Caviar, spa y minibar: Un youtuber muestra cómo es un vuelo de 21.000 dólares

Caviar, spa y minibar: Un youtuber muestra cómo es un vuelo de 21.000 dólares

El youtuber Casey Neista nos descubre todo lo que puedes obtener si estás dispuesto a pagar 21.000 dólares por un billete de avión. Spa o caviar son algunos de los lujos que entran en el precio.

Tecnología María Pérez García María Pérez García 23 Septiembre 2016 12:27

El famoso youtuber Casey Neistat, conocido por su canal de aventuras por distintos países con más de 4,5 millones de suscriptores, ha subido un vídeo con un nuevo episodio de sus viajes. Esta vez lo importante era el viaje si no el trayecto, y es que el youtuber ha sido invitado por la aerolínea Emirates a realizar un vuelo en primera clase, valorado en 21.000 dólares (unos 18.700 euros), gratis.

El vídeo, publicado el pasado lunes, ya cuenta con más de 13 millones de reproducciones. El último viral de Neistat muestra cómo realiza el vuelo Dubai-Nueva York, cuya duración es de 14 horas, disfrutando de todo lujo de detalles y atenciones: una cabina individual con puertas automáticas, ducha, cama, minibar, snacks, set de escritura, una selección de cremas de la prestigiosa firma Bulgary o una televisión táctil con más de 2.500 canales, que además incluye películas, videojuegos, series y música, son solo algunos de los lujos del vuelo.

La cabina está totalmente informatizada para no tener que moverse del asiento "La cabina está totalmente informatizada para no tener que moverse del asiento"

Lo curioso es que el vuelo no se desarrolla en un avión privado, sino que, en cierto modo, es un 'vuelo comercial normal' para cualquiera que pague su billete. 'Normal', entre muchas comillas, para quien se lo pueda permitir, claro.

Un cubículo lleno de sorpresas

El viaje no hacía más que comenzar y el youtuber ya estaba impresionado con las atenciones de las que dispone el avión, por lo que empezó a toquetear todo lo que podía encontrar en la habitación. Un minibar motorizado repleto de bebidas y snacks se esconde en una mesita lateral junto al asiento reclinable, mientras que con un ligero clic se abre una especie de mini camerino, con espejo y luces incluidas, donde se ocultan unas mini tallas de lujosas cremas.

Todos los productos de higiene son cosmética de lujo "Todos los productos de higiene son cosmética de lujo"

Jugando con la habitación el youtuber nos brinda un gracioso momento cuando intenta encender la lamparita del cuarto de forma tradicional, es decir, buscando un interruptor incorporporado, y descubre que no hay hasta que repara en que la luz está incorporada en el centro de control del asiento. Desde este control se manejan también las luces generales, las persianas y las puertas del compartimento. 

Neistat se recuesta para ver la televisión y apunta a sus pies, que no logran tocar la pared del fondo, demostrando así el largo de la habitación. El manejo de la TV es tanto táctil como remoto, a través de un mando a distancia que el youtuber describe como un mini iPad

Una cena de lujo y servicio de habitaciones

El pasaje, además, incluía la posibilidad de degustar los platos del selecto menú. Se puede pedir cuanto quieras cuando quieras. Echando un vistazo a la carta, Neistat observa que existe la posibilidad de pedir una botella de Glenfiddich Scotch Whisky de 21 años, valorada en 180 dólares. Entre todas las exquisiteces Neistat acaba decantándose por el producto estrella de las cenas de etiqueta, el caviar, aunque por la cara del aventurero no parece ser la mejor elección. 

El menú está compuesto por platos de alta cocina "El menú está compuesto por platos de alta cocina"

A pesar de la fama del caviar, Neistat no pone buena cara al plato "A pesar de la fama del caviar, Neistat no pone buena cara al plato"

Las sorpresas no acaban ahí. Cuando se dispone a dormir encuentra una bolsa de la compañía con productos para la higiene y el aseo personal, que incluye un set de afeitado, zapatillas de estar por casa, un antifaz y hasta un suave pijama. El youtuber comienza entonces a preparar el cubículo para dormir, cuando la azafata avergonzada insite en ser ella misma la que le acondicione la sala. Colocando un fino colchón, sábanas, almohada y adredón transforman el sillón en una cama, que según afirma Neistat es más cómoda que la suya propia.   

Las azafatas son las encargadas de transformar la habitación "Las azafatas son las encargadas de transformar la habitación"

Lo mejor está por venir: el SPA

Finalmente llega el plato fuerte y más soprendente del vuelo: es hora de acceder al spa promocionado por la compañía. Aunque es verdaderamente impresionante, Neistat se muestra un poco decepcionado porque no se trata de un spa como tal si no de un baño, aunque el tamaño de este sea diez veces superior al aseo de un vuelo normal, donde tu cabeza da con el techo. El baño, por supuesto, está equipado con todos los accesorios necesarios para que disfrutes de un aseo placentero. Entre la gama de productos podemos ver cremas y perfumes de prestigiosas marcas, donde volvemos a encontrar Bulgary, toallas para el secado, jabones, un gran espejo de aumento y más compartimentos donde podemos ver por ejemplo un secador. 

El baño es diez veces más grande que el de un vuelo ordinario "El baño es diez veces más grande que el de un vuelo ordinario"

Es llamativo que durante todo el vídeo se comprueba cómo esta aerolínea decora todas sus salas, los asientos y el baño, con unas bonitas flores moradas naturales. Pues bien, hasta la ducha lleva incorporada dichas flores

Los pasajeros únicamente pueden acceder a este spa del vuelo de Emirates reservando previamente. El tiempo que pueden permanecer allí está acotado en unos 30 minutos, de los cuales tan solo cinco se pueden disfrutar bajo el agua de la ducha. Pero, ¿quién más puede decir que ha disfrutado de una refrescante ducha en un avión, a miles de metros de altura?

El vuelo incluye jabones y toallas "El vuelo incluye jabones y toallas"

Finalizando el vuelo, el youtuber nos enseña de una forma más general como es el avión paseándose por el pasillo. Cuando encuentra un cubículo abierto decide comentar con el pasajero, que por el uniforme podría ser un atleta olímpico, la experiencia. Ambos se muestran maravillados con la ducha: "Es increíble". 

Nosotros, por desgracia, no podemos conocer la diferencia que hay entre una ducha de tierra y una ducha aérea. Si alguna compañía se muestra interesada en enseñarnoslo nosotros encantados. 

Comentarios