Holanda estudia ampliar el derecho de eutanasia a personas no enfermas pero sin ganas de vivir

Holanda estudia ampliar el derecho de eutanasia a personas no enfermas pero sin ganas de vivir

La muerte asistida ya es legal desde 2002, pero dos ministros han propuesto ampliar los casos al considerar que los actuales son insuficientes.

Vida Víctor Mopez Víctor Mopez 14 Octubre 2016 12:40

Hablar de eutanasia siempre es sinónimo de polémica y juicios de valor. Un tema tan delicado como la muerte es complicado de digerir para las personas, por lo que son pocos los países que se atreven a legislar en esta materia. Elegir una muerte digna no es un derecho en España, país con una gran tradicion católica en el que la Iglesia aun tiene un gran peso. Otras zonas de Europa van un paso por delante y la regulan  y, en esta línea, Holanda ha vuelto a abrir el debate con una propuesta nunca vista.

El Gobierno holandés ha propuesta en el Parlamanto una ley que otorgaría el derecho a la eutanasia a personas que, aunque sanas, sienten que "ya no tienen más perspectivas en la vida", por lo que "han generado un deseo de morir persistente y activo". Han sido la ministra de sanidad neerlandesa, Edith Schippers, y el ministro de justicia, Ard van der Steur, quienes han lanzado la propuesta a la Cámara baja pidiendo que se amplien los supuestos que recoge la ley de muerte asistida abriendo así la polémica. 

Cabe señalar que en Holanda la eutanasia está despenalizada desde 2002 aunque a partir de unos supuestos que comprendían un estado de enfermedad terminal o que no permita una vida digna. Actualmente, un paciente debe cumplir ciertos requisitos para solicitar la eutanasia, entre los que se encuentra el que al menos dos médicos confirmen que el enfermo padece de un sufrimiento inaguantable y sin perspectivas de mejora. 

Un comité de especialista lo considera "no deseable"

La eutanasia está regulada en Holanda desde 2002 "La eutanasia está regulada en Holanda desde 2002"

Fue en 2014 cuando el Gobierno de coalición holandés solicitó un informe a un comité de especialistas para valorar la viabilidad legal del proyecto y analizar los dilemas sociales que podrian surgir en el caso de ampliar el derecho a la eutanasia a personas que simplemente consideren que "su vida está completa".

Dos años de investigación concluyeron posicionándose en contra de la propuesta al determinar que "no es deseable" ampliar las posibilidades legales de la eutanasia considerando que el marco legal actual es suficiente. Sin embargo, los ministros han rechazado la resolución al concluir que la ley actual se queda corta.

Según el Gobierno, hay gente que desea ponerle fin a su vida por padecer un "sufrimiento inaguantable" sin necesidad de venir avalada por una base médica. Como ejemplo, señalan a ancianos que han perdido a seres queridos dando como resultado "fatiga y apatía" al haber completado ya su ciclo vital. "Hay gente para la que cada día que pasa es uno más en espera de la muerte. Estas personas preguntan cómo pueden poner fin a su vida de una manera digna", explican los ministros.

Su aprobación, en manos del próximo ejecutivo

Hay gente para la que cada día que pasa es uno más en espera de la muerte "Hay gente para la que cada día que pasa es uno más en espera de la muerte"

La nueva ley sería, pues, aplicable solo a personas mayores, aunque los ministros no han detallado la edad mínima que habría que tener para poder solicitar la eutanasia. Esta nueva ley también supondría la creación de una nueva profesión: el "orientador" social con experiencia en el campo de la medicina. Este se encargaría de entrevistar al demandante y confirmar si su sufrimiento verdaderamente es inaguantable.

 Sería necesario que el paciente pusiera por escrito su deseo de morir. Pero la aplicación de la eutanasia no sería inmediata, habría de pasar un tiempo no determinado por el escrito presentado por los ministros que sí especifican que sería necesaria la supervición de un segundo experto. Si el demandante recibiera la aprobación, obtendría una receta de la medicina que pondría fin a su vida pudiéndola obtener en las farmacias. 

No será hasta el próximo año, en el 2017, cuando la propuesta sea analizada por el Parlamento. Teniendo en cuenta que el próximo marzo se celebran elecciones en Holanda, será el nuevo Ejecutivo el que decida aprobar o rechazar la propuesta.

Comentarios