7 costumbres españolas que los extranjeros no comprenden

7 costumbres españolas que los extranjeros no comprenden

Cuando los extranjeros llegan a España se preguntan por qué tenemos persianas, comemos pipas o nos dormimos después de comer.

Vida Dori Ayllón Dori Ayllón 21 Julio 2018 18:18

Dicen que 'Spain is different'. Y, si tenemos en cuenta las experiencias de los extranjeros en nuestro país, va a ser que sí, que España es diferente. Aunque, a decir verdad, también tenemos muchos puntos en común con los países del Mediterráneo o con nuestros hermanos latinoamericanos. Pero hoy queremos resaltar los puntos en los que destacamos y nos diferenciamos de los demás. A ver si estás de acuerdo con lo que dicen las personas de diferentes nacionalidades de la nuestra.

1  Siesta

La costumbre de echarse la siesta no está escrita en la Constitución, pero se acabará implantando sí o sí, porque este es el rasgo más característico de la sociedad española: echarse una siesta después de comer y de la sobremesa. Ya puede ser en el sofá o en la cama, que reponer fuerzas a mediodia no nos lo saltamos, algo que a los extranjeros les choca porque hasta los comercios cierran.  

Los comercios cierran de 14 a 17 horas "Los comercios cierran de 14 a 17 horas"

El mínimo se siesta son 20 minutos, aunque hay quienes duermen más que por las noches. Este es el mejor invento español y como somos muy majetes, lo estamos exportando. ¡De nada!

2   Horarios de las comidas

La idea de pensar en que alguien puede comer a las 12.00 y cenar a las 19.00 se nos hace inconcebible aunque la mayoría de los países tengan horarios parecidos a estos: realmente somos nosotros los que lo hacemos mal. Por eso, cuando un extranjero llega a cualquier ciudad española y ve que a las 12 nada de nada (bueno, sí una tapa) se tira de los pelos y piensa que somos raros, raros, raros. 

Comemos y cenamos muy tarde "Comemos y cenamos muy tarde"

Antes de las 14.00 está prohibido comer y antes de las 21.00 cenar. Eso sí, durante el día las comidas que podemos hacer son infinitas porque aquí picamos, nos vamos de tapas, de cañas o hacemos merienda-cena. La tripa siempre llena, oiga.

3  Saludar con dos besos

Mejor que sobre que no que falte y en los besos también. En España saludamos con dos besos tanto a un desconocido como a tu amigo o amiga del alma porque somos muy tocones y efusivos. No podemos evitarlo. Así que esto para los anglosajones o para los nórdicos, sobre todo, es algo que choca bastante. Les parecemos demasiado cercanos y parece que el tema de 'tomarse tantas confianzas' no les gusta demasiado. Pero se les acaba pegando y luego hasta saludan con un abrazo. 

4  Salir de fiesta a partir de las doce y hasta las tantas

Cuando vamos a salir de fiesta, en nuestro grupo de WhatsApp se queda a partir de las 12 de la noche. Aunque se suele quedar antes para tomar algo y luego ya ir 'preparados'. Por eso, las copas se toman sobre las 12.30 y a partir de las 2 de la madrugada es cuando las discotecas o los pubs se llenan de gente. Y de ahí hasta las seis de la mañana que es cuando cierran los locales y todos para casa -hay quienes lo dan todo y se van de after- y a dormir hasta el mediodía hasta las tres de la tarde que es cuando comemos.  Fuera de España, sin embargo, las dificultades para encontrar un bar abierto a partir de las tres de la madrugada son máximas.

5  Las tapas 

Ya hemos dicho que el horario de las comidas en España va como nos da la gana, pero a partir sobre todo de ciertas horas. Por eso hasta que llegan las dos o las tres de la tarde, que es cuando comemos, solemos quedar para tomar algo y con ese algo pedimos unas tapas, que o vienen con la bebida o las pides.

Somos tan de tapeo que hay miles de tapas entre as que elegir "Somos tan de tapeo que hay miles de tapas entre as que elegir"

El caso es que España es un país aconfesional, pero en realidad nuestra religión son las tapas y las raciones, para qué mentir. Y los hay de todo que si un montado de lomo, jamón, un pincho de tortilla, un plato de paella o de pisto, unas croquetas... Lo que sea y donde sea porque lo mismo nos da irnos a la terraza de Cibeles que al bar de la esquina. El tentempié de antes de comer no nos lo saltamos. 

6  Tener persianas

¿Qué es eso que hay en las ventanas? se pregunta un nórdico cuando llega a su casa en España. Mientras que nosotros nos preguntamos todo lo contrario cuando salimos a Dinamarca o a Irlanda. Y es que tener persianas 'es muy de aquí' porque incluso ha habido compañeros extranjeros que han llegado a preguntar si los españoles tenemos miedo a la luz. Pero es que aquí tenemos la suerte de tener luz durante gran parte del día y es algo que de buena mañana nos molesta. 

Sin embargo, en los Países Bajos, al disponer de poco tiempo de sol, se ahorran eso de tener persianas y sólo utilizan cortinas. Así disfrutan bien de las horas de luz. 

 7  Comer pipas 

Comer pipas viendo una película, un partido, una serie, charlando con amigos o sin más es muy típico de aquí. Es una manía que tenemos y que nunca nos hemos preguntado el porqué. Pero fuera de nuestras fronteras les parece una marcianada, mientras que aquí es como casi beber agua. Eso sí, cuando los de fuera las prueban entienden nuestra obsesión con las pipas. 

Comentarios