Algunos argumentos a favor y en contra del Brexit

Algunos argumentos a favor y en contra del Brexit

Muchos son los argumentos que se han esgrimido para favorecer la salida o la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, y muchos son los mensajes que políticos y medios de comunicación han lanzado a la población. Pero, ¿son todos ellos ciertos?

Política Lola L. Muñoz Lola L. Muñoz 21 Junio 2016 18:14

El próximo jueves 23 de junio se celebra en el Reino Unido un referéndum que podría cambiar completamente la historia de la Unión Europea. Y es que el hecho de que los británicos decidan sobre su permanencia como Estado miembro de la Unión abre una puerta anteriormente asegurada: la puerta de salida de una institución que nunca ha activado el artículo 50 del Tratado de la UE, aquel artículo que prevé la salida por voluntad propia de un miembro y que se incluyó precisamente a petición de Reino Unido.

Durante todos estos días hemos estado oyendo en los medios españoles muchos motivos por los que los británicos no deberían salir de la Unión Europea, y en algunos medios de las islas algunos argumentos por los que sí deberían apostar por el Brexit. Y es que son muchos los intereses que están en juego en esta convocatoria, y por ello es necesario echar mano de toda la artillería pesada que se encuentre y que pueda atraer un voto más o un voto menos a una u otra opción.

El próximo 23 de junio se celebrará un referéndum histórico "El próximo 23 de junio se celebrará un referéndum histórico"

Sin embargo, no todos los temas que se han sacado a colación durante la campaña son estrictamente ciertos. Detrás de muchas de las explicaciones que han lanzado políticos y medios de comunicación se esconde una amplia gama de matices.

1 La economía, uno de los argumentos clave

Queda claro que uno de los principales argumentos que tanto los partidarios del Brexit como los partidarios del Bremain esgrimen tiene que ver con la economía, con la riqueza o pobreza que la decisión tomada traerá al país. Los partidarios de la salida aseguran que la economía británica crecería mucho más fuera de la Unión, pero los que apuestan por mantenerse en Europa afirman que la incertidumbre política sería muy perjudicial para la economía.

Para apoyar sus respectivas ópticas se ha intentado calcular cuál sería la repercusión de la salida en lo que se produce en el país, es decir, en el PIB. Parece que, a pesar de que no se puede saber con seguridad lo que ocurriría en un determinado escenario imaginario, la mayoría de los estudios parecen estar de acuerdo en que el PIB decrecería tras una salida de la Unión, si bien este dato dependería fundamentalmente de los acuerdos a los que Reino Unido llegase con Europa. Según un estudio del London School of Economics los ingresos del país se verían reducidos, en el peor de los escenarios posibles, entre un 6,3% y un 9,5%, y en el mejor de los escenarios en, al menos, un 2,2%.

Aun así, estos datos únicamente hacen referencia al corto plazo. Y es que, siempre teniendo en cuenta que no se puede aventurar nada sin conocer siquiera las relaciones que mantendrían la UE y el Reino Unido frente a un posible Brexit, parece que en el largo plazo la economía del país aumentaría. Según un informe de Open Europe, el PIB de Gran Bretaña podría aumentar un 1,6% para el año 2030, una vez que la incertidumbre por la salida hubiese acabado.

Algunos informes apuntan a que el Brexit provocaría una ralentización económica "Algunos informes apuntan a que el Brexit provocaría una ralentización económica"

Por otro lado, muchos de los Brexiters afirman que una vez que se haya producido la salida el Reino Unido tendrá una gran capacidad para negociar sus propios acuerdos comerciales, punto importante si se tiene en cuenta que se están poniendo muchas trabas a la aprobación del TTIP. Sin embargo, lo que muchos de estos partidarios no airean es que Estados Unidos ya ha dejado claro que no se van a producir negociaciones bilaterales con el Reino Unido, y que de producirse finalmente el Brexit el país británico tendría las mismas restricciones al comercio que otros países como China o la India.

2 La inmigración, una de las principales inquietudes

El pasado marzo se hacía pública una encuesta en la que el 46% de los británicos consideraban que la inmigración es su principal tema de preocupación. Esta situación, que se ha visto agravada por la ola de refugiados que tratan de llegar a la Unión Europea, ha sido utilizada como arma arrojadiza para promover el voto de la salida por parte de sus partidarios.

Y es que después de que en 2004 los países de Europa del Este entrasen en la Unión, Gran Bretaña vio cómo más de un millón y medio de personas llegaban a instalarse allí. Diez años más tarde, en 2014, las cifras aseguran algo que no había ocurrido hasta ese momento: el número de población inmigrante procedente de países de la Unión Europea supera al número de inmigrantes procedentes de terceros países.

Sin embargo, parece que la reacción de los que utilizan este argumento de la inmigración es un poco exagerada: de lo más de 65 millones de personas que viven en el Reino Unido, solo un 8,4% no tienen la nacionalidad británica. De hecho, incluso Douglas Carswell, el único diputado del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), llegó a afirmar en un artículo de opinión publicado en el Times inglés que los inmigrantes seguirán siendo necesarios para el Reino Unido.

El 46% de los británicos consideran que la inmigración es su mayor preocupación "El 46% de los británicos consideran que la inmigración es su mayor preocupación"

Por otro lado son más de un millón y medio el número de británicos que viven en algún otro país de la Unión Europea, de los cuales el 33% son jubilados. Es posible pensar que estas personas, también inmigrantes aunque no suelan estar en el discurso habitual, sufrirían algún tipo de consecuencia en el caso de que Reino Unido cerrase sus fronteras o aprobase algún tipo de medidas del control del flujo migratorio. Y posiblemente ocurriría algo similar con la prestación de los servicios públicos, como la atención sanitaria.

3 La salvaguarda de los servicios públicos

Y es que la protección de los servicios públicos es un tema que siempre se une en el discurso cuando se habla de inmigración. Por un lado, existe la creencia de que los inmigrantes europeos colapsan estos servicios, en especial el de salud, y hacen aumentar el precio de la vivienda en un país en el que la oferta sobrepasa la demanda de estos bienes, lo que hace que el precio esté muy alto.

No obstante, según un estudio publicado por el Centre for Research and Analysis of Migration las personas inmigrantes "son menos propensas que los nativos a recibir beneficios sociales o ventajas fiscales, e igualmente menos propensos a habitar las viviendas sociales en comparación a los nativos de la misma región". El mismo informe afirma que la contribución de los inmigrantes al sistema fiscal ha sido positivo, lo que contrasta con las ideas que se lanzan a la población.

Por otro lado, los partidarios de permanecer en la Unión Europea afirman que al producirse el Brexit el país dejaría de obtener ciertos fondos del presupuesto de la Unión destinados al gasto social o la ayuda para la vivienda. Sin embargo, la salida también supondría dejar de ser un contribuyente neto a las arcas europeas; y es que en 2015 Reino Unido proporcionó al presupuesto el equivalente al 0,35% de su PIB.

4 El factor emocional, Gran Bretaña como gran potencia

Algunos partidos utilizan el nacionalismo como argumento para el Brexit "Algunos partidos utilizan el nacionalismo como argumento para el Brexit"

Como no podía ser menos, no todos los argumentos iban a estar relacionados con números y datos. La idea de que Gran Bretaña vuelva a ser la gran potencia mundial que hace varias décadas fue atrae a muchos aquellos sectores nacionalistas que han reaccionado a la globalización con su propia bandera. Así, la idea de que Reino Unido vuelva a tener la capacidad de decidir, su soberanía intacta, y no reciba imposiciones de Bruselas atrae a un sector de la población. A un sector al que recientemente el Primer Ministro David Cameron quiso atraer con su visita a Gibraltar.

Quedan un par de días para conocer si el Reino Unido se separará de la Unión Europea, pero bastantes meses para conocer cuáles serán las consecuencias de esta situación. Por ahora, solo nos queda leer atentamente los argumentos a favor y en contra, y tratar de desmontarlos para acercarnos un poco más a lo que ocurrirá después del 23 de junio.

Comentarios