Cristina Bonaga, mano derecha de ElRubius, desvela las claves de YouTube

Cristina Bonaga, mano derecha de ElRubius, desvela las claves de YouTube

Cristina Bonaga ha trabajado durante muchos años con Elrubius, el youtuber español más famoso, y presenta en el libro 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!' todas las claves de la plataforma de vídeo.

Tecnología David Carro David Carro 03 Junio 2016 11:29

Buscaba hacerse un hueco en el mundo de la moda pero en 2012 se marchó a Alemania como tantos otros jóvenes españoles y se topó con el fascinante mundo de YouTube. Desde entonces Cristina Bonaga ha trabajado mano a mano con algunos de los youtubers más exitosos de nuestro país como Elrubius, con quien ha vivido momentos inolvidables -y de mucha locura-, como cuando hicieron una gira por Argentina y se encontraron con 1.500 personas esperándolos en el aeropuerto. Cristina publica ahora el libro 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!' junto a Héctor Turiel, la otra mitad de 'elrubius team', tal y como el youtuber les define en el prólogo que él mismo firma.

En 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!' Cristina Bonaga y Héctor Turiel desgranan las claves de la plataforma de vídeo que ha revolucionado la manera de consumir contenidos. Dividido en dos partes, abordan por un lado la revolución tecnológica en la que tanta gente se ha quedado un poco perdida, y por otro las claves que se esconden tras el éxito de YouTube y de sus creadores, que siendo apenas chavales consiguen ingresos de varios puñados de euros con sus vídeos.

En Los Replicantes hemos hablado con Cristina, quien nos ayuda a entender el universo youtuber, a menudo despreciado, y responde a algunas de las preguntas que preocupan ahora mismo a creadores y seguidores de los vídeos: ¿Hay en YouTube una crisis creativa? ¿Qué opina de los salseos y polémicas, a menudo acordadas entre youtubers? ¿Por qué es más fácil ser un youtuber de éxito en EEUU? ¿A algún youtuber le ha desbordado la fama y se ha retirado?

Cristina Bonaga, una de los autores de 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!' "Cristina Bonaga, una de los autores de 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!'"

Un libro para hablar de YouTube. ¿No es algo contradictorio? ¿Por qué no un tutorial en vídeo?

Huy, sería un tutorial muy largo, consideramos que la mejor manera de plasmarlo era un libro. Es también una manera de llegar al target que queríamos, que todavía sigue leyendo formato físico.

¿A quién va dirigido 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!'? ¿A jóvenes que quieran ser youtubers o a los padres que no entienden nada?

Principalmente queríamos llegar a los padres que están viviendo una brecha con sus hijos. Por algún motivo no saben qué es YouTube o los youtubers y de repente su hijo es un fan de alguno de ellos, por lo que no entienden qué está pasando y eso les lleva a mirar todo el tema de YouTube con cierto desprecio y recelo. Queríamos divulgar de una manera sencilla qué es lo que está pasando en YouTube y en todas las plataformas digitales porque consideramos que el portal de vídeos es tan solo una parte de todo el cambio que se está dando en los últimos años con el acceso a Internet, a las nuevas tecnologías o a las apps que nos facilitan tanto la vida. En diez años se ha producido una revolución digital que parece imparable.

Por otro lado, el libro también está dirigido para directores de marketing de la vieja escuela que se han perdido en esta revolución y obviamente para jóvenes interesados personal o profesionalmente en YouTube y todo lo que le rodea.

¿Por qué hay gente que no entiende el fenómeno YouTube? ¿Es una simple cuestión generacional?

Es generacional y luego yo creo que al 70% de los seres humanos no les gustan los cambios, les gustan las cosas tal y como están, saber que podemos controlar todo y que no va a surgir nada que nos pueda provocar un problema. Todo lo nuevo siempre produce rechazo, también cuando salieron Los Beatles decían "ay, todas las adolescentes están como locas" con esa música que no sabían lo que era, porque era algo nuevo. Hoy Los Beatles son lo que son y se tiene el recuerdo de ellos como auténticos fenómenos porque revolucionaron la industria musical.

Se produce la paradoja en el creador que hace un vídeo que le queda genial técnicamente pero recibe menos visitas que uno de chuches japonesas

Hay gente que ya habla de crisis creativa en YouTube, incluso youtubers críticos unos con otros diciendo que siempre se recurre a determinados tipos de vídeos, como los unboxing de cosas japonesas.

Yo creo que cada uno es dueño de su canal y tiene que decidir qué tipo de contenido quiere compartir y cómo quiere que su audiencia le vea. Sí que es verdad que algunos comentaban que al final, cuando ser youtuber se convierte en tu trabajo, dependes de un número de reproducciones y te acomodas a lo fácil. YouTube es una máquina a la que necesitas darle contenido y muchas veces te resulta más fácil grabar un challenge o un reactions que hacer un sketch.

Luego también creo que el desencadenante de esta polémica es que en realidad a la audiencia le gusta más ver un challenge que igual un vídeo más elaborado, entonces se produce la paradoja en el creador que hace un vídeo que le queda genial técnicamente pero recibe menos visitas que uno de chuches japonesas. Eso te desmotiva.

En la línea de eso, en el libro habláis de los millennials como jóvenes que están siempre a la última en tecnología. ¿Cómo es posible en cambio que consuman contenidos con bajo nivel técnico, grabados con webcams, etc.?

Claro, no hace falta tener una superproducción, lo que engancha es la persona. De ahí que triunfen tanto los challenges o las chuches japonesas, la audiencia quiere ver a la persona en un estado natural, más gracioso, reaccionando tal y como es. Quizá en un sketch ves más la faceta de actor, que te puede gustar pero no se viraliza tanto, mientras que en un tag descubres cómo es la persona y al final te sientes mucho más cercano a ese youtuber.

Cristina y los youtubers de la fiesta del 10º aniversario de la plataforma "Cristina y los youtubers de la fiesta del 10º aniversario de la plataforma"

¿Cómo llevan los youtubers lo de hacerse mayores? ¿Siguen acompañándoles los fans?

Los fans siguen creciendo de una manera bastante imparable. Obviamente los youtubers van madurando y a la vez se ve un cambio en la manera de producir contenido, si comparas con un vídeo de hace dos años verás que ahora hablan de una manera mucho más natural, se sienten más cómodos.

En cuanto a la edad, siempre ha habido audiencia más mayor, YouTube es una plataforma en la que se sube mucho tipo de contenido. Lo que pasa es que el target entre 30 y 40 años entra por ejemplo a ver recetas y esos canales no generan el fenómeno fan de Elrubius o Yellow Mellow, con seguidores muy jóvenes que se mueren por hacerse una foto con su ídolo, que es lo que más llama la atención entre la gente. Pero bueno, hay otro tipo de gurús como Patry Jordan, que tiene cuatro o cinco canales con más de 6 millones de suscriptores. Es cierto que si hace un evento en directo igual no te congrega a 40.000 personas porque ella tiene su público específico interesado en un estilo de vida saludable que quizás es un poco más mayor, cuando tienes 20 años no te preocupas por estas cosas.

¿Por qué no funciona el trasvase de un youtuber a la televisión, ni de un famoso o un artista a YouTube?

Hay cierta gente de tele que va logrando sus suscriptores y me parece algo muy inteligente, crear tu propio rincón sin necesidad de estar en los medios y poder comunicarte de una manera más directa con tu audiencia, aunque sí que es verdad que no suele ser un crecimiento tan exponencial como puede tener un youtuber que parte del anonimato.

En el caso inverso, al final un youtuber es una persona que crea un contenido de una forma natural y con total libertad creativa, sin restricciones de por ejemplo el horario infantil. Al ponerlo en televisión el youtuber se bloquea, no puede dar un producto suyo 100% y, aparte, la audiencia de la tele no es la que quiere ver a un youtuber. La gente está cambiando la manera de consumir contenido, mucha gente no quiere ver la tele porque no quiere tener un horario, el consumo lineal va a quedar obsoleto.

Nunca íbamos a esperar que al llegar al aeropuerto hubiera 1.500 personas esperando a Elrubius

¿Qué famoso te gustaría que lo intentara?

A nivel estadounidense quizás un Leonardo DiCaprio estaría muy interesante, o un Johnny Depp.

Pasemos a hablar de ti. Has trabajado mucho tiempo en Divimove, una potente network de youtubers en la que llevabais a Elrubius, el más famoso en España. ¿Cómo potencias su trabajo y posibilidades?

Lo que la network te puede ofrecer es un aumento de audiencia en YouTube. Cuando perteneces a una network te metes en un agregado de canales que suman cientos de millones de visitas y se retroalimentan mucho unos con otros. Se posicionan los vídeos con tus compañeros de la network, se crean comunidades, unos se dan a conocer a otros, se hacen vídeos colaborativos, que son una de las claves para crecer en YouTube... y sobre todo también nos encargamos de algo que les puede dar un empujoncito bastante grande, que es toda la parte de SEO, metadata, tags, descripciones y demás. Nosotros tuvimos ciertos casos de éxito de gente que entró con un volumen muy pequeñito y conseguimos desarrollar su audiencia de una manera bastante exponencial.

Luego también una network ofrece un apoyo en la parte comercial, obviamente como persona invidivual no tienes la misma capacidad de negociación con una empresa o una marca. En Divimove nuestro gran objetivo era liberar al youtuber de la máxima carga posible de todo lo que no era creativo, todo lo que no fuera producir y subir el vídeo e interactuar con los comentarios.

Elrubius, a su llegada a Argentina "Elrubius, a su llegada a Argentina"

Habéis organizado incluso alguna gira por Latinoamérica. ¿Se vive allí más el fenómeno youtuber?

Sí, allí son muy agradecidos. Yo tengo la teoría de que en España hay mucho odio a la gente que tiene éxito, tanto youtubers como otro tipo de artistas. Y bueno, sí que es verdad que el público latino es muy bueno, esto es algo que también he hablado con gente de la industria musical, es muy cariñoso. Destacaría bastante Argentina, son muy pasionales y se vive mucho el fenómeno fan, allí vivimos una de las locuras más grandes.

¿Qué es lo más surrealista que te pasó con Elrubius?

La primera vez que estuvimos en Argentina fue una locura porque nadie sabía lo que iba a pasar. Nunca íbamos a esperar que al llegar al aeropuerto hubiera 1.500 personas esperando o que se hubiera corrido la voz del hotel en el que estábamos. La gente se colaba en el lobby, se alojaba en el hotel, no podíamos estar ni en el bar del hotel tranquilamente... 

El hecho de que puedan ocurrir montajes entre youtubers me recuerda al mundo del corazón y me repudia bastante

La presión a la que están sometidos los youtubers es muy alta. ¿Te toca hacer de psicóloga a veces?

Sí, siempre (risas). Es gran parte de mi trabajo y es muy importante que tengan un apoyo porque son chavales muy jóvenes y pueden quemarse mucho. Al final es un éxito bastante grande que les ha venido sin quererlo, yo te puedo decir que con todas las personas que he trabajado nunca nadie ha buscado la fama, es algo que ahora aceptan y que bueno, no es que estén descontentos, pero todavía a veces les cuesta.

Las veces que vamos a Latinoamérica son bastante intensas por eso, porque ellos normalmente están en su casa, hacen su vida, salen a la calle y se encuentran a alguna persona, a dos, a tres... pero de repente te vas una semana a Chile o Colombia y tienes el hotel lleno, no puedes salir del lobby... es una locura. Es muy gratificante porque conocen a muchos fans y ellos son siempre muy agradecidos con sus seguidores, son los que les han puesto ahí y he de decir que nunca he visto a ningún youtuber negar una foto, ni estando medio dormidos o de mala leche, que no es algo que en todos los casos de fama en el medio tradicional se pueda decir. Pero es eso, de repente miles de personas, además tienen que hacer eventos... obviamente se agradece en ese tipo de momentos tener a una persona que te apoye también a nivel moral, que no sea todo puramente negocios.

¿Alguna vez te han dicho "mira, yo esto lo dejo"?

Nunca me lo han dicho así de claro, me han comentado que alguna vez se lo han planteado. Al final son personas y todos en algún momento que nos vemos hasta arriba pensamos en dejar todo. Pero bueno, en España todavía no ha habido ningún caso de una persona que lo haya dejado muy drásticamente.

¿Qué te parece el salseo que está tan de moda en YouTube? Se habla ya de montajes entre youtubers para generar visitas, como si fuera esto el mundo del corazón.

Yo diría 'no' al salseo, creo que lo bueno de YouTube es que más o menos ha habido siempre buen rollo. Una cosa es que pase algo y que alguien lo relate, hay un canal de salseos, pero el hecho de que puedan ocurrir montajes de este tipo me parece muy fuerte, me recuerda un poco a todo el tema de montajes del corazón que me repudia bastante.

¿Me confiesas cuál es tu youtuber favorito?

Sí, me gusta mucho CaseyNeistat, me veo todos los vídeos. A nivel español me gusta mucho Desahogada y Wasabi Humor.

En 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!' habláis de que EEUU siempre va por delante en la revolución audiovisual. Teniendo esto en cuenta, ¿qué más cambios están por llegar a España?

En España falta mucho un target más mayor que se pudiese identificar con un youtuber tipo Casey. Ahora mismo el sector YouTube español está muy cerrado a los jóvenes y cuesta mucho encontrar otras cosas. De ahí que si se hiciese un CaseyNeistat en nuestro país no tengo claro si funcionaría bien, incluso puede que ya exista y no esté teniendo repercusión.

¿Por qué en EEUU hay más youtubers de éxito que ganan más dinero?

En EEUU se monetizan mejor las visualizaciones, solo con AdSense ganan tres o cuatro veces más, y los anunciantes pagan más. En España piensa que el impacto que tiene el mercado latinoamericano les da mucha visibilidad, mucha más de la que tienen los youtubers italianos por ejemplo, pero hay muchos países LATAM que no tienen activada la monetización o, si la tienen, los anuncios se pagan mucho peor que en EEUU, Reino Unido o España.

Si eres un padre que no entiende el fenómeno youtuber, un profesional que busca estar al día o un joven al que le interesa lo que se ve -y lo que no- de YouTube, no te pierdas el libro 'Mamá, ¡quiero ser youtuber!' de Cristina Bonaga y Héctor Turiel.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados