Buscar
Usuario

Política

Rusia anuncia una tibia investigación sobre la persecución gay en Chechenia tras recibir presiones de Alemania

La responsable de Derechos Humanos ha creado un grupo de trabajo encargado de comprobar la existencia de los abusos contra la comunidad gay.

La persecución contra la comunidad LGTBI en Chechenia no cesa. Recientemente, varias organizaciones han denunciado el asesinato de un adolescente de 17 años, después de que su propio tío lo arrojase desde un noveno piso por el simple hecho de ser gay.

Mientras la Comunidad Internacional muestra una tibia respuesta en condena de este sucedo (el Gobierno de España aún no se ha movilizado, ni se le espera), la última en pronunciarse ha sido la presidenta alemana, Angela Merkel, que también realizó una condena que no fue especialmente bronca: "Hemos recibido informes negativos sobre la forma en que se trata a los homosexuales en Chechenia particularmente, y le he pedido al presidente Putin que use su influencia para ayudar a las personas gays de la región".

La respuesta no ha sido todo lo contundente que a priori se podría pensar, pero lo cierto es que el aumento de críticas y noticias a nivel internacional, han terminado porque el presidente ruso tome (o finja tomar) cartas en el asunto.

Vladimir Putin, al parecer, se muestra ahora partidario de realizar una investigación sobre todo lo que sucede en Chechenia, o al menos así lo ha hecho saber. Resulta, cuanto menos, llamativo el cambio de postura, puesto que previamente había descartado completamente investigar estos hechos y porque varios activistas han sido detenidos en Moscú, precisamente, por denunciar esta situación en las calles de la capital.

Al parecer, la defensora del pueblo en cuestión de Derechos Humanos, Tatyana Moskalkova, ha solicitado permiso formal al presidente Putin para formar un grupo de investigación que se encargue de comprobar si en Chechenia se respetan los derechos de la comunidad gay. Llama la atención que sea el Ejecutivo de Putin el que ordene comprobar si en Chechenia se cumple con estos derechos cuando, precisamente, su gobierno siempre ha ido en detrimento de las personas gays, por lo que más de una persona ha dudado si este gesto es en realidad un lavado de cara a la hora de establecer alianzas y negocios a nivel internacional; más que un gesto a favor del respeto a los Derechos Humanos.

 La defensora del pueblo en cuestión de Derechos Humanos, Tatyana Moskalkova " La defensora del pueblo en cuestión de Derechos Humanos, Tatyana Moskalkova"

Putin ya ha accedido a crear el grupo de investigación, aunque su portavoz había asegurado en las semanas previas que no veía motivos para dudar del presidente checheno cuando negaba las acusaciones de persecución gay. Sin embargo, los relatos de las víctimas, sin conocerse entre ellas, coinciden bastante. Y la respuesta de Ramzán Kadýrov, negando la existencia propia de los homosexuales y afirmando que sus propias familias deberían de encargarse de exterminarlos, pone bastante en duda la anterior posición del Kremlin. Sin embargo, al menos de cara al exterior, parece que ha terminado rectificando.

Sin embargo, la propia propulsora de esta iniciativa, Tatyana Moskalkova, está en el punto de mira de los grupos de activistas LGTBI por su cercanía a Putin y su formación, Rusia Unida; así como por su trabajo previo en el Ministerio del Interior. Además, parece que Moskalkova no cuenta con ningún tipo de experiencia en estos asuntos, por lo que su labor puede ser puesta completamente en entredicho.

Además, Putin no tiene ningún interés en poner en peligro la figura de Ramzán Kadýrov, a quien deja vía libre en la república caucásica por su capacidad de frenar todas las aspiraciones secesionistas de la región. El "hombre fuerte" de Putin en el Cáucaso, como le han considerado algunos medios, viaja con frecuencia a Moscú y mantiene encuentros frecuentes con el presidente ruso, por lo que parece poco probable que el Kremlin tenga la intención de iniciar una verdadera investigación que pueda poner en peligro la supervivencia de un aliado en una zona conflictiva.

Kadýrov quiere venganza contra los periodistas que denunciaron los hechos

El presidente checheno, Ramzam Kadýrov "El presidente checheno, Ramzam Kadýrov"

Al parecer, los periodistas del Nóvaya Gazeta, el medio que denunció las torturas contra homosexuales en su portada, han recibido serias amenazas de muerte por su publicación.

El director del diario, Dmitri Muratov, se ha llegado a poner en contacto directo con el Kremlin para exigir protección ante un muy probable ataque contra su redacción.

Al parecer, en la mezquita de Grozni (capital chechena), Kadýrov había congregado a 15.000 personas para realizar el rezo y soltar unas palabras. Allí, aseguró que el diario se estaba inventado las informaciones y que los que trabajaban en el diario era "enemigos de nuestra fe" y de "nuestra patria".

Por su parte, el muftí de la zona, un consultor jurídico habitual en el mundo musulmán cuyas decisiones públicas se suelen considerar como leyes, se refirió a los periodistas del diario de la siguiente manera: "Yo no quiero llamar personas a esa gente. Esos seres responderán de acuerdo a la ley. En cuanto al castigo, el castigo de Alá les alcanzará irremediablemente".

Los responsables del diario recuerdan que la periodista Anna Politkóvskaya, que trabajaba en el diario, se mostró especialmente crítica con Rusia durante el conflicto de Chechenia, y que ello le costó la vida. Por eso, el diario que ellos representan no es enemigo de la república caucásica.

Sin embargo, las informaciones ya han supuesto que algunos periodistas, como Elena Milashina (que pubicó las primeras informaciones sobre todo lo que sucedía), se hayan tenido que refugiar en lugares secretos y seguros donde no puedan ser localizados. "En la mezquita grande de Grozni, 15.000 personas se reunieron y declararon una yihad contra nosotros... no solo contra mí personalmente, sino contra todos los periodistas de Novaya Gazeta", denunció en una entrevista con la BBC.

Testimonios

Las víctimas de la barbarie que vive la comunidad LGTBI en Chechenia han relatado en varios medios las duras condiciones a las que son sometidos por su simple orientación sexual.

Adam, por ejemplo, ha relatado al diario The Guardian cómo sus captores le electrocutaban varias veces al día. Si no chillaba, llegaban más carceleros para apalearle con bastones de madera o barras de hierro. El objetivo completo era reducirle y humillarle públicamente, aunque había más: "A veces intentaban obtener información; otras, simplemente se divertían".

Vladimir Putin, junto al presidente checheno, Ramzam Kadýrov, en una fotografía de archivo "Vladimir Putin, junto al presidente checheno, Ramzam Kadýrov, en una fotografía de archivo"

Muchas de las personas han sido devueltas a su familia. Lo que parece una buena noticia, en realidad se torna en completa tragedia: al parecer, los parientes consideran la homosexualidad un "crimen de honor", por lo que buscan recibir a sus propios familiares para encargarse de asesinarlos con sus propias manos.

Mientras tanto, parece que la situación no va a cambiar para la comunidad LGTBI de Chechenia, por lo menos, en los próximos meses. Mientras tanto, falta una respuesta contundente de la Comundidad Internacional para poner fin a un asesinato organizado y perpetrado desde las propias instituciones.

Artículos recomendados

Comentarios