La guerra civil se recrudece en el PSOE

La guerra civil se recrudece en el PSOE

Los dirigentes más destacados airean sus diferencias a un mes de las primarias socialistas.

Política Alex L Alex L 07 Abril 2017 17:09

Un mes queda para que se inicie la campaña de las elecciones primarias del PSOE y los precandidatos ya se lanzan cuchillos en las redes sociales y en los medios de comunicación tradicionales. La sangre no ha dejado de hervir a los dos bandos desde el infausto Comité Federal de primeros de octubre.

El mayor de los conflictos vividos se produjo por la filtración de las grabaciones de unas conversaciones que, en secreto, mantuvo con las Juventudes Socialistas el secretario provincial del partido en Málaga y ahora número dos en el Congreso de los Diputados como secretario general del Grupo parlamentario socialista. En esas conversaciones se ve a Miguel Ángel Heredia, mano derecha de Susana Díaz, reconociendo su papel en los sucesos de octubre: 

A mí me llama cuatro días antes Toxo y me dice que Tardà, el amigo de Rufián, [y Pedro Sánchez] ya tenían el acuerdo cerrado, que lo había dado por hecho y por eso nosotros hacemos todo lo que hacemos aquella noche

Esto supone un reconocimiento de lo que era un secreto a voces en el partido: Susana Díaz, los barones, la vieja guardia y los suyos habían estado meses buscando la defenestración política de Sánchez. Impusieron el equipo negociador para que de alcanzar un acuerdo de gobierno en primera instancia, fuera con Ciudadanos. No obstante, en el segundo y último intento, Pedro Sánchez mantuvo conversaciones discretas con Podemos y los nacionalistas, hasta alcanzar un principio de acuerdo. Cuando las fuerzas de la defenestración entraron con los tanques en Ferraz fue, efectivamente, porque se descubrió el pacto con ERC y vieron sus intereses en una investidura de Rajoy a punto de desvanecerse. Por ello se barnizó la guillotina en las dimisiones de los miembros de la directiva del PSOE y se llegó a tal punto.

Susana Díaz y Pedro Sánchez, las dos facciones del PSOE "Susana Díaz y Pedro Sánchez, las dos facciones del PSOE"

Toxo, sin embargo, ha emitido un comunicado que desmiente la versión de Heredia. El coordinador de CC.OO. asevera que jamás ha mantenido tal conversación con el diputado, que ya ha tenido que salir a disculparse. Adriana Lastra, fiel colaboradora de Pedro Sánchez, ha pedido en los pasillos del Congreso la dimisión del diputado, mientras Susana Díaz quitaba hierro al asunto.

Por otro lado, el mismo Heredia fue cazado en los audios criticando a otros sectores como la Guardia Civil, la Policía o los autónomos; a los que llamaba sectores "muy de derecha" a los que había que acercarse. Lo cual demuestra el discurso de clase que cabe esperar en el PSOE de Susana Díaz. Además, vertió palabras muy duras sobre la relación que debe existir entre el PSC y el PSOE:

El PSC opina e interviene en nuestros congresos y el PSOE no pinta un carajo en los congresos del PSC. No pintamos nada. El PSC que se encargue del PSC y nosotros del PSOE. Yo he dicho, y a ellos no les gusta nada, que hay que disolver el PSC, y poner PSOE-CAT

Estas palabras abrieron ampollas en el partido al poner en duda la relación con sus socios catalanes por su papel en las decisiones del PSOE mientras éste no tiene decisión en los congresos del PSC.

La parte más dura llegó por la tarde con la filtración de ataques personales contra compañeros que se resistieron a apoyar una investidura de Rajoy mediante la abstención. Se trata de duras afirmaciones contra compañeros como Odón Elorza, Zaida Cantera o Margarita Robles, a la que llama "hija de puta" por no estar afiliada en el PSOE. Se ha disculpado, de nuevo, con los aludidos. Pero no se plantea dimitir. Otras críticas personales fueron dirigidas hacia Pablo Iglesias como objetivo al que "hay que disparar" por ser la cabeza visible de Podemos, "el enemigo", puesto que el PP no debe ser el enemigo del PSOE para Heredia sino "el adversario".

Tanta sangre llega en una semana que ya venía cargada de polémica por las declaraciones de Emiliano García-Page sobre una eventual victoria de Pedro Sánchez en las primarias, que le haría replantearse su continuidad en Castilla-La Mancha. Poco después, su homólogo en Aragón, Javier Lambán, suscribió sus palabras en la práctica. El alcalde de Valladolid, el sanchista Óscar Puente, ha criticado en Twitter la intervención de los barones animando a votar a Sámchez como forma para echar a los barones de sus cargos. Consecuentemente ha sufrido reprimendas o críticas de gran parte de los diputados socialistas manchegos, de un asesor de la castellanoleonesa Soraya Rodríguez, de varios eurodiputados y de la propia Elena Valenciano en Twitter. La situación ha acabado con varios bloqueos por parte del alcalde de Valladolid.

Comentarios