Le prohíben la entrada en EEUU por una frase en su perfil de Scruff

Le prohíben la entrada en EEUU por una frase en su perfil de Scruff

Los agentes de la aduana creyeron que un hombre se dedicaba a la prostitución, por lo que le prohibieron la entrada a EEUU hasta en dos ocasiones.

Noticias Víctor Mopez Víctor Mopez 22 Febrero 2017 12:02

A un hombre de Vancouver se le negó la entrada a los Estados Unidos después de que un oficial de la Aduana y la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos leyera sus perfiles en la app gay Scruff y en la web BBRT. El oficial sospechó que el hombre era un trabajador sexual porque encontró mensajes del hombre diciendo que estaba "looking for loads", y asumió que significaba que estaba solicitando sexo por dinero.

El malentendido puede sonar divertido, pero subraya la amarga realidad de los pocos derechos que los no estadounidenses tienen en la frontera. Cualquier excusa vale para vetar a alguien en el país de dólar y, en este caso, dejando un tufillo a homofobia.

André, un decorador de Vancouver (Canadá) de 30 años, ha relatado su experiencia a Daily Xtra, algo que describe como "humillante". El protagonista de esta historia planeaba visitar a su novio, que trabajaba en Nueva Orleans, pero cuando estaba pasando por la aduana fue seleccionado para un control aleatorio en profundidad. Por esta razón, le pidieron todos sus dispositivos electrónicos así como todas sus contraseñas. "No sabía qué hacer. Yo estaba asustada, así que les di las contraseñas y luego me senté allí por lo menos una hora o dos. Perdí mi vuelo".

Cuando los oficiales volvieron, comenzó el interrogatorio sobre lo que habían encontrado: "'¿Es éste tu e-mail?' y era un email asociado a una cuenta de Craigslist con anuncios buscando sexo. Me preguntó '¿Es ésta tu cuenta de Scruff? ¿Es ésta tu cuenta de BBRT?' Y yo estaba en plan 'Sí, soy yo'". Y entonces, llegó la pregunta sobre lo que quería decir el chico con lo de "looking for loads". André, humillado, trató de explicarlo, pero pronto se dio cuenta de que el de aduanas no tenía ninguna intención de dejarle pasar

Ante semejante panorama, el joven desistió en su intento de entrar a Estados unidos y preguntó si negarse a contestar y volver a Canadá le costaría el veto en EEUU de por vida. Le dijeron que no, así que se fue habiendo perdido el vuelo y las reservas de hotel que había realizado.

Nuevo intento, mismo resultado

Los agentes de la aduana vetaron a André hasta en dos ocasiones "Los agentes de la aduana vetaron a André hasta en dos ocasiones"

Un mes más tarde, André intentó volar a Nueva Orleans nuevamente. Esta vez, llevó consigo numerosas pruebas de que no era un trabajador sexual: cartas de su jefe, talones de pago, extractos bancarios, un contrato de arrendamiento y hasta facturas telefónicas para demostrar que tenía la intención de regresar a Canadá.

De nada sirvió y al llegar a la frontera volvieron a llamarle para una inspección. Pero esta vez, los funcionarios de Aduanas de los Estados Unidos ni siquiera necesitaron pedir sus contraseñas pue sya las tenían guardadas en su propio sistema. Volvieron a negarle la entrada: "Me dijeron que sospechaban que era un escort, y no puedes discutir con ellos porque estás atrapado."

Examinaron mi ordenador. Estaban buscando incluso en los documentos de Word. Tenía fotos mías desnudo en el teléfono y me preguntaban quién era esa persona. Fue muy humillante y pasé mucha vergüenza

"Nuestros dispositivos móviles contienen todos los detalles de nuestras vidas"

¿Qué derechos tienen los no estadounidenses en la frontera? "¿Qué derechos tienen los no estadounidenses en la frontera?"

Para Esha Bhandari, abogada del proyecto de privacidad y tecnología del discurso en la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en iglés), casos como este presentan una serie de temas de derechos civiles: "Nuestros dispositivos móviles contienen todos los detalles de nuestras vidas. Información financiera, información de salud, información de relaciones personales. Si usted es un médico o un abogado, puede tener un material privilegiado de abogado-cliente o médico-paciente allí. Algunas personas que viajan por negocios tienen información comercial muy sensible, información secreta".

El problema es que en las aduanas estadounidenses "se ha estado aplicando una autoridad muy severa para investigar a los visitantes a los Estados Unidos", y desde la ACLU esperan que el CBP (Customs and Borders Protections) "implante políticas que limiten lo que están buscando y que sólo realicen esas búsquedas cuando sea absolutamente necesario por motivos de inmigración y aduanas, en lugar de saltarse los límites constitucionales en cuanto a la autoridad de esas búsquedas y acaben examinando por completo la vida privada de las personas".

Lo preocupante del caso de André es que ocurrió mientras aún estaba en suelo canadiense, lo que ha despertado la preocupación de las organizaciones por los derechos civiles canadienses. estén preocupados y al loro para no apoyar prácticas que impidan que sus ciudadanos viajen a Estados Unidos.

La homofobia también hce acto de presencia en el caso de André. Así, Jon Davidson, el director legal de la organización LGTB Lambda Legal, dice que el caso es totalmente indignante y que André debería formalizar una queja. Además "los agentes necesitan formación cultural para no confundir una vida sexual normal con la prostitución".

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados