Las luces y las sombras de Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López

Las luces y las sombras de Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López

Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López: Luces y sombras de los llamados a liderar la etapa más convulsa del PSOE en 137 años.

Política Raúl Araque Berjano Raúl Araque Berjano 12 Abril 2017 09:48

Las primarias que celebran los partidos políticos estadounidenses son tan espectaculares que pueden rellenar toda una temporada de una serie de éxito de Netflix como es House of Cards. En España, pese a la irrupción de Podemos y sus polémicas asambleas, aún no alcanzamos tal espectacularidad. Pero siempre nos quedará el PSOE, quien sí dio el salto al show business del otro lado del Atlántico gracias a unas camisetas.

Y es que la socialdemocracia europea está viviendo su tercera metamorfosis, y Francia nos señala el camino: Tras renegar del marxismo en los años 80 y profundizar en la Tercera Vía a finales de los 90, el camino de los socialdemócratas europeos pasa por el socioliberalismo, ejemplificado hoy en Emmanuel Macron, muy posiblemente el futuro presidente galo. Y, en este contexto de profundo cambio, el PSOE tiene que elegir al líder que les guíe en tan atrevido viaje: Sánchez, Díaz y López pelean hoy por decidir qué será el PSOE en la próxima década

1 Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, "Pedro Sánchez, "mártir del 'no es no'""

Sánchez se muestra ante los suyos como el outisder de la socialdemocracia, como la única alternativa por la izquierda a la dupla IU-Podemos, más ortodoxa pero también más cool. Ante esto, el bueno de Pedro pretende protagonizar un efecto Andrea Levy, maquillando sus políticas con música del FIB. Y es que cuenta de su parte con esa bandera de la izquierda alternativa que llevó a Bernie Sanders a casi hacer descabalgar a una veterana del ring político como Hillary Clinton. Como ejemplo más reciente y cercano tenemos la victoria del izquierdista Hamon en las primarias socialdemócratas francesas, ante el favoritísimo Manuel Valls.

Entre las luces de Sánchez como líder del PSOE, se encuentra también que sería la única alternativa del partido del puño y la rosa para no terminar de desconectarse del electorado joven urbanita: la falta total de carisma de Patxi López y el perfil rural de Susana Díaz sería la puntilla que regalaría definitivamente ciudades tan importantes como Madrid, Barcelona o Valencia a Unidos Podemos.

Además, tiene en su background haber sido el mártir del "no" a Rajoy, dimitiendo como líder de su partido y como diputado ante su imposibilidad de dar el gobierno al PP. Y aunque dicho movimiento apestara a postureo y oportunismo político, no es poca cosa poder decir que es uno de los pocos líderes del PSOE que puede enarbolar la insignia de la integridad y la sinceridad.

Sánchez se ha erigido como "Sánchez se ha erigido como "candidato de las masas""

Por último, pero no menos importante, se ha erigido como "el candidato de las masas" frente a los "candidatos del establishment", en un movimiento propio del mismo Sanders, Pablo Iglesias, pero también de Trump o Le Pen. Sea cual sea la inspiración, la realidad es clara: Funciona.

Entre las sombras, podemos encontrar el desgaste que sufrió su imagen de izquierdista indie en su anterior etapa al frente del PSOE: Ni todos los conciertos de Lori Meyers pueden tapar que fue quien firmó el nuevo Código Penal que está causando estragos en la libertad de expresión, o su apoyo al cambio del artículo 135 de la Constitución. Tampoco pueden tapar que en su etapa el liderazgo en el partido fue tibio (por ser benévolo) y su papel como líder de la oposición fue tan light que hasta pidió perdón la única vez que fue algo duro con Rajoy, diciendo que éste no era decente en un debate televisivo. Y su huida producto de la abstención a Rajoy tampoco borrará nunca ese acuerdo que logró con Ciudadanos (para nada), a quienes había calificado como "las nuevas generaciones del PP", o el intento de pacto con el mismo Podemos con el que afirmó que "nunca" pactaría por "populista". No todo podía ser coherencia.

¿Alguien que ha mostrado un liderazgo tan quebradizo puede llevar las riendas del PSOE en un momento crítico? ¿Y alguien que ni tan siquiera cuenta con el apoyo de la cúpula de su partido? Hamon nos ha demostrado en Francia (o Corbyn en Reino Unido) que la izquierda alternativa aún tiene tirón entre la militancia, pero también nos está demostrando que en las elecciones está condenada a fracasar. Como sabe bien Sánchez, quien tiene en su haber los dos peores resultados de la historia del PSOE. Recordman.

