Los 5 motivos por los que no entiendes el fenómeno youtuber

Los 5 motivos por los que no entiendes el fenómeno youtuber

Lo has intentado una y otra vez, has visto esos vídeos tan virales que te recomiendan tus amigos, pero no terminas de comprender dónde está la gracia. Tranquilo: no eres el único. Te ayudamos a entenderte.

Tecnología Miguel Ramos Fernández Miguel Ramos Fernández 17 Marzo 2016 16:24

No lo entiendes. Has intentado ver vídeos de El Rubius pero te saca de quicio con sus muecas y su teatralidad. Te has intentado reír con Mister Jagger pero no te sale. Has tratado de empatizar con JPelirrojo pero solo quieres ir a su casa a darle bastonazos en la cabeza... ¡no pasa nada! Como tú, no son pocos los que no entienden el fenómeno youtuber, que cada día que pasa está más de moda y más en boga: es la profesión que todos los niños quieren ser, de la que todos los periódicos hablan y la que aparece, día sí y día también, en tu Twitter. Nombres que hace un año no significaban nada más que letras puestas al azar, ahora forman parte de la cultura popular: Wismichu, Auronplay, Willyrex, Vegetta777, Dalas... Tranquilo, es normal que no lo pilles. Que no entiendas por qué hay millones de personas enganchadas a estos vídeos. Y tiene no una, sino cinco explicaciones. Deja de luchar contra la realidad y convéncete con estas cinco razones por las que no entiendes el fenómeno youtuber.

1 Te has hecho viejo

Acéptalo: puedes tener 20, 25 o 30 años, pero ya te has hecho mayor para entender este fenómeno. Igual que en su día tus padres no entendían qué le veías a las maquinitas y tus abuelos no entendían qué tenía de interesante el rock and roll. Cada generación tiene un punto diferencial en la cultura que divide y aleja diametralmente a la generación anterior. Puede sonar duro, pero el hecho de que no entiendas qué tiene de interesante un señor hablando a una cámara contando su vida es positivo: significa que no serás un niño eternamente. No te preocupes: cuando los chavales de ahora crezcan, no entenderán por qué sus hijos están tan interesados en jugar a la petanca con la realidad virtual. El ciclo de la vida.

Si no le reconoces, es que, efectivamente, eres viejo "Si no le reconoces, es que, efectivamente, eres viejo"

El episodio 'Rehash', de la siempre estupenda 'South Park', resumía esto perfectamente: tus padres no entienden por qué juegas a videojuegos pudiendo salir a la calle, tú no entiendes por qué tu hermano mira a gente jugar a videojuegos en lugar de jugarlos él mismo. No es una simple moda pasajera ni es un monumento a la inmadurez: es un símbolo de estos tiempos que va a perdurar y a crecer, hasta que llegue algo nuevo que lo aparte. Y es que tarde o temprano, siempre llegará algo que te haga sentir que has madurado. O que, para qué negarlo, te has hecho viejo. En tus tiempos esto no pasaba.

2 No te hablan a ti

no eres el target de la mayoría de los youtubers, ni ganas por su parte. Todos hablan de forma directa, rápida, sin cortapisas, no muy pensado ni muy inteligente, para el consumo rápido y gratuito. Puedes mirarlo como si fuera un fast food de lo audiovisual y ponerlo a caer de un burro, o puedes darte cuenta de que tú no eres la persona a la que ese vivaracho personaje de nombre impronunciable se quiere dirigir, sino al chico más joven, el que se sienta a tu lado. Ese que absorbe cada palabra que dicen, que aprenden con ellos, que comienzan a tener sentimiento crítico con ellos.

Dalas, un ídolo para los adolescentes. Un facepalm para los adultos "Dalas, un ídolo para los adolescentes. Un facepalm para los adultos"

¿Te acuerdas cómo, antaño, teníamos 'Club Disney', 'Club Megatrix' o programas similares? Productos rápidos, divertidos, sencillos, en los que cogíamos cariño a los presentadores y que el público adulto no podía aguantar. Pues YouTube es, poco más o menos, el 'Club Megatrix' de la siguiente generación: un producto sencillo, divertido, gamberrete, simple y al que, sin embargo, están totalmente enganchados. Por supuesto, un contenido más maduro, como el de Scanliner, tiene cabida, pero siempre tendrá menos éxito que la nueva "reflexión" de Dalas sobre el machismo y la ley de violencia de género. Sí, estos son los profesores de la nueva generación. El mío fueron 'Las noticias del guiñol'. Y esto nos lleva a un punto muy difícil de entender.

