Buscar
Usuario

Música

Mahmood: "No puedo controlar el éxito, pero sí mi arte y quiero que sea perfecto"

El milanés, segundo clasificado en Eurovisión 2019, regresa a la escena musical con 'Inuyasha' tras un coitus interruptus propiciado por la pandemia.

Mahmood: "No puedo controlar el éxito, pero sí mi arte y quiero que sea perfecto" Mahmood: "No puedo controlar el éxito, pero sí mi arte y quiero que sea perfecto"

Foto: Mahmood | Universal Music Italy

Transcurren poco más de las 11 de la mañana y Alessandro Mahmoud, más conocido como Mahmood por el gran público, aparece al otro lado de la pantalla de su dispositivo, para entablar una amena y distendida conversación con Los Replicantes, acerca del lanzamiento de su nuevo sencillo, 'Inuyasha'. Han transcurrido poco más de seis meses desde que su último parto musical y es que, tras 'Dorado', quiso tomarse un periodo sabático para terminar de afrontar la pandemia del coronavirus y salir adelante, tiempo que ha aprovechado para seguir sacando el máximo potencial a su faceta como compositor, a medio caballo entre su Italia natal y Madrid.

Se trata de un tema en el que el italiano, subcampeón del Festival de Eurovisión 2019, deja atrás su lado más urbano y descarado y traslada su historia a unos sonidos a los que no nos tenía nada acostumbrados con los que ha querido dar un giro radical a su registro habitual. Compuesto por él mismo junto a Dario Faini, el de Milán vuelve a unir fuerzas en la producción musical con Dardust, padre de 'Soldi', su hit más sonado y que le catapultó a lo más alto en 2019 con más de 150 millones de escuchas en Spotify, así como numerosos galardones, entre los que se encuentran el disco de oro en Noruega, Países Bajos y Francia; doble disco de platino en España y Suiza, duplicando este número en su tierra de origen. Eso sin nombrar su gira por el viejo continente a lo largo de todo el otoño de 2019, su actuación en el Parlamento Europeo, o el premio al Mejor Artista Italiano en los MTV Europe Music Awards (EMA).

El proyecto, que ciertamente destaca por la fusión de elementos empleados en el material promocional, respira una simbología ecléctica que se acerca al anime japonés más guerrero, aunque con el toque artístico más personal que Mahmood haya podido otorgar a cualquiera de sus proyectos anteriores. Un concepto muy bien pensado y trasladado a la realidad con el propósito de reflejar las luces y las sombras del intérprete. Tanto así como el ángel y demonio -en este caso humano-, una dualidad constante con la que tantos pueden sentirse identificados, recuperada a través de un antiguo mito nipón del que podemos dar cuenta en un videoclip compuesto por escenas muy interesantes. Por otro lado, esta balada de amor es también toda una declaración de guerra a las relaciones tóxicas.

En medio de una intensa promoción, y con el Festival de Sanremo al acecho, Mahmood está preparado para seguir ampliando su trayectoria profesional, ya sea haciendo historia en el certamen eurovisivo de nuevo -'como co-autor de 'Chiamami Per Nome', que interpretarán Francesca Michielin y Fedez-, o acercándose mucho más a la industria musical española que tanto admira y pretende conquistar. No resulta extraño, porque si hay algo que los españoles comparten con el pueblo italiano, además de su picardía y desfachatez, es el amor por la música, que en tantas ocasiones se ha traslado a una unión de artistas procedentes de ambos países.

Llegas con nuevo sencillo bajo el bajo después de un tiempo de silencio, ¿cómo te encuentras?

Estoy muy bien, muy feliz, muy contento y entusiasmado con la salida de este tema. Ha sido un trabajo largo, pues he estado cinco meses trabajando junto al equipo en la canción y en el videoclip. Es como si fuera el anticipo de mi próximo disco.

Has trabajado con el director Simone Rovellini, que suele realizar conceptos muy definidos y marcados, donde tú también has tenido mucho que decir en todo el proceso artístico. Vemos a un Mahmood atravesando glaciares, con un outfit muy llamativo, en parte creado por el diseñador Riccardo Tisci y también Burberry. Todos los detalles del conjunto y de la caracterización están muy cuidados, ¿Cómo se ha llevado a cabo?

En el videoclip he querido recuperar la historia de 'Inuyasha', pero sin hacer un cosplay total. Quería ser yo mismo, aunque personificando el mito. Esta canción habla de amor, en la que hago una comparación entre el lado demoníaco de Inuyasha y nuestro comportamiento en las relaciones amorosas. Quería enseñar esa furia al final del vídeo, cuando sale esa esfera mágica. Allí es donde intento controlar esa parte demoníaca que represento. Algunas veces, en anteriores relaciones que he tenido, tuve que intentar tomar el control de esa faceta, sin que la otra persona saliera lastimada. En este anime ocurre lo mismo, pues también es mitad humano y quiere proteger a su compañero de viaje. Ahí está el sentido de la canción, donde intento poner ese lado malo en una esfera y alejarlo de mí para no lastimar a la persona que quiero.

