Buscar
Usuario

Vida

Dudas y contradicciones en la historia de Manel, el hombre que despertó tras pasar 35 años en coma

"Me dormí con 22 años y me desperté con 58": Manel despertó en 2014 después de haber pasado 35 años en estado vegatativo.

Dudas y contradicciones en la historia de Manel, el hombre que despertó tras pasar 35 años en coma Dudas y contradicciones en la historia de Manel, el hombre que despertó tras pasar 35 años en coma

Foto: Envato eEements

Manel Monteagudo tenía 22 años cuando trabajaba como marinero en Alemania. El 28 de febrero de 1979, el día que cumplía 23 años, se encontraba en Irak en un mercante alemán que había partido desde Bremen cuando se cayó desde una altura de 6 metros, golpeándose la cabeza y entrando en coma. El accidente le dejaría en estado vegetativo durante 35 años, hasta que despertó en 2014.

Tras el accidente, los médicos aseguraron que no habría solución para él. Los primeros meses estuvo ingresado en un hospital en Irak, después fue trasladado durante unos años a un hospital de A Coruña y finalmente fue enviado a casa, donde ha pasado la mayoría del tiempo que ha estado en coma. Durante todos estos años no estuvo solo, Conchi, su novia por aquel momento y ahora esposa, le ha acompañado todo este tiempo.

"A mi mujer le decían que cualquier día cuando se despertase me encontraría frío. Nada más. Mi camino era el cementerio. Le decían a mi esposa que asumiera que estaba muerto en vida", ha declarado Manel en una entrevista en el programa 'La hora de La 1'.

Monteagudo finalmente despertaría del coma con 58 años, el 15 de octubre de 2014: "Mi primera impresión es que el accidente lo tuve el día anterior, que estaba en un hospital, pero en Basora. En ningún momento fui consciente de que estaba en España, yo pensaba que era el día siguiente del accidente". Junto a él estaba Conchi. "Para mí era mi novia, yo no soy consciente de que ya era mi esposa. Tan pronto le ví la cara la reconocí", ha comentado.

"Este no soy yo, yo tengo 22 años"

Tras despertar del coma, Manel seguía pensando que tenía 22 años y ha narrado que lo más difícil fue aceptar su propio reflejo. Lo primero que hizo su mujer fue ponerle un espejo delante: "Yo le decía: 'No, este no soy yo, este es un viejo, yo tengo 22 años'".

Ya en su nueva vida, Manel tuvo que hacer frente al nacimiento de su nieta aún sin haber asimilado que era padre de dos hijas que había tenido Conchi. Ahora es abuelo y sus hijas tienen 37 y 26 años. Por el contrario, durante estos años ha perdido a su padre: "Lo único que lamento es la muerte de mi padre, cuando desperté ya había muerto, eso fue muy impactante para mí, me dio mucha tristeza".

A el largo proceso de rehabilitación, Manel tuvo que aprender otra vez a hablar, caminar y llevar a cabo un proceso de reintegración social, así como aceptar todas las noticias que habían ocurrido durante estos 35 años. En un primer momento no se podía creer que España hubiera ganado el Mundial en 2010: "¡Si siempre nos quedábamos en cuartos! Venga ya", e incluso ha bromeado sobre si los demás jugadores eran cojos.

Ahora, ya recuperado, Manel dedica todo su tiempo a su familia, la jardinería, la literatura y a dar largos paseos con su perro. Además, se acuesta todos los días a las dos de la mañana y se levanta a las siete y media: "Odio dormir, es lo más difícil para mí, si pudiera hasta me lo ahorraba".

¿Historia real o fake?

Ante la vitalidad que ha adquirido el relato de Manel Monteagudo, su historia no ha tardado en llamar la atención por sus contradicciones y dudas. No es la primera vez que este hombre aparece en los medios de comunicación. En el año 2019 concedió una entrevista en la que no hablaba de coma, sino de estado 'semi vegetal'. Además, se presentaba como José Manuel Blanco Castro, su nombre real, ya que el otro es su pseudónimo como poeta.

Desde Onda Cero han contactado con él y le han preguntado si puede aportar alguna prueba, ya que ni Conchi ni sus hijas quieren hablar sobre el caso. "Francamente, a parte de mi palabra, no hay ninguna", ha asegurado. Además, desde el Hospital de A Coruña donde permaneció ingresado un año y medio no confirman ni desmienten su política obliga a no dar los datos de los pacientes.

Uno de los aspectos más llamativos de su historia es el hecho de que se casara y tuvieras hijas estando en coma. ¿Cómo pudo hacerlo? Monteagudo afirma que los casó un cura ante un notario y ha rehusado a responder a cómo tuvo descendencia. "Por respeto a mi mujer, no puedo hablar de ese tema", se ha disculpado.

Pero el testimonio de unos de los vecinos de este hombre ha terminado por revelar que se trataría de un fake: "Tengo 33 años. Desde que tengo uso de razón, ha hecho vida normal en su casa a mi lado. Hemos tenido relación cordial, de vecinos, durante 30 y pico años. Ahora ha salido esta historia y nos ha impactado a todos. Es un barrio pequeño y vivimos todos muy cerca. La historia no tiene mucho recorrido".

Artículos recomendados

Comentarios