El borrador del discurso de investidura de Pedro Sánchez que nunca vio la luz

El borrador del discurso de investidura de Pedro Sánchez que nunca vio la luz

Asuntos como la valentía de Albert Rivera, la merienda de Íñigo Errejón o una puntualización de las líneas rojas no llegaron al discurso final de Sánchez.

Política Paula Cantó Paula Cantó 02 Marzo 2016 09:16

La tarde del 1 de marzo ha llegado por fin el discurso de investidura de Pedro Sánchez. Como si fuera Miss Mundo tratando de impresionar a un estricto jurado, el secretario general del PSOE ha desplegado todos sus encantos para intentar ganarse la confianza del Congreso.

Sánchez ha repartido por (casi) todas partes: líneas rojas del partido socialista, alabanzas a su nuevo acuerdo firmado con Albert Rivera, puñales a discreción al presidente en funciones Mariano Rajoy o guiños a "las fuerzas del cambio" que parecen resistirse a apoyar un gobierno PSOE-Ciudadanos.

Sin embargo, dejando a un lado los temas sociales, políticos o económicos por los que haya podido pasar de puntillas, hay ciertas frases que, con toda seguridad, estaban en el primer borrador del discurso de Sánchez.

1 "Albert Rivera ha demostrado una gran valentía. El otro día quedamos para cenar comida china y ver unas pelis y no vaciló al matar a un bicho en el cuarto de baño"

Pues cogí así la zapatilla, con esta mano, hice ZAS y, nada, se quedó pegado a la pared "Pues cogí así la zapatilla, con esta mano, hice ZAS y, nada, se quedó pegado a la pared"

Una de las referencias a su acuerdo con Ciudadanos que, finalmente, se quedó fuera del discurso oficial. "Un futuro presidente no puede tener miedo de enfrentarse con un bichito", le asesoraron desde su partido.

2 "Los maestros de la alta cocina nos enseñan que los sabores auténticos son los que mejor se mezclan. Como los del restaurante Luna Rosa. La verdad es que tienen una pizza cojonuda"

'Ser malos' tampoco aparece al final del discurso de Pedro Sánchez, pero se planteó "'Ser malos' tampoco aparece al final del discurso de Pedro Sánchez, pero se planteó"

Tras mencionar a la alta cocina, haciendo una comparación con su acuerdo con Ciudadanos, uno de los hits del Twitter de Pedro Sánchez tampoco ha pasado la revisión final del discurso. A pesar la pasión por la pizza del dirigente socialista, no parecía ético hablar de comida a una masa de diputados enfurecidos justo a la hora de merendar.

3 "Esto lo podemos poner en marcha la próxima semana, pero ni martes ni jueves, que tengo esteticién y luego he quedado para ir de compras con Iceta, que necesito una camisa nueva"

Sánchez e Iceta también se irán a 'tomar algo' para descansar después de su tarde de compras "Sánchez e Iceta también se irán a 'tomar algo' para descansar después de su tarde de compras"

La frase más repetida durante el discurso de Pedro Sánchez para hacer hincapié en la proximidad de las reformas prometidas con su nuevo gobierno tenía continuación. El que espera ser futuro presidente quiere empezar enseguida con su programa, concretamente "la próxima semana". Sin embargo, es un hombre ocupado y cabe esperar que su agenda ya esté llena de compromisos. Aún así, desde el PSOE, finalmente le aconsejaron que dejara sus planes personales al margen del discurso.

4 "Es el gobierno del cambio y no podíamos tenerlo con alguien que no se cambia el look de la coleta desde los 90"

Pablo Iglesias y su coleta le demostrarían así su flow a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez pretendía así confrontarse a Pablo Iglesias tras las duras declaraciones realizadas por el líder de Podemos después de que Sánchez pactara con Rivera. "Ni unos ganchitos para recoger bien las greñas, ni un coletero original con, qué sé yo, la forma de un 'muffin' de esos que se llevan ahora. Nada", seguía esta parte del discurso del socialista. Finalmente, se decidió no hacer referencia a las preferencias estilísticas de Iglesias.

5 "En el PSOE no tenemos líneas rojas. Eso sí, corbatas rojas yo tendré unas 14. Mirad esta, es un poco tirando a burdeos. A mí al principio no me convencía mucho pero Susana Díaz me la regaló en el amigo invisible y poco a poco se ha ido haciendo un hueco entre los 'must' de mi armario"

Pedro Sánchez, con una bonita corbata burdeos "Pedro Sánchez, con una bonita corbata burdeos"

El asunto de las 'líneas rojas' era un tema delicado y Pedro Sánchez lo sabía. Es por eso que en el último momento decidió incluir esta pequeña anécdota sobre su vestimenta en el discurso de su investidura. "Creo que me acerca un poco más al pueblo", explicó Sánchez al sugerir esta idea. Sin embargo, no tuvo éxito.

6 "El señor Rajoy acaba de pegar el chicle debajo del escaño. Qué asco. Este es el típico comportamiento de derechas que no tiene cabida en el gobierno del cambio"

No sabemos si sería de fresa o menta "No sabemos si sería de fresa o menta"

Esta frase no se encontraba entre los borradores del discurso de investidura. Sin embargo, es muy probable que Pedro Sánchez atisbara los extraños movimientos bucales del presidente en funciones y sospechara de sus malas intenciones. Por suerte, Sánchez decidió no decir nada y atenerse a lo que ponía en sus folios.

7 "Gracias, señorías. Finalmente, decir que he traído unos sándwiches de Nocilla y un zumito de naranja para picar, que sé que Errejón no ha podido merendar hoy"

¡Bieeeeeen! "¡Bieeeeeen!"

Un debate de investidura a las 4 de la tarde es muy difícil para cualquier diputado, pero lo es más para Íñigo Errejón. El número 2 de Podemos se encuentra en plena etapa de crecimiento y negarle su merienda diaria no sería propio de un buen presidente. Pedro Sánchez, consciente de esto, quiso apuntar en el discurso el piscolabis que había dejado preparado en su despacho. Como, finalmente, no se ha pronunciado sobre ello, a estas horas la merienda de Errejón sigue en el despacho del candidato socialista.

Comentarios