3 Porque es como la tele, solo que mejor

No estamos diciendo que en plena edad de oro de las series (una frase tan rancia que casi cuesta pronunciarla sin echarse a reír), el contenido bueno de verdad esté en YouTube (haberlo haylo, pero hay que rebuscar). Intentad mirarlo de esta forma: la mayoría de las series y programas actuales le hablan a un público adulto o joven. Si tratan de hablar a los adolescentes, suele ser desde la condescendencia que le da un señor de 50 años con traje y puro, sentado en su despacho y creyendo que sabe lo que quieren los jóvenes. YouTube, sin embargo, no tiene intermediarios: el creador habla directamente a su público sin cortapisas, sin señores de 50 años, sin condescendencia. Hemos pasado del esclavismo de los programadores televisivos a elegir cuándo vemos los programas de televisión que queremos ver gracias a Netflix y las descargas. ¿No es normal que el siguiente paso sea, directamente... abolir la televisión? Sí, parece una locura, pero, ¿acaso no lo era hace unos años el pensar que nosotros tendríamos control sobre lo que vemos y cuándo lo vemos?

La televisión salida de Youtube no triunfa "La televisión salida de Youtube no triunfa"

¿Quieres comedia? Hay cientos de canales de doblajes, cámaras ocultas y monólogos. ¿Concursos? Puedes hacer clicks en millones de retos y gameplays de videojuegos (¿podrá pasarse esta vez la pantalla del monstruo final? ¡No deja de ser un reto!). ¿Programas del corazón? Solo hay que ver el salseo cada vez que un YouTuber rompe con su novia, aunque en este caso los tertulianos son... ¡todo el mundo! ¿Series? Hay cientos de series creadas por los usuarios sin productoras ni mandos intermedios, directamente para ser consumidas por aquellos que las entienden de primera mano. Todo esto a demanda, sin moverse de la silla. Visto así, parece lógico que una generación entera se interese más por las críticas sin piedad de Auronplay que por los devaneos con lo oculto de la continuación tardía de 'Expediente X'.

4 Porque no es gente especial, y te da rabia

Y es normal. Míralos bien: cualquiera de los youtubers famosos son como tú, solo que llegaron en el momento adecuado, al sitio adecuado, y empezaron a crear el contenido adecuado. Y, como no tienen agentes, ni gente que les corrompa (aparte de sus fans y ellos mismos), no les verás creciéndose y creyéndose más de lo que son: tras años y años, siguen siendo (o aparentando ser) personas que juegan a videojuegos, cuentan su vida y admiten sus errores en un feedback inmediato y perfecto. Y da rabia. Mucha. Y es que, como espectador y posible creador, siempre te quedará el "¿y si lo hubiera hecho yo antes?".

Ríete, pero Salvador Raya entrevistó... ¡a Pablo Iglesias! "Ríete, pero Salvador Raya entrevistó... ¡a Pablo Iglesias!"

Antaño, al ver a actores, directores y músicos de éxito, te quedaba el consuelo de que eran puestos inalcanzables para ti. Hoy por hoy, sabes que si levantaras el culo del sofá podrías dedicarte a hacer vídeos de YouTube y refinarlos para tratar bien y llegar a tu posible público. Sabes que tú podrías ser el nuevo Rubius, o que podrías haberlo sido, y el mero hecho de ser consciente hace que entiendas aún menos este mundillo aunque sea por tozudez. Pero es que hay más: si te hicieras YouTuber ahora, buscando el éxito y la fama, no lo conseguirías. Este tipo de canales y usuarios se suelen dar golpetazos de tamaño industrial. Es algo que va llegando poco a poco, si es que llega en algún momento. ¡Ármate de paciencia... o resígnate!

5 Porque nunca has querido explorar

Es cierto: da mucha pereza entrar en YouTube y hacer un feed con los canales que hacen vídeos que te puedan gustar, pero, en serio, seguro que los hay. Claro que el 99% del contenido que hay no está hecho para ti, pero hay pequeños canales que pueden darte entretenimiento que entiendas mejor. Por decirlo de otra forma: por cada quince Rubius hay un Venga Monjas. Por cada ochenta Dalas hay un Scanliner. Por cada doscientos PewDieDie hay un Nostalgia Critic o un Angry Videogame Nerd. Aunque no te lo creas, hay algo que tiene tu nombre y apellidos.

I remember it, so you don't have to "I remember it, so you don't have to"

¿No te gustan los videoblogs? ¿No aprecias los gameplays? ¿Los sketches te dan pereza? ¿No entiendes por qué tienen gracia los unboxings? Pues quizá lo tuyo sean las reviews humorísticas, los análisis de noticias o los documentales amateur... o cualquier formato creado por los usuarios. Queremos terminar con este toque de positividad: sí, es difícil entender el éxito de algunos vídeos de YouTube, pero tienes que recordar que no todo es el éxito: la magia de Internet es que tú decidas qué es lo que te gusta (entre las 100 horas de vídeo que se suben cada minuto, ¿no va a haber siquiera diez minutos que te interesen?) y lo apoyes. ¿Los ratings y las audiencias? Forman parte del pasado. Anímate, explora y encuentra. ¡Lo peor que te puede pasar es que encuentres algo que te gusta y que desconocías!

Ya sabes: ¡like y suscríbete!

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados