Buscar
Usuario

Noticias

La brutal respuesta del dueño de un restaurante a unos clientes que querían comer con la cocina ya cerrada

"Hay que cumplir a rajatabla con nuestro personal y tú no eres quién para venir a alterar ese horario", le espetó el dueño al cliente.

La brutal respuesta del dueño de un restaurante a unos clientes que querían comer con la cocina ya cerrada

El sector de la hostelería es uno de los más duros, algo que viven a diario quienes trabajan y comprueban cómo muchos clientes no comprenden que los horarios se deben respetar. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando se llega a un restaurante y la cocina está cerrada: no se puede comer. Muchos no lo entienden.

Eso es lo que sucedió en el restaurante Arroz y Cañas, ubicado en la localidad madrileña de Guadalix de la Sierra. Los clientes entraron en el local para comer, pero el dueño se negó a servirles porque, básicamente, la cocina ya se encontraba cerrada.

Ante este hecho, su explicación se ha viralizado por su contundencia y claridad a la hora de explicarse: "Aquí hay un horario de comer y tiene usted que venir en ese horario de comer y no venir cuando a usted le dé la gana, porque el personal que hay aquí también tiene que descansar", fue la respuesta de Tomás, dueño del restaurante.

"Si usted va a venir a las 16:10 se va a ir usted a las 17:10. ¿Quién paga en la cocina al camarero y la camarera esa hora de más que va a estar porque usted quiere llegar tarde? ¿Quién la paga? Yo", ha espetado el dueño del establecimiento, visiblemente molesto.

Su forma de expresarse no ha dejado a nadie indiferente y le ha convertido en una auténtica estrella en redes sociales: "Venga tú, a guisar. Enciende el gas. Enciende el aire acondicionado, la televisión, el pan, camarera que quiero un kalimotxo. Esto no es un búrger y esto no es la madre que me parió".

"Que vengan antes. ¿Qué han estado, ¿viendo el paisaje? Que continúen viendo el paisaje, ¡a tomar por culo!"

@arrozydesgracias Respuesta a @samuuu.er #arrozydesgracias ? sonido original - ArrozyDesgracias

Tomás continuaba contundente: "Esto es un restaurante en el cual nos obligan por ley a tener unos contratos que hay que cumplir a rajatabla con nuestro personal y tú no eres quién para venir a alterar ese horario", que finalmente manda a "tomar por culo" a los clientes.

"Que vengan antes. Y vienen con un casco de motorista. Qué han estado, ¿viendo el paisaje? Que continúen viendo el paisaje, ¡a tomar por culo!", zanja.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar