Buscar
Usuario

Economía

Turismofobia: Radicals kills the city

Quien debe irse a casa, son los radicales que pretenden imponer sus ideas a base de agresiones e insultos.

Hay quien dice que el turismo mata los barrios. Como si pintar autobuses, tirar huevos, insultar a turistas y atacar negocios fuese positivo. En nuestra sociedad, aparentemente civilizada, no debemos permitir ningún tipo de violencia. Y es que, el fin, nunca justifica los medios. Por ello, quien debe irse a casa, son los radicales que pretenden imponer sus ideas a base de agresiones e insultos. Radicals kills the city.

Ataque con bengalas de la organización separatista Arrán contra un restaurante lleno de turistas "Ataque con bengalas de la organización separatista Arrán contra un restaurante lleno de turistas"

En estos meses de verano llegan turistas de forma masiva a las diferentes ciudades españolas. Ahondando más en el verdadero debate, debemos preguntarnos qué es preferible: cantidad o calidad.

La economía española está encontrando muchísimos problemas para adaptarse al entorno de la Unión Europea. Y es que nuestro modelo productivo está obsoleto y depende, en gran medida, del sector servicios

Según datos del Barómetro del Turismo Mundial (BTM) del mes de abril, España es el segundo país del mundo por ingresos del sector. Si esto lo trasladamos a datos palpables, supone un 11'1% del Producto Interior Bruto (PIB) de 2016, dando empleo a cerca de 3 millones y medio de ciudadanos.

El modelo económico afecta a cuestiones tan importantes y fundamentales como el precio de la vida

Ataque de la organización separatista Arran a un autobús turístico "Ataque de la organización separatista Arran a un autobús turístico"

Como consecuencia España está expuesta a factores externos como el poder adquisitivo de otros países o el precio de la energía. Esto supone un problema muy serio, porque el modelo económico afecta a cuestiones tan importantes y fundamentales como el precio de la vida.

Hay cuestiones inamovibles, como la protección de nuestras costas. Y otras, como el interés económico y el impacto en el empleo, que deben ponderarse entre las partes implicadas. En mi opinión, la línea que debemos seguir es la de equilibrar los intereses de todos.

Una idea que debe ponerse encima de la mesa para lograr este equilibrio es que la riqueza que genera el turismo revierta directamente en aquellos que sufren sus consecuencias

Se puede aplicar de diversas maneras, una puede ser la implantación de unas tasas a los complejos hoteleros. Esta tasa sólo sería aplicable a partir de un número determinado de turistas. Tal vez subirían un poco los precios, pero es un efecto asumible si se consigue mejorar la situación de los vecinos.

Pero la tasa no debe usarse para engordar más los bolsillos de unos pocos, sino para beneficio de la comunidad. Por ejemplo facilitando una ayuda social a las familias que el precio de alquiler de su vivienda les suba como consecuencia del turismo.

En cualquier caso, debemos redirigir la economía del turismo hacia un modelo de calidad, sostenible, no masificado y basado no únicamente en sol y playa sino en los atractivos de cada región.

Artículos recomendados

Comentarios