2 Susana Díaz

Susana Díaz, liderazgo y fuerza en los pueblos "Susana Díaz, liderazgo y fuerza en los pueblos"

¿Qué importa perder las ciudades cuando dominas el pueblo? En un sistema electoral con circunscripciones provinciales, un escaño en Soria o Ávila cuesta hasta 5 veces menos que en Madrid. Y, mientras el PSOE ya quedó detrás de Unidos Podemos con Sánchez en la Comunidad de Madrid, Cataluña o la Comunidad Valenciana, siguió mostrando su poderío en comunidades fundamentalmente rurales como Andalucía, las dos Castillas o Extremadura. Para mantener (y aumentar) ese voto rural y envejecido, necesitan de Díaz como el comer, matriarca de la comunidad autónoma con mayor número de electores de España.

En este punto, cabe hacerse la pregunta del millón: ¿Para qué sirve un líder? La respuesta, inexorablemente, nos conducirá a una palabra: Ganar. Y Susana Díaz aún no sabe lo que es perder, además de presentarse como la única candidata con la ambición suficiente como para pensar en una victoria al PP sin depender de otros partidos. 

Por otro lado, el discurso de la trianera es profundamente identitario y definido, propio del socialismo andaluz. Cuando ella habla parece adivinarse un sentimiento que en los últimos tiempos está poco menos que en peligro de extinción: orgullo de ser del PSOE.

No esconde que ella es la establishment"" data-has-syndication-rights="1" data-original="https://www.losreplicantes.com/images/articulos/3000/3208/4.jpg" data-done="0" class="lazy" /> "No esconde que ella es la "candidata del establishment""

Sin embargo, la káiser andaluza también cuenta con sombras tan alargadas como sus luces. Y es que, aunque no ensució su currículum al no tener que abstenerse en la votación de investidura de Rajoy, su mano ha sido señalada como la artífice de la doble traición del PSOE: a sus votantes, primero, a su secretario general, después. En esta línea, Díaz ha sido señalada no ya como la candidata del aparato del partido, sino que ella encarna el aparato del partido. Por un lado, eso invita a esperar un fuerte liderazgo, pero trae como contrapartida la desvinculación con su militanciay el reforzamiento de la oligarquía dirigente, copada por unos barones comprensiblemente exultantes susanistas en su mayoría.

Además, las simpatías que despierta desde la derecha (es la favorita de los votantes de Ciudadanos y PP según las encuestas) hace desconfiar a quienes piden un PSOE más diferenciado del PP para poder superarle. Además, sus políticas y la propia conformación de su gobierno (rompió el pacto con IU para convocar elecciones anticipadas y acabar pactando con Ciudadanos) definen una realidad dura pero incontestable: Susana Díaz no es de izquierdas. Y si no eres de izquierdas, sólo puedes ser de derechas. Y una cosa es virar hacia la Tercera Vía y otra proclamar líder de un partido socialdemócrata a una candidata de derechas.

3 Patxi López

Patxi López, la "Patxi López, la "solución sosegada""

La solución sosegada a la guerra civil socialista parece pasar por el vasco, quien representa lo que Albert Rivera definiría como "el cambio sensato" en el PSOE. Y es que, de entre tanta sed de sangre cainista y guerracivilista en el seno del partido, quienes no se identifiquen como sanchistas ni susanistasoptarán casi con total seguridad por el ex lehendakari.

Asimismo, López se muestra como una fiabilidad real, en contraste con una Díaz que tan sólo ha ganado unas elecciones en un contexto muy favorable como es el andaluz para el PSOE. Y es que el de Barakaldo devolvió en 2005 al PSOE a la segunda posición en el Parlamento Vasco, desbancando al PP, para cuatro años después lograr la hazaña, obligando a ese mismo Partido Popular a investirle lehendakari: el primer -y, por ahora, único- lehendakari en la historia del País Vasco que no ha sido del PNV. Sin duda todo un logro.

Único lehendakari en 40 años que no es del PNV, su único aliciente "Único lehendakari en 40 años que no es del PNV, su único aliciente"

Sin embargo, tal logro se consiguió a costa de regalar al PP la presidencia del Parlamento Vasco. Una cesión producto de un pacto que unió a toda la derecha anti-independentista del parlamento (PP y UPyD) en favor de López. Sin duda, tales apoyos no constituyan los mejores para el historial de un candidato llamado a hacer olvidar la abstención que hizo presidente al candidato del PP.

Además, mientras la elección de Pedro Sánchez arrebataría votos al sector más derechista de Unidos Podemos y Susana Díaz lograría rebañar parte de los apoyos que tienen Ciudadanos y PP, López apenas podría engatusar a nadie externo al PSOE. De hecho, no consigue ni tan siquiera enamorar a su propia gente: ¿Hay alguien a quien no le daría vergüenza auto-calificarse como pantxista?

Comentarios