Hay más tongo en las dos últimas jornadas de Liga que en las puntuaciones de Eurovisión

Hay más tongo en las dos últimas jornadas de Liga que en las puntuaciones de Eurovisión

Si la 'caída de Barei' cosechaba legiones de haters y sorprendidos fans, la 'actuación' de ayer del Villareal se ha ganado a pulso el odio de muchos de los equipos de primera, pero sobretodo de los que, con su ayuda, ya están en segunda.

Vida Ana Roca Montesa Ana Roca Montesa 17 Mayo 2016 09:32

Dos escenarios distintos, millones de seguidores de una y otra pasión. Este fin de semana hemos tenido las emociones a flor de piel, tanto los forofos eurovisivos -que contaban, un año más, con una posición de España algo más elevada- como los futboleros acérrimos que han estado pendientes (ya desde la jornada anterior) de todos y cada uno de los partidos disputados. Porque este fin de semana, los puntos hablarían por sí solos. Pero para decepción de unos y otros, los resultados no han sido los esperados. Y ahora ya sólo queda preguntarse cuándo tendrá Eurovisión un sistema de votación que no perjudique a España, y cuándo dejaremos de ver en el fútbol esas muestras de algo que muy poquito tiene que ver con el juego limpio y la profesionalidad.

Barei representando 'la superación de los problemas' "Barei representando 'la superación de los problemas'"

La bajada de brazos del Villareal

Si Barei tenía que enfrentarse a 25 duros contrincantes y hacer la guerra por su cuenta, la batalla que se vivió este fin de semana en los campos de fútbol de toda nuestra geografía tuvo más de alianzas, pactos y favores que la mismísima 'Juego de Tronos', en un terreno de juego que fue, para un muy odiado Villareal, más bien una tardecita de sol y césped que el último y decisivo encuentro de la Liga.

Y es que está claro que el trabajo ya tenía que estar hecho. De los 20 equipos que campan por la tabla de la primera división, solo tres son los que descienden a una segunda de la que a veces es complicado salir. Y con 37 jornadas ya disputadas, tendría que ser delito jugárselo todo a una sola carta, y dependiendo además del resultado de los demás partidos. Cuatro eran los equipos que nunca habían descendido a segunda -Madrid, Barcelona, Getafe y Athletic de Bilbao- y ayer, tras los goles del Sporting y la nefasta actitud del Villareal (que no le habría metido un gol ni al arcoíris) se quedaron en solo 3, ya que el Getafe, tras disfrutar de 12 temporadas en primera y dependiendo solo de sí mismo para salvarse, finalmente descendía a Segunda y arrastraba consigo a otro de los equipos madrileños: el Rayo Vallecano.

En 38 jornadas uno termina donde se merece

Razón no le falta a Marcelino García Toral, técnico del Villareal, que se ha convertido en el centro de una de las polémicas que han surgido alrededor de los últimos encuentros de esta Liga. Si bien cada uno tiene derecho a sentir unos colores, lo que no debería estar permitido es lo que sucedió ayer en El Molinón. El Sporting salió a hacer su trabajo y a luchar por alejarse de un descenso que venía pisándole los talones. Lo que no se puede -o no se debería- tolerar, es que el conjunto Sportinguista contara además con la inestimable ayuda de todos los jugadores del Villareal, pero sobretodo de su entrenador, que dio tres días de descanso a sus jugadores antes del partido, y además saltó al campo con una alineación más que sospechosa. El único que intentó algo de verdad -fuera del mal interpretado paripé que montaron los submarinistas amarillos- fue Léo Baptistão, ex jugador del Rayo y al que sentaron en el banquillo antes de que se le ocurriera la absurda idea de marcar un gol.

Maercelino: 'Quiero que el Sporting se quede en primera' "Maercelino: 'Quiero que el Sporting se quede en primera'"

Los "maletines" del Rayo

Y de submarinos va la cosa, como dicen los rayistas "no temas nunca un naufragio inesperado, de un barco hundido se saca un submarino, porque nosotros-vosotros sois el RAYO". Mucha emoción la que se vivió el fin de semana en el estadio de Vallecas, con una entregada afición que a golpe de cánticos y derramando lágrimas de tristeza y de impotencia, prometían seguir a su equipo allá donde éste vaya.

Si quererte es un pecado, el infierno es nuestro "Si quererte es un pecado, el infierno es nuestro"

Sin embargo, los acontecimientos de la jornada anterior empañaron un descenso ya de por sí doloroso. Saltaron todas las alarmas ante la investigación que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) está llevando a cabo alrededor del equipo vallecano debido al supuesto amaño que tuvo lugar en el encuentro con la Real Sociedad.

El club, el equipo técnico y la plantilla franjiroja al completo han salido al paso de estas acusaciones, en defensa del honor de un equipo que hace sólo un par de años se quedó fuera de la UEFA por cuestiones de presupuesto, pero que este año no ha podido escapar del descenso. Es precisamente este descenso lo que se jugaban contra la Real el pasado fin de semana, y ayer contra un Levante que ya nada tenía que hacer en Primera, y por lo que no se entiende este supuesto amaño del partido. Una bajada importante en la cotización del triunfo de la Real Sociedad en las casas de apuestas fue lo que motivó el inicio de esta investigación por parte de la LFP. La afición se encuentra dividida, ya no sólo por el Rayo que les atraviesa el corazón, sino por la sospecha de que el equipo por el que descenderían a los infiernos, haya vendido su alma al dinero.

El Rayo, dolido tras un descenso más que cuestionado "El Rayo, dolido tras un descenso más que cuestionado"

El Sevilla, sobornado por los "mafiosos" del Granada

Y la guinda del pastel de este final de Liga tan cuestionado se la lleva el Sevilla, que excusándose en las dos finales que aún le quedan por disputar (próximo miércoles contra el Liverpool por la UEFA Champions League, y el domingo contra un Barça que va a por todas en la final de la Copa del Rey), se relajó ante un Granada que vio el cielo abierto, porque Sevilla tiene un color especial, sobretodo visto desde el Sánchez-Pizjuán.

El Sánchez-Pizjuán, aliado del Granada en la jornada 37 "El Sánchez-Pizjuán, aliado del Granada en la jornada 37"

El caso es que el club de los nazaríes, acusados en más de una ocasión de ser la réplica futbolera de Don Corleone, goleó a un Sevilla que, con la vista puesta en partidos más importantes, podría haberse dejado seducir por las malas artes del conjunto rojiblanco horizontal. El resultado (un más que sospechoso 1-4) comprometió la permanencia en Primera División del resto de equipos situados por debajo del Granada en la tabla, y acabando, como vimos y sufrimos ayer, con el descenso del Getafe, el Rayo Vallecano y el Levante; y con un Granada y un Sporting salvados por los pelos, y gracias a la ayuda más o menos lícita (allá cada cual con su conciencia) de otros equipos que ya no se jugaban nada, a excepción del buen nombre del club y la integridad de sus jugadores.

Lágrimas de desesperación ante un demasiado sufrido descenso "Lágrimas de desesperación ante un demasiado sufrido descenso"

Mal sabor de boca para muchos en el final de una Liga cuestionable y cuestionada, en la que casi hemos olvidado que el Barça se ha proclamado campeón. Pero la desilusión ha teñido de lágrimas un fin de semana en el que Barei quedaba estancada en el puesto 22, y en el que el fútbol ha perdido un poco su esencia. Porque cuando el dinero entra en el terreno de juego, se mancha todo: el balón, las ganas, y el apoyo de la afición.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados