Crean la bombilla que nunca se funde pero nadie la quiere comercializar

Crean la bombilla que nunca se funde pero nadie la quiere comercializar

Un ingeniero español no encuentra la financiación suficiente para productor a gran escala una bombilla sin obsolescencia programada.

"Ninguna cadena estaba dispuesta a vender una bombilla que no se estropease", explica a Cinco Días el ingeniero catalán Benito Muros, que creó la bombilla sin la temida y odiada obsolescencia programada. Está idea surgió cuando visitó el parque de bomberos de Livermore, California, donde se encontró una que lleva encendida ininterrumpidamente desde hace más de un siglo.

Su empresa Light & Life Technology comercializa en su página web una bombilla que dura de media 85.000 horas, puede ser reparada, actualizada y cuesta en torno a unos 25 euros. Sin embargo, a pesar de estar anunciada en su web, no tiene medios para producirla. "Vamos a pedir que primero nos abonen el precio con un gran descuento para después fabricarlas y entregarlas, una especie de crowdfunding", explica el empresario.

Esta bombilla sin obsolescencia programada no fue bien recibida por los fabricantes de las tradicionales. El ingeniero catalán explica que sufrió "una campaña de desprestigio" por parte del sector. Hay que señalar que Benito Muros es el presidente de la fundación Feniss, que lucha contra la obsolescencia programada y aboga por "un modelo de desarrollo que sea económicamente viable, que garantice el bienestar social, que asegure el uso racional de los recursos naturales y que respete la diversidad cultural".

La bombilla no tiene truco

Bombilla sin obsolescencia programada "Bombilla sin obsolescencia programada"

La bombilla no tiene ningún secreto extraordinario. El "truco" de su duración está en los materiales que la componen: aluminio puro y no los plásticos térmicos que usan las convencionales, lo que provoca un descenso en la durabilidad. Además, Benito asegura que su consumo es menor.

El ingeniero catalán explica que no solo necesita de un inversor potente, sino también de uno que le garantice su concepto de libre de obsolescencia programada. De hecho, una empresa estadounidense se ha interesado por bombilla, pero que no va a firmar el acuerdo ya que, pasarían a "a controlar más del 50% de la empresa, lo que les permitiría cambiar el proyecto y no podría hacer nada por evitarlo", explica Benito. De ahí el concepto de vender la bombilla bajo demanda.

Comentarios