conservadores. Jean Freedberg, el director de Alianzas Globales de la Campaña de Derechos Humanos (HRC), ha expresado en un comunicado que desde "el HRC toma nota de que el sultán de Brunei ha declarado una moratoria sobre la pena de muerte y, si bien este es un paso importante, continuamos pidiéndole que derogue esta ley draconiana en su totalidad y respete todos los compromisos de Brunei en virtud del derecho internacional".

Artículos recomendados

Comentarios