El plan de Monasterio (VOX) para construirse un perfil como el de Cifuentes y ganar Madrid

El plan de Monasterio (VOX) para construirse un perfil como el de Cifuentes y ganar Madrid

Rocío Monasterio está a punto de fichar a Marisa González como 'dircom', conocida por construir perfiles mediáticos sólidos como el de Cifuentes.

La cúpula de VOX es consciente de que el 'pinchazo' del 28 de abril tiene una causa: los errores estratégicos de una campaña en la que se confiaron al creer que iban a ser decisivos en la formación de un futuro Gobierno.

El plan defendido por el coordinador de redes, Manuel Mariscal, pasaba por copiar la estrategia 'trumpiana' con dos ejes: renegar de los medios de comunicación y erigirse como única fuente fiable de información a ojos de los votantes a través de redes sociales.

Sin embargo, Abascal y todo su equipo reconocen que los medios tradicionales aún tienen un fuerte peso y por ello han decidido reenfocar su estrategia: recuperar el contacto con periodistas y construir una imagen sólida de cara a los votantes.

El primer paso es muy importante y se ha materializado en una cita celebrada en el gastrobar Gonzalín, de la calle Eloy Gonzalo. Hasta allí se desplazaron el jefe de campaña Iván Espinosa de los Monteros, su pareja y candidata a la Comunidad de Madrid Rocío Monasterio y la ex 'dircom' de Cristina Cifuentes y Alberto Ruíz Gallardón, Marisa González Casado.

Marisa González llevó a Cifuentes al estrellato a pesar de que tenía todos los factores en contra "Marisa González llevó a Cifuentes al estrellato a pesar de que tenía todos los factores en contra"

Los tres se vieron las caras en el citado establecimiento, en el que Monasterio y Espinosa de los Monteros le ofrecieron la posibilidad de llevar la campaña de la primera tras el 26-M.

El objetivo pasaría por construir una imagen sólida con la que labrarse un perfil mediático durante los próximos cuatro años. Y saben que con Marisa González han dado en el clavo: ella ha sido la artífice de los mejores momentos de Cristina Cifuentes (a la que llevó al estrellato a pesar de mantenerse en un perfil tan bajo como una Delegación del Gobierno) y a Alberto Ruíz Gallardón, conocido durante su etapa en Madrid como "el progre del PP" y que terminó defenestrado durante su etapa en el Ministerio de Justicia, ya sin Marisa de la mano. Cifuentes, rodeada por algunos de los asesores que ahora acompañan a Casado como Daniel Lacalle, consiguió alejarse de una imagen que lastra en votos, como se ha podido comprobar.

González Casado, que llegó a ser tentada por Pedro Sánchez (a quien rechazó) es una hábil constructora de perfiles públicos, que mide hasta el mínimo detalle de cada aparición pública y trabaja muy a fondo la relación con los medios de comunicación hasta conseguir que sus candidatos obtengan la mejor imagen posible entre sus votantes.

El primer movimiento: la aparición estelar en la Pradera de San Isidro

Marisa González Casado ni confirma ni desmiente la oferta, pero sí reconoce el encuentro y asegura que "Monasterio tiene mucho potencial, sobre todo en el contexto de mediocridad que impera actualmente en la política española", asegura el diario El Confidencial.

A pesar de que Marisa González trabaja actualmente como asesora de imagen de Luis Rubiales, reconoce que "me gusta mucho la comunicación política, no sé qué voy a hacer dentro de una semana".

A pesar de que no hay una colaboración formalizada, Marisa González sí ofreció unos primeros consejos para los líderes de VOX, entre ellos, conocer personalmente a periodistas, entre los que destacó a Susanna Griso o Ana Rosa Quintana.

También hablaron sobre la necesidad de recuperar el voto femenino y aconsejó con todo lujo de detalles cómo debía enfrentar su visita a la pradera de San Isidro, un día clave en plena precampaña con los medios de comunicación paseándose entre los candidatos.

La mano de Marisa se comprobó aquella fecha. Si en VOX acostumbran a realizar declaraciones a 'cara de perro' propias de esa 'derechita valiente' de la que tanto hablan; en esta ocasión aparecieron con una sonrisa de oreja a oreja y entonaron un chotis dedicado a Manuela Carmena:

Todo un giro de 180 grados que demuestra que Marisa González tiene cierta intención de volver a la política, su verdadera pasión antes que el fútbol donde se vio obligada a recalar tras la caída de Cristina Cifuentes

Amiga de Cristina Cifuentes

La etapa con Cristina Cifuentes es el mayor aval de Marisa González, que demostró su capacidad de construir un perfil líder en una diputada rasa ascendida a un puesto que, aunque relevante, cuenta con un bajo carácter mediático.

La relación entre Cifuentes y Marisa trasciende lo profesional y ambas han aparecido juntas recientemente en el Instagram de la expresidenta, que no consiguió salvar su imagen mediática tras el estallido del Caso Máster.

El entorno de Marisa asegura, sin embargo, que la expresidenta realizó algunos movimientos sin el visto bueno de su asesora en comunicación y que la situación se desbordó en un momento determinado en el que todo tipo de medios la perseguían.

Sea como fuere, todo apunta por el momento a que Rocío Monasterio podría dar un vuelco total a su estrategia mediática, en un contexto en el que el PP se desmorona en Madrid después de convertirse en la tercera fuerza política en las pasadas elecciones generales. 

Comentarios