Auronplay y Wismichu dan su versión sobre la polémica de la leña

Auronplay y Wismichu dan su versión sobre la polémica de la leña

Un empresario cordobés denunció recientemente en un programa de televisión andaluz el calvario que estaba atravesando, del cual responsabiliza a dos de los youtubers más famosos de nuestro país.

Tecnología Maribel Baena Maribel Baena 05 Septiembre 2016 12:30

Auronplay y Wismichu son dos de los youtubers con más seguidores en nuestro país. Han sido criticados en multitud de ocasiones debido al humor tan peculiar que tienen, sobre todo el primero. Auron se hizo famoso por subir vídeos en los que 'ridiculizaba' y criticaba a otros usuarios de YouTube, y llegó a tener problemas con ellos, que se enfrentaron a la forma que tenía de ganar visitas. No obstante, sus seguidores defienden que no es más que humor y que no hace más que dar su opinión.

Seguro que estos días habrás escuchado la polémica de la leña en la que se han visto envueltos ambos youtubers. Resumiendo, todo empezó como una simple broma. Auron y Wismichu localizaron el teléfono de una empresa que vendía leña e hicieron un vídeo en el que este último, tras haber tomado helio, explicaba para qué quería la leña: "Tengo trece años y quiero comprar leña para hacer una cosa un tanto especial: prenderle fuego al colegio". A raíz de eso, un empresario cordobés declaró en Canal Sur que había sido él el objetivo de la broma y que, desde ese momento, había sido acosado por multitud de llamadas del mismo estilo, haciéndole, incluso, perder posibles clientes.

La queja del empresario trascendió a muchos medios y llegó incluso a Wismichu y a Auron, quienes, tras recibir muchas críticas, han decidido responder. Ambos han subido vídeos en sus respectivos canales, mostrándose indignados por lo que ellos consideran una mentira de los medios de comunicación. Y es que aseguran que primero, pidieron permiso a las personas a las que le hicieron la broma y estas consintieron; y segundo, que la broma no fue realizada a ningún empresario andaluz, sino a un empresario del norte. Si veis la broma en sí podéis comprobar que, efectivamente, el acento no se corresponde con un cordobés. 

En el último vídeo, de Wismichu, el youtuber critica abiertamente a la televisión, especialmente a la televisión andaluza. Según él, todo esto no ha sido más que un montaje de la cadena para ganar audiencia a costa de su fama y de la de AuronPlay. Con ese humor tan característico suyo hace incluso una parodia de lo que él imagina que pudiera haber sido el momento de decidir que eso era noticia en la redacción de la cadena.

Por su parte, el vídeo de Auron señala otro tanto de lo mismo. Con un "creo que llevo mucho tiempo callado" ha comenzado su último vídeo; también aseverando que su canal no es un canal que "viva de polémicas".

Los dos youtubers se muestran certeros en que, además, no pueden controlar lo que deciden hacer las personas que ven sus vídeos. Además, creen que todo esto es una farsa organizada por 'Andalucía Directo' en colaboración con el empresario cordobés. Y con estas palabras lo expresa AuronPlay:

Emisoras de radio hacen a diario bromas mucho más bestias y no tiene ningún tipo de polémica, pero claro, somos youtubers, a la televisión le encanta tocarnos los huevos, ¿por qué? Porque tenemos más audiencia que ellos y eso les hace pupa en el corazón

A estos comunicados de Auron y Wismichu ha contestado el reportero de 'Andalucía Directo'. Rafa Rodrigo, que así se llama, ha señalado que "Ni 'Andalucía Directo' ni yo hemos manipulado nada de lo que se ve en el directo. Nosotros fuimos testigos de cómo su teléfono sonaba cada dos minutos sin cesar con la misma broma".

Sea como sea, lo que evidencia esta polémica es la acritud que todavía tienen que sufrir los youtubers. Muchos aseguran que se debe a la barrera generacional que existe entre estos nuevos creadores de contenido y la gente más adulta, que no entiende un humor más dirigido a adolescentes. Otros, por su parte, creen que los youtubers deberían tomar conciencia del enorme poder que ejercen sobre muchos jóvenes. Y tú, ¿qué opinas?

Comentarios