Los secretos del TTIP que ha destapado la filtración de Greenpeace

Los secretos del TTIP que ha destapado la filtración de Greenpeace

El TTIP es el tratado comercial que provocaría la unión de los dos mercados más grandes del planeta. Sin embargo, su negociación permanece opaca a los ciudadanos. Una filtración de Greenpeace permite conocer qué se está negociando.

Economía Lola L. Muñoz Lola L. Muñoz 03 Mayo 2016 09:22

A las once de la mañana de este lunes Greenpeace Holanda publicó un conjunto de documentos que tratan sobre el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés) con el objetivo de que los ciudadanos tengan conocimiento de lo que se está negociando y se abra un debate en torno a ello. Esta filtración resulta muy importante si tenemos en cuenta que la negociación se ha llevado en secreto y se ha realizado a espaldas de todos los ciudadanos. Incluso desde el Parlamento Europeo algunos diputados han denunciado las dificultades que han tenido para poder acceder a los documentos, a menudo con limitaciones de tiempo y sin poder llevar consigo ningún soporte en el que anotar información.

Manifestación en contra del TTIP "Manifestación en contra del TTIP"

Estos documentos filtrados constan de 13 capítulos consolidados sobre el TTIP y una nota titulada 'Estado táctico de las negociaciones TTIP - marzo de 2016'. Para sacar estos documentos a la luz, Greenpeace ha colaborado con la red de investigación alemana NDR, WDR y Süddeutscher Zeitung. Todos esos documentos han sido puestos a disposición de la ciudadanía en una página web.

1 Medio ambiente y salud: los peligros del TTIP

Todo lo que actualmente se sabe sobre el TTIP es fruto de las filtraciones que se han ido sucediendo. Estos documentos que ahora ha hecho públicos Greenpeace, que constan de unas 240 páginas, muestran algunos aspectos relacionados con el medio ambiente que podrían ser muy perjudiciales para los ciudadanos.

Por un lado, ninguno de los capítulos del TTIP guarda relación con la regla de Excepciones Generales, una normativa que permite a los Estados regular las reglas del comercio libre para proteger a los seres humanos, la vida animal y vegetal o la salud en general. El hecho de que no se haya mencionado esta regla sugiere que las políticas de protección ambiental pueden haber sido eliminadas. Y es que este tratado pretende eliminar barreras no arancelarias, es decir, el conjunto de normativas que ponen freno a las importaciones; una normativa sobre estándares de calidad que impidiesen un daño a la salud de los consumidores podría ser una barrera no arancelaria.

Una pancarta muestra la alianza de Obama y Merkel en el TTIP "Una pancarta muestra la alianza de Obama y Merkel en el TTIP"

Por otro lado, el principio de precaución, que recoge el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, puede ser sustituido por un enfoque basado en el riesgo, que es lo que está negociando Estados Unidos. El principio de precaución tiene como objetivo garantizar un nivel de protección del medio ambiente a través de la toma de decisiones de carácter preventivo, para así reducir los riesgos. Frente a esto, el enfoque del riesgo implica la gestión de sustancias peligrosas que, si nos acogemos al principio de precaución, deberían evitarse.

Todo esto se incluye en un marco en el que se abre la puerta a un mayor poder para las corporaciones, ya que el sector empresarial está participando en la toma de decisiones del Tratado.

2 Las empresas toman las decisiones

Cuando las negociaciones hayan concluido el TTIP deberá ser votado por los parlamentarios europeos. Sin embargo, los representantes políticos solo han podido consultar estos documentos después de haber firmado una cláusula de confidencialidad. Y aun así, la consulta se realiza en una sala con fuertes medidas de seguridad, vigilada por un funcionario y sin acceso a expertos o traductores, así como a cualquier medio electrónico que permita la reproducción de esos documentos.

Si ni siquiera los eurodiputados tienen acceso a las negociaciones, a la información sobre lo que se negocia, está claro que menos acceso tiene la sociedad civil.

La Comisión Europea está negociando a la espalda de la ciudadanía "La Comisión Europea está negociando a la espalda de la ciudadanía"

No obstante, este problema no se ha presentado con las corporaciones. Y es que los documentos muestran que en muchos casos la industria ha sido consultada, jugando un papel privilegiado en el proceso de la toma de decisiones. Mientras que en los documentos públicos apenas se menciona la participación de los sectores empresariales en la negociación, en los documentos filtrados sus aportaciones se recogen en múltiples ocasiones, haciendo referencia explícita a cambios que se han producido a partir de la influencia de las empresas.

3 La respuesta de Bruselas

Estas filtraciones ha traído de cabeza a la Unión Europea. Y es que se han hecho públicas informaciones hasta ahora confidenciales, pero también se han sacado a la luz las discrepancias que existen entre lo que espera del acuerdo la Unión Europea y Estados Unidos.

En una rueda de prensa posterior a la revelación de estos documentos, el negociador europeo Ignacio García-Bercero ha afirmado que la información que se recoge en esta filtración está incompleta y que en muchos puntos es completamente falsa.

De la misma forma, la comisaria de Comercio Internacional, Cecilia Malmström, ha escrito en su blog de la Comisión Europea que "un texto consolidado en una negociación comercial no es lo mismo que el resultado. Los documentos no reflejan más que los distintos puntos de vista. Y no debería ser una sorpresa que hubiese áreas en las que la Unión Europea y Estados Unidos tuvieran distintos puntos de vista".

La comisaria de Comercio Internacional, Cecilia Malmström "La comisaria de Comercio Internacional, Cecilia Malmström"

Estas últimas frases se refieren, en parte, a las críticas que se han producido en torno a las normativas sanitarias y ecológicas, mucho más laxas en los Estados Unidos. "Es normal que ambas partes quieran conseguir el mayor número de objetivos posibles", continúa la comisaria en su blog, "pero eso no significa que la otra parte acepte sus demandas. Eso no significa que las partes acepten una posición intermedia. Hay áreas que están muy lejos de ser negociadas, y simplemente no llegaremos a un acuerdo".

Sin embargo, a pesar de que estos representantes afirmen que ciertos puntos no se están negociando o que los textos son incompletos, parece que la Comisión Europea sigue sin hacer públicos los textos que sí están completos o los textos que no están equivocados. Por ahora, solo nos quedan las filtraciones.

Comentarios