A veces ocurre. Las relaciones son en ocasiones tóxicas y hay que tomar las riendas, es algo muy personal. No obstante, ¿por qué lo has representado bajo el paraguas del anime japonés y por qué ha sido en este momento?

Cuando era pequeño e iba al colegio, teniendo que levantarme pronto al día siguiente, iba a la cocina a última hora para ver anime en el canal MTV. Fue en esa etapa cuando realmente me enamoré de todo ello. Ahora, con Netflix y demás plataformas, he podido visionar de nuevo todas las temporadas de 'Inuyasha'. Soy un fanático de esta representación japonesa del arte, de todo el género. Quería que fuera la primera canción de mi próximo disco, ya que hay una cierta relación entre todas las canciones que formarán parte de él, siendo el anime uno de esos puntos en común.

Quería que ['Inuyasha'] fuera la primera canción de mi próximo disco, ya que hay una cierta relación entre todas las canciones que formarán parte de él, siendo el anime uno de esos puntos en común

Imagino que habrá algunos versos de la letra con los que te identifiques más... ¿cuál es tu parte favorita?

Me gusta mucho la frase de "Perché di sputarsi in faccia in Piazza Duomo non mi va", que significa algo así como "No quiero escupirte en la cara en la Piazza del Duomo [Milán]". Esto dice algo más. Además de la saliva, a veces también escupimos las palabras. En italiano, quiere decir algo así como "sacar todo lo malo de uno en la cara de otra persona".

'Inuyasha' como tal solo va a estar presente en esta canción, pero, ¿puedes darnos algún adelanto de lo que será tu próximo trabajo discográfico?

Todo este sabor japonés, el anime como tal, también lo he plasmado en otro de los temas. No obstante, por ahora es todo un misterio.

Te has vuelto a juntar con Dardust, con quien sacaste adelante 'Soldi', ¿pero qué ha significado para ti ponerte al frente de la composición durante los últimos meses?

Ha sido bastante duro componer. Fue difícil sentirme inspirado estando en casa. Necesito viajar mucho para escribir mis canciones, conocer gente e historias nuevas. El verano pasado, Dardust y yo estuvimos en un estudio en la Toscana, fue cuando escribí 'Inuyasha'. Me sentía más libre así. Tengo incluso la suerte de tener varias de las canciones de mi próximo disco escritas desde hace dos años. Luego vino Sanremo, Tel Aviv con Eurovisión, mi gira europea y todos los lugares que conocí, no tuve mucho tiempo de ponerme a componer. El disco ya está cerrado, la última canción la escribí en Napoles hace un mes y ahora estamos ultimando algunos detalles que faltan por cerrar.

¿Qué Alessandro Mahmoud escucharemos en el próximo disco, en comparación con el que descubrimos en 'Gioventù Bruciata'?

'Gioventù Bruciata', mi primer disco, fue muy instintivo. Este segundo álbum es más complicado, ya que hago muchas comparaciones con mi historia y mi realidad. Habrá un tema predominante. Algunas canciones tienen ese sabor, ese recuerdo a 'Gioventù Bruciata', pero no es tan similar. Todo el disco será diferente. 'Inuyasha' es un pequeño comienzo de cómo estará construido.

Este segundo álbum es más complicado, ya que hago muchas comparaciones con mi historia y mi realidad

Riccardo Tisci, del que hemos hablado antes, es un diseñador muy reconocido en las altas esferas de la alta costura. Ha trabajado con Rosalía o Beyoncé y ahora también contigo. ¿Cómo surgió esta colaboración, junto a la estilista Susanna Ausoni?

Quise trabajar con Riccardo porque amo su estética y su manera de trasladar el arte en moda. Cuando se lo pedí, nos envió un pdf con diseños en los que intentó crear a ese Mahmood que queríamos encontrar para 'Inuyasha', con outfits en color rojo. Cogió mis ideas, creando algo muy moderno y único. La oportunidad me llegó por gracia divina. Incluso cuando se lo pedí creyó que tenía que producir el videoclip completo y no únicamente el vestuario (risas).

¿Qué parte del videoclip es tu favorita? ¿Cómo transcurrió en sí todo el rodaje?

Fue difícil grabar en la montaña, porque hacía mucho frío. La ubicación a la que refiere este conjunto de escenas del videoclip está cerca de un lugar al que mi madre me llevaba cuando era pequeño, en navidad, con mi familia. Está cerca del lago de Montespluga. En todo lo que hago, siempre llevo conmigo mis raíces, también aquí. Quise visitar este lugar por esa razón.

