Un niño se queda sin riñones porque su médico se confundió: "saqué lo que no era"

Un niño se queda sin riñones porque su médico se confundió: "saqué lo que no era"

Sebastián sufría cáncer en uno de sus riñones, sin embargo, el médico, con varias denuncias a cuestas, le extrajo el órgano sano.

No se trata de una simple negligencia médica, es un error grave e irreversible cometido en un pequeño de 3 años llamado Sebastián. El terrible hecho ha tenido lugar en Santa Cruz, en Bolivia, donde el médico Roger Moreno, extirpó el riñón sano que tenía, el derecho, en vez del que estaba afectado. El pequeño padecía un tumor localizado en el riñón izquierdo.

"Hice una estupidez, saqué el que no era", espetó el médico encargado del caso ante familia del menor. Este hecho ha conmocionado a todo el país e, incluso, ha provocado la intervención del presidente Evo Morales. También, según la Agencia Boliviana de Información (ABI), la jueza Ana Gloria Rojas ha dispuesto la detención preventiva del médico Moreno en el penal de Palmasola, en Santa Cruz. 

Por la parte de la familia del menor, su abogado, Felipe Hurtado, declaró que "la jueza ha ordenado la detención preventiva del galeno en función a los antecedentes que tiene el médico y que en libertad puede influir en el proceso".

La familia tiene dificultades económicas para costear todos los tratamientos del menor "La familia tiene dificultades económicas para costear todos los tratamientos del menor"

En estado grave

El menor, que ingresó en el hospital el 5 de septiembre de 2018 en estado grave, necesitaba ser urgentemente operado, ya que el diagnóstico era cáncer de riñón con metástasis en los pulmones. Sin embargo, este terrible y horroroso error ha hecho que Sebastián se quede sin riñones. "En la segunda operación sacó el riñón malo pero, lamentablemente, había sacado antes el bueno y mi hijo quedó sin riñones", ha explicado el padre, Ever Justiniano, a la prensa.

El caso describe que Moreno no había "evaluado al paciente durante la primera y la última intervención", por lo que no realizó la "placa radiológica de la tomografía que debió haber sido usada como referencia en el quirófano durante la operación". Todo el expediente abierto por el hospital intenta buscar las razones por las que el médico cometió dicha negligencia. Sin embargo, no hay motivos suficientes que expliquen cómo se puede dejar a un pequeño sin dos riñones. 

[img=La familia de Sebastián (Ministerio de Salud, Bolivia)https://www.losreplicantes.com/images/articulos/8000/8812/2.jpg[/img]

Pero realmente hay que plantearse si se puede llamar médico a una persona que, a raíz de este suceso, se ha hecho público que acumula cinco denuncias más. Una de ellas por causar la muerte de un niño tras dejarle instrumental quirúrgico olvidado dentro del cuerpo, y otra por dejar tetrapléjica a una adolescente. El debate en Bolivia sobre el endurecimiento de penas por mala praxis médica se ha reavivado más que nunca. 

Sebastián continua recibiendo quimioterapia, por lo que su situación no es compatible con un trasplante. Básicamente su vida depende ahora de los tratamientos de hemodiálisis. 

Comentarios