Buscar
Usuario

Noticias

Su seguro se niega a darle quimioterapia y le ofrece pastillas para el suicidio asistido

Una estadounidense se encuentra con la negativa de su compañía de seguros a subvencionarle el tratamiento de quimioterapia que necesita, por estar diagnosticada de una enfermedad terminal.

Stephanie Packer, de 33 años, fue diagnosticada de una enfermedad terminal hace tres años. La respuesta de su seguro fue negarle la quimioterapia, ya que no había posibilidad de sanación, y en su lugar le ofreció pastillas para el suicidio asistido, a pesar de que ella quiere continuar con vida. 

Stephanie sufre esclerodermia, una enfermedad autoinmune para la que no existe cura. Esta dolencia afecta de una forma muy agresiva a sus pulmones, por lo que los médicos le pronosticaron, en 2012, tres años de vida

La mujer, casada y madre de cuatro hijos de entre siete y trece años, se aferra a la vida y asegura que quiere vivir hasta su último aliento junto a su familia, compartiendo sus momentos. A pesar de que le dieron una esperanza de tan solo tres años, lleva cuatro luchando contra su enfermedad y ha decidido contar su hisoria como respuesta a la negativa de la compañía de seguros a salvar su vida. 

En una entrevista para el diario New York Post declaró que quiere que sus hijos "vean que la muerte es parte de la vida" y aseguró que no se rendirá a pesar de los pocos apoyos que se está encontrando

Stephanie denuncia que EE.UU se ha convertido en un ambiente pro-muerte "Stephanie denuncia que EE.UU se ha convertido en un ambiente pro-muerte"

Después de que Brittanny Maynard se convirtiera hace dos años en la cara del movimiento del derecho a morir en Estados Unidos, Stephanie observa como la tónica ha cambiado drásticamente y se ha convertido en un panormada pro-muerte. En junio, su estado natal de California promulgó la ley que permite el suicidio asistido por un médico, y ahora parece que es la opción más fácil para las compañías de seguros.

Packer cuenta con una página web, El viaje de Stephanie, donde narra su historia y afirma que si todo el mundo tuviese un médico preocupándose de él "a nadie se le ocurriría poner fin a su vida". Además, explica que "están muy cansados y no tienen la fuerza necesaria para hacer frente a la lucha. En su lugar van a tomar la opción del suicidio asistido porque es más fácil". 

Artículos recomendados

Comentarios