Tranquilos: Donald Trump podría no ser elegido candidato republicano

Tranquilos: Donald Trump podría no ser elegido candidato republicano

Queda un pequeño resquicio de esperanza. Aunque Trump es el único candidato republicano que no ha abandonado la campaña, no significa que sea ratificado como candidato de su partido en la convención republicana de julio.

Política Manu Barrena Manu Barrena 09 Mayo 2016 11:07

2016. Donald Trump es elegido candidato a la presidencia de Estados Unidos por el partido republicano tras la marcha de Ted Cruz y John Kasich. Columnas de ceniza y humo se alzan. Volcanes milenarios dormidos empiezan a despertar. Tsunamis comienzan a azotar las costas de todo el mundo. La radiación solar alcanza sus cotas máximas históricas y el Anticristo se levanta desde el averno.

Todo esto suena muy mal pero aún hay esperanza. Y es que no, Donald Trump puede no salir elegido como candidato republicano después de todo. El sistema político electoral estadounidense no funciona igual que el español sino que es más complejo (si el de España ya es difícil de entender, no os imagináis el de Estados Unidos). Antes de empezar a analizar las probabilidades de Trump, hagamos un pequeño resumen. Tras su presentación como candidato republicano en junio de 2015, Trump ha ido ganando delegados y alcanzando puestos nunca vistos antes en unas elecciones norteamericanas. El pasado 4 de mayo, tras las votaciones de Indiana, los candidatos republicanos y rivales más directos de Trump, Ted Cruz y John Kasich, abandonaban su campaña. Vamos, tiraban la toalla. ¿Y ahora qué?

1 Trump no tiene rivales. ¿Es ya el candidato republicano?

Cruz y Raya. Perdón, Cruz y Trump "Cruz y Raya. Perdón, Cruz y Trump"

Al contrario de lo que podría ser lógico, no. Por suerte, Trump no ha sido como el único candidato republicano. De hecho, aunque Cruz y Kasich hayan abandonado, no significa que no sean rivales. En algunos estados siguen siendo candidatos totalmente elegibles por lo que, por ejemplo, Cruz podría ganar aún incluso las elecciones en California por extraño que parezca.

La clave está en el lenguaje usado en su "mensaje de despedida". Tanto Cruz como Kasich (y Marco Rubio, el cuarto candidato en discordia) suspendieron su campaña y no abandonaron como tal por lo que aún siguen en el juego y los delegados que ganaron en cada uno de los estados pueden votar por estos en la convención republicana de julio en la que el candidato oficial será elegido. Así lo pidió Rubio en su nota de prensa. Este movimiento es totalmente legal según las normas del Partido Republicano aunque dependiendo del estado. Es decir, resumido en pocas líneas, cuando un candidato se retira, su nombre no suele borrarse de la campaña.

2 Trump es el favorito. ¿Ganará las elecciones republicanas?

Los 4 Fantásticos "Los 4 Fantásticos"

Sí, es lo más probable, pero hay que matizar algunos detalles. En estas pequeñas elecciones estatales que estamos viviendo, se eligen los delegados de cada candidato presidencial. Dependiendo del partido y del estado, se obtienen más o menos delegados. Si un candidato quiere ganar la nominación tiene que alcanzar un determinado número de delegados a lo largo de todo el país. Actualmente Donald Trump tiene 1020 delegados de los 1237 necesarios para conseguir ser "investido" por lo que sí, lo más seguro es que gane la nominación. En las próximas semanas se pondrán en juego 445 delegados que irán a uno u otro candidato.

¿Dónde está el problema? El problema para él llega el 21 de julio, cuando tenga lugar la convención republicana en Cleveland donde saldrá elegido el candidato a la Casa Blanca. Las encuestas pronostican que Trump llegará aquí como único nominado del partido por lo que simplemente tendrá que ser "ratificado". Hay un pequeño 'pero' y es que Trump ni siquiera es querido por el partido que representa donde sus ideas y declaraciones son muy poco compartidas. No solo sus compañeros de campaña como Cruz y Raya Kasich han echado pestes sobre él sino que incluso republicanos de renombre como Bob Dole o ambos Bush (padre e hijo) han afirmado públicamente que no van a apoyarle en la convención. Es decir, gente con poder y muchos contactos entre sus filas.

3 ¿Cómo funciona la convención republicana?

Para entender como funciona esta convención hace falta armarse de un poco de paciencia. Para explicarlo en pocas líneas y de forma sencilla, la convención está formada por delegados. Muchos delegados. Miles. O sea, todos los elegidos en las elecciones estatales que están teniendo lugar. Este enorme grupo de delegados (la mayoría de ellos activistas) eligen las reglas, al moderador y al secretario de la convención entre otros. Es decir, eligen a gente con poder quienes deciden, por ejemplo, si se reconoce o no a otro candidato que haya abandonado anteriormente y no haya salido nominado por no alcanzar los 1237 delegados (¡Hola, Ted Cruz!).

La Convención Republicana, el Eurovisión de la política estadounidense "La Convención Republicana, el Eurovisión de la política estadounidense"

Por si esto fuera poco, y según afirman varios diarios estadounidenses, mientras que en algunos estados Trump ha ganado a pesar de no conseguir delegados que le apoyen, Cruz sí los ha conseguido aunque haya sido derrotado. Además, se estima que alrededor del 40% de los delegados conseguidos por Trump ni siquiera están a su favor. Es decir, que el meollo de las elecciones republicanas tiene lugar en la decisión que hagan estos delegados y su moderador y no en las urnas (que sirven prácticamente como orientación).

En resumen, unos delegados que ni siquiera apoyan a Trump eligirán a la persona que decide si les permiten votar a otro candidato. Todo depende de si el secretario y el moderador de la convención reconocen a Trump o no como candidato republicano. Algo lejanamente similar pero igual de probable ocurrió en 1952, cuando Eisenhower quedó segundo en la campaña electoral pero en la convención fue elegido por una aplastante mayoría.

Todas las miradas estarán puestas en Cleveland el próximo mes de julio del que saldrá el candidato republicano. Aunque Donald Trump tiene muchas posibilidades, no es 100% seguro que vaya a ser el rival de la, más que probable, Hillary Clinton en noviembre. Y todas las encuestas indican que ella será la probable vencedora del duelo.

Comentarios