La casa donde nació Hitler será demolida

La casa donde nació Hitler será demolida

Esta decisión choca con un proyecto que proponía que el edificio se empleara para debatir sobre los errores del siglo XX y cómo prevenirlos en el futuro.

Política Susana Fernández-Galiano Susana Fernández-Galiano 18 Octubre 2016 16:53

Adolf Hitler nació el 20 de abril de 1889 en un edificio poco reseñable en la localidad austriaca de Braunau am Inn. La casa sigue en pie, pero por poco tiempo, informa El País. Así lo anunció el ministro del Interior austriaco, Wolfgang Sobotka, que aclaró que de este edificio solo quedará el sótano, y que hay un plan para construir otro inmueble sobre él que servirá "para una fundación benéfica o para las autoridades locales".

La casa hacia 1934, con una bandera nazi presidiendo la fachada "La casa hacia 1934, con una bandera nazi presidiendo la fachada"

Hitler solo vivió en esta casa unas semanas, pero esto ha sido suficiente para que el edificio y la localidad en la que está erigido queden ligados para siempre a un pasado oscuro. El politólogo Andreas Maislinger proponía como solución mantener la casa y reutilizarla como lo que él llamaba 'Casa de Responsabilidad', en la que se pudiera debatir sobre el pasado y así evitar cometer errores en el futuro, lo cual ayudaría a borrar el estigma que cae sobre el pueblo. Pero la decisión del gobierno austriaco ha eliminado esta posibilidad.

Es un debate que suele producirse tras momentos oscuros de la Humanidad: si borrar los recuerdos negativos o mantenerlos como recordatorio de las crueldades que se han llegado a cometer. El ministro Sobotka defiende que ya hay "monumentos que recuerdan lo ocurrido, como por ejemplo el campo de concentración de Mauthausen".

Placa delante de la casa. Traducción: 'Por la paz, la libertad y la democracia. Nunca más el fascismo. Millones de muertos nos advierten' "Placa delante de la casa. Traducción: 'Por la paz, la libertad y la democracia. Nunca más el fascismo. Millones de muertos nos advierten'"

Sin embargo, todo apunta a que esta demolición es una posibilidad, pues no está totalmente decidida. Lo que parece claro es que la casa de Hitler se remodelará hasta quedar irreconocible. 

Con esta decisión se termina el debate iniciado hace años sobre qué hacer con este edificio para evitar que se convirtiera en un lugar de peregrinaje para los seguidores del dictador alemán. El pasado mes de abril el Gobierno austriaco pasó a hacerse cargo de la manutención del inmueble, después de haber rechazado propuestas como la del alcalde de la localidad, que propuso sustituir el edificio con viviendas, lo cual fue criticado por la prensa internacional. 

Comentarios