Un pez gato caído del cielo golpea en la cara a una deportista que iba por la calle

Un pez gato caído del cielo golpea en la cara a una deportista que iba por la calle

El pez, de 40 centímetros y más de 2 kilos, le propinó un fuerte golpe en la cara a una joven un tanto hipocondríaca que acudió al médico alarmada con más de 38 de fiebre.

Noticias David Carro David Carro 13 Septiembre 2016 13:08

El día comienza con un sol radiante, perfecto para ir dando un agradable paseo por el parque de camino a la clase del gimnasio. Te pones tus mallas, metes la botella en la bolsa y sales a la calle tan feliz que te irías haciendo la coreografía de '500 días juntos'. De repente, oyes un ruido extraño procedente de un árbol. Te giras a ver de qué se trata y BAM, recibes un fuerte y húmedo bofetón en la cara. Sí, te acaba de golpear un pez gato de 40 centímetros y más de 2 kilos recién caído del cielo.

Esto es lo que le ocurrió a Lisa Lobree, una joven de Filadeldia, el pasado 5 de septiembre. "De repente algo me dio una bofetada", narra al medio local Philly, "me quede como, ¿qué? Estaba muy asustada. Me dolía mucho y no sabía qué había pasado". La chica, un tanto hipocondríaca, se puso a gritar nada más recibir el golpe, desconociendo aún qué le había propinado el impacto.

Fue la amiga que caminaba con ella la que comenzó a chillar que un enorme pez se había restregado por su cara. Para culminar la paranoia de Lisa, su cara comenzó a hincharse y sangrar. Al principio pensaba que tenía restos de tripas de pescado en el rostro, pero después resultó ser un corte cerca de un ojo que alguno de los miembros del pez le había hecho.

El pez caído del cielo era un bagre o pez gato (Facebook: Cameron Abrams) "El pez caído del cielo era un bagre o pez gato (Facebook: Cameron Abrams)"

¿Qué hizo Lisa? Correr a casa a darse una ducha de al menos media hora para quitarse de encima el terrible olor a pescado. "Olía fatal. Me daba mucho asco", recuerda, "además, estaba un poco en shock, la verdad". Sin embargo, los efectos del pez volador no acabaron ahí. Por la tarde, la chica comenzó a sentirse mal y vio que tenía más de 38 de fiebre, algo raro en ella. Así que se fue al médico, preocupada de haber contraído una infección.

La doctora me preguntó si el pez había caído de un avión

"La doctora me preguntó si el pez había caído de un avión", y, admítelo, a ti también se te ha pasado por la cabeza. ¿Qué hacía un pez gato cayendo del cielo? ¿Cómo fue posible? La explicación es más sencilla de lo que parece: algunos testigos afirmaron haber visto un ave de gran tamaño, como un águila o un halcón, volando por el parque en el momento en el que el pez golpeó a Lisa. El animal se podría haber posado en el árbol y haber dejado caer a una presa recién cazada, provocando que Lisa nunca llegase a pisar el gimnasio ese día.

Teniendo en cuenta que el árbol mide unos 15 metros, el golpe de un pez desde semejante altura debió ser considerable. Y, más allá del dolor físico, la pobre Lisa se llevó tal susto que el médico apuntó a este como el origen de la fiebre. Pero bueno, ahora la chica tiene una buena anécdota para contar, algo que está ocurriendo en los últimos días cada vez que la gente ve el corte de debajo del ojo.

"Es la primera vez que un pez gato me da en la cara", dice Lisa, a la que de pequeña le encantaba ir a pescar. Usando una caña y un anzuelo, claro. No su cara.

Comentarios