Eres uno de los artistas italianos con más proyección y éxito internacional de los últimos tiempos. Tras Eurovisión, hemos visto una clara evolución de Mahmood con 'Barrio', 'Rapide', 'Dorado' o 'Moonlight Popolare', también premios y grandes números de reproducciones en streaming y ventas discográficas. ¿Qué te sugiere todo esto?

No soy una persona que se fije mucho en los números. No me ataco por ello. A veces puede ser algo guay, pero también pueden hacer que seas negativo si no consigues las cifras que quieres. Cuando uno se acostumbra a llegar a lo más alto tantas veces, cuando eso no ocurre, se convierte en ansia. Por eso, en este periodo también he querido únicamente concentrarme en hacer solo música y arte, sobre todo centrándome en mi trabajo. Los números no podemos controlarlos, vienen después. Mi arte sí puedo controlarlo y quiero que sea perfecto.

No soy una persona que se fije mucho en los números. No me ataco por ello

¿Y tus fans? ¿Cómo sientes su calor en esta época tan complicada?

Leo muchísimos mensajes a través de Instagram. Con el lanzamiento de 'Inuyasha', muchos diseñan el Mahmood personaje y por eso, todos los que encuentro, los comparto. Están muy guay, muy bien hechos. Estoy muy contento del interés de la gente con esta canción, en la que he trabajado al mínimo detalle: desde el vídeo, pasando por la producción musical, la letra... Ahora tengo un relación más directa con mis fans, ya que encerrado en casa, tengo más tiempo para leer lo que me dicen.

Cuando esta época termine, ¿qué te gustaría hacer en nuestro país? Has mejorado tu español muy notablemente y ya tuviste un gran éxito con tu gira 'Europa Good Vibes'...

Los conciertos que hice en Madrid y Barcelona en 2019 son el mejor recuerdo que guardo de España. Fue un sueño increíble ver a todo el público local cantar en italiano, con ese acento español. Fue increíble. Mi mayor sueño sería volver a España y poder cerrar fechas. También en Italia, porque echo mucho de menos el contacto con la gente que escucha y canta mis canciones. Ahí es a donde quiero llegar, no a los números en Spotify, sino a los conciertos y espero que por noviembre/diciembre podamos hacerlo.

De hecho, es cierto, hemos podido ver que ya tienes alguna fecha cerrada a finales de año...

Sí, a partir de noviembre en Italia y después también haremos gira internacional.

¿Cómo preparas entonces tu próxima gira? ¿Qué veremos y cómo crees que serán?

No veo la hora de que llegue ese momento y se pueda escuchar música en vivo. Hemos pasado demasiado tiempo encerrados, viendo la televisión, Netflix, YouTube... La gente necesita escuchar aquello que es real, es indispensable para todos escuchar música, porque es una de las cosas más bellas que existen. Toda esa atmósfera será mágica. Por parte del artista, tiene que estar presente la misma actitud que antes, como cuando todo era normal. La gente necesita también ver que es algo espontáneo. Las medidas de seguridad deben ser respetadas por el público, pero es justo que el artista se entregue al máximo. Cuando lleguen las vacunas, esperemos que todo vuelva a la normalidad.

Y por último, hablemos del Festival de Sanremo, en el que te postulas una vez más como compositor de 'Chiamami Per Nome', que cantarán Francesca Michielin y Fedez. Italia se dispone a buscar a tu sucesor en Eurovisión, ya que Diodato no pudo acudir al festival con 'Fai Rumore'. Tenemos nombres que sugieren mucho, ¿qué te dice la lista de participantes de este año? ¿Cómo ha plasmado Mahmood su estilo y mensaje en esta canción?

Estoy muy feliz de la edición de este año. Hay mucha gente que conozco que participará en el festival. Me parece bien que Sanremo, como algo muy italiano, muy clásico, quiere adaptarse al paso del tiempo y acudiendo a estos jóvenes artistas. Es sinónimo de cambio justo, nada forzado. Siento mucha curiosidad y tengo muchas ganas de escuchar todas las canciones que competirán.

Michielin y Fedez han colaborado juntos en 'Magnifico' y 'Cigno Nero'. dos temas que se han convertido en grandes éxitos en Italia hace años. He querido poner en este nuevo tema una melodía un más moderna, pero el sentido de la historia gira en torno al amor. Fue algo divertido intentar escribir una canción para ambos. Un poco como si fueran el dueto italiano por excelencia. Fue como un juego el poder imaginarme esta evolución de ese dueto que escuchamos hace años, hasta 2021.

Artículos recomendados

Comentarios