Buscar
Usuario

Tecnología

Zao, la app china de intercambio de caras que pone en riesgo la privacidad de sus usuarios

La empresa pide perdón y asegura que trabajará en las quejas de los usuarios y corregirá los puntos que no habían considerado.

Zao, la app china de intercambio de caras que pone en riesgo la privacidad de sus usuarios

Un caso similar al de FaceApp o Meitu ha tenido lugar en China durante los últimos días del mes de agosto. Esta vez, la aplicación se llama Zao y permite intercambiar tu cara con la de un rostro famoso a través de la tecnología deepfake, o lo que es lo mismo, inteligencia artificial. El usuario es capaz de verse como Leonardo DiCaprio o Marilyn Monroe en cuestión de segundos. Es todo un éxito de descargas, pero los problemas en cuanto al tráfico irregular de datos de sus usuarios no han tardado en alcanzarle.

De la misma manera que ocurriera tras el boom surgido con FaceApp, la aplicación acumula millones de descargas desde el pasado viernes de 30 de agosto y es que su tecnología ha revolucionado la industria de este tipo de aplicaciones. Cualquiera puede convertirse en su personaje célebre favorito a cambio de nuestro rostro personal. Sí, como lees. La compañía ha tenido que hacer frente a las acusaciones en torno a la venta de datos a terceros sin que la aplicación pida ningún tipo de consentimiento.

El éxito del proyecto se ha visto salpicado por una polémica que ya nos suena, pues en junio saltaban todas las alarmas cuando salieron a la luz los distintos rumores que relacionaban estas acciones tan dusosas con la aplicación rusa anteriormente mencionada. De la misma manera ha ocurrido con Zao. Los usuarios de la aplicación más curiosos han dado con su punto débil, ya que según Reuters, "los consumidores que cargan sus imágenes a Zao aceptan renunciar a los derechos de propiedad intelectual de su cara y permiten que Zao use sus imágenes con fines de marketing". 

Su descarga no tiene ningún coste. Esto podría explicar muchas cosas. Lo cierto es que su uso es muy sencillo y solo es efectivo mediante la subida de fotos que muestren un rostro que pueda ser usado en plantillas multimedia de personajes conocidos. Una vez se cargan las imágenes en la plataforma, ya no hay vuelta atrás. Nuestra privacidad estaría siendo expuesta y la aplicación jugaría con nuestra información a su voluntad. Al menos eso es lo que exponen los más críticos.

La empresa no desmiente los rumores

Los desarrolladores de la app aún no han salido al pasado de los rumores que les acusan de semejante estrategia de marketing para dar una respuesta afirmativa o negativa en torno a la cuestión. "Entendemos completamente la ansiedad que las personas han demostrado ante las preocupaciones de privacidad", subrayan. Han asegurado trabajar en todas aquellas preguntas recibidas, enviadas por todos aquellos que han querido mostrarles su disconformidad ante el desconcierto generado. Aunque no desmienten haber vendido la información sensible de los usuarios a otras empresas, garantizan que van a "corregir los puntos" que no habían considerado "y que requieren algo de tiempo". 

WeChat, la homóloga china de WhatsApp, también ha condenado los hechos y desde que se descubriera el escándalo, no dejará que sus usuarios compartan links procedentes de Zao. No le importa que la aplicación sea la app gratuita más descargada del mundo desde el 1 de septiembre. Todo link enviado a través de su interfaz aparecerá como bloqueado por ser considerado una amenaza contra la privacidad de los usuarios. 

Si ocurre lo mismo que con FaceApp, Zao no tardará en desaparecer de las pantallas de muchos usuarios y cada vez serán menos las descargas contabilizadas. Si bien es cierto que sigue en las tiendas de descargas de aplicaciones, el escándalo trajo sus consecuencias a la plataforma europea a finales de julio y desde entonces no se ha recuperado de la controversia que generaron las cláusulas en torno al tratamiento que daban a los datos de sus usuarios. Por ahora, Zao solo está disponible en App Store y únicamente se puede descargar en el país asiático. 

Artículos recomendados

Comentarios