Los peligros de la moda de hacerse baños de vapor vaginales para limpiar el útero

Los peligros de la moda de hacerse baños de vapor vaginales para limpiar el útero

Recomendado por celebrities como Gwyneth Paltrow, los especialistas en el tema advierten que son potencialmente dañinos.

Las modas van y vienen, algunas para quedarse y otras para no dejar indiferente a nadie. En esta ocasión las recomendaciones de los baños de vapor vaginal por parte de Gwyneth Paltrow y Chrissy Teigen ha causado furorPreparados con agua hervida y una mezcla de hierbas con supuestas propiedades curativas y desintoxicantes, aseguran que limpian de forma completa el útero, equilibran las hormonas y liberan de todo tipo de infecciones.

Sin embargo, lo cierto es que todos estos hipotéticos beneficios son de todo menos beneficiosos. Por un lado, las mujeres que utilizan el baño de vapor vaginal aumentan las probabilidades de desarrollar infecciones bacterianas, ya que esta técnica altera el ecosistema vaginal, donde viven nuestras bacterias buenas. Por otro lado, si estas embarazada este tipo de tratamientos están completamente desaconsejados. Los baños de vapor vaginal aumentan el riesgo de tener un parto prematuro.

Quemaduras de segundo grado por esta "técnica"

Asimismo, los ginecólogos advierten que esta costumbre puede provocar quemaduras de segundo grado, ya que al no haber presión, es imposible que el vapor llegue hasta lo más profundo de la vulva y al concentrarse en la zona exterior de la vagina, el calor puede generar irritación e incluso quemaduras.  

Esta nueva y extraña tendencia se empezó a popularizar en la zona de California. Fue el LA Times de Los Ángeles el primero en reportar esta moda en el año 2010. La alerta actual se ha producido por el caso de una mujer canadiense de 62 años que se quemó intentando practicarse uno, y que se publica en la revista especializada Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada.

La mujer sufría de prolapso vaginal, que es el descenso de la vagina o del manguito vaginal, y creía que un tratamiento con baños de vapor podría conseguir que no tuviera que operarse. La canadiense se hizo sus propios vapores vaginales en casa por recomendación de un médico tradicional chino. En el segundo día tratamiento por su cuenta sentía tanto dolor que tuvo que ir a urgencias. Sus quemaduras no eran muy graves y aunque aun si el tratamiento de vapor hubiera sido bien administrado no habría causado ningún tipo de quemadura a la mujer, hay que tener en cuenta que este tratamiento no habría ayudado a mejorar su salud. 

La doctora Robert, que trabaja en medicina pélvica y cirugía reconstructiva en Calgary, Canadá, dice que este tipo de terapias no convencionales se popularizan a través de canales como internet y el boca oreja. "Los proveedores de servicios de salud tienen que ser conscientes de las terapias alternativas para poder ayudar a las mujeres a tomar decisiones informadas y evitar los potenciales daños", asegura.

Existe el flujo vaginal como limpiador

Conviene recordar que si todo funciona bien en tu organismo, la vagina ya tiene un método de limpieza ideal: el flujo vaginal. Y a no ser que cambie de color o huela raro, él solito es su mejor aliado para la limpieza. Por tanto, no hay que romperse la cabeza y querer que la vagina huela a frutos del bosque. Primero, la salud, que el útero no está sucio.

Comentarios