Buscar
Usuario

Política

Reconocimiento de fetos y embriones y otras incongruencias del programa electoral de Ayuso

A poco más de dos semanas de las elecciones autonómicas madrileñas, Isabel Díaz Ayuso sigue sorprendiendo. Esta vez lo hace con su programa electoral.

Reconocimiento de fetos y embriones y otras incongruencias del programa electoral de Ayuso Reconocimiento de fetos y embriones y otras incongruencias del programa electoral de Ayuso

Foto: Óscar González / Cordonpress

El próximo 4 de mayo serán las elecciones en la Comunidad de Madrid, las cuales han sido caóticas desde su convocatoria. Además de haber visto a la (de momento) presidenta Isabel Díaz Ayuso corriendo por Madrid o al candidato de Ciudadanos utilizando "Madrileños por Edmundo" como lema (más ingenioso que "comunismo o libertad"), también hay debate alrededor de si decretar ese día como festivo o no.

Muchas personas han denunciado que si se deja el 4 de mayo como día laboral beneficiará a la derecha y a las personas en situación económica y laboral favorable. Quienes por ejemplo trabajen lejos de donde deben votar o trabajen sin contrato no tendrán las mismas facilidades para votar a unas políticas sociales que satisfagan sus necesidades.

Isabel Díaz Ayuso elige el neoliberalismo "Isabel Díaz Ayuso elige el neoliberalismo"

Ayuso ha escogido libertad, pero no en el buen sentido de la palabra, sino la libertad de las empresas de dificultar el voto a la clase trabajadora. Como no podía ser de otra forma, el programa electoral de Isabel Díaz Ayuso debía ir acorde al discurso neoliberal al cual nos tiene acostumbrados y que cada vez sorprende menos.

Sí que pilló de sorpresa que la (de momento) presidenta de la Comunidad de Madrid dijese en 2019 que los embriones, o "concebidos no nacidos", se considerasen un miembro más de la unidad familiar. Lo cierto es que cuando Ayuso dijo aquello, admitió que no tenía claro nada de lo que había dicho. Respecto a expedir el título de familia numerosa, "lo sopesaré".

Díaz Ayuso ha recuperado esto en su programa electoral de 2021. Como así cita el punto 168, "el concebido se considerará como nacido y como un miembro más de la unidad familiar a todos los efectos que sean beneficiosos para el niño o niños todavía no nacidos, la madre gestante o la unidad familiar en que se inserten ambos".

Según se explica en el programa electoral del Partido Popular, esto se hace "con el fin de evitar abortos que se producen por falta de información sobre alternativas". A pesar de que se señale que se brindará apoyo a las mujeres en gestación, no se puede dejar de lado la hostilidad de Ayuso al considerar el aborto como "un fracaso". Alberto Nuñez Feijóo y Francisco Camps ya llevaron esto a cabo en 2009; de hecho, en 2019 ya hay 400 certificados de miembro familiar a embriones por parte de la Xunta de Galicia. En el caso de la Generalitat valenciana, también se impulsó y fue derogado en 2017.

Violencia doméstica, pero no machista

En el apartado "por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres" se habla de "violencia doméstica" a la cual consideran igual que la violencia contra la mujer. No hay iniciativas para combatir el machismo, aunque sí que mencionan la educación para lograr "una sociedad libre de la violencia contra la mujer", aunque no quieran llamar a las cosas por su nombre.

Aunque pueda parecer que estas palabras son de VOX, el PP también ha redactado que están en contra de la "imposición de políticas de cuotas", proponiendo no hacer diferencias de sexo "para alcanzar la equidad". Este discurso es algo completamente neoliberal que debe ser analizado con pinzas, porque se queda en la superficie de un iceberg gigantesco.

¿Y las agresiones a personas LGBTI?

En el programa electoral tampoco se hace referencia directa al colectivo LGBTI, a pesar de que en sus carpas de precampaña incluían la bandera trans y la arcoíris para venderse en Chueca. Esto es un acto más de pinkwashing (apropiarse de una lucha para sacar beneficio y olvidarse de ella posteriormente) que no se refleja en el programa, que hace referencia a no discriminar a nadie "por razón de lugar de procedencia, etnia, sexo o cualquier otra circunstancia personal".

Isabel Díaz Ayuso mencionó en 2020 que las agresiones LGBTI en Madrid son "casos puntuales", pero los datos dicen todo lo contrario. El Observatorio Madrileño contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia reportó en 2019 un total de 321 incidencias registradas tan solo en Madrid (casi una al día). Y esto son tal solo los casos denunciados, hay otros muchos que no se denuncian por miedo.

Habrá que esperar a ver qué dicen los madrileños en las urnas el próximo 4 de mayo, con la esperanza de que no solamente puedan votar los madrileños privilegiados a nivel económico y laboral, sino también la clase obrera. Para ello, sigue siendo necesario decretar ese día como festivo.

Artículos recomendados

Comentarios