8 veces en las que el PSOE dijo que no al PP, para al final decir que sí

8 veces en las que el PSOE dijo que no al PP, para al final decir que sí

Viraje se ha dado en llamar el salto de PSOE de la negación a la abstención, un giro de 180 grados que al partido le cuesta mucho justificar.

Política Xose Llosa Xose Llosa 25 Octubre 2016 17:25

La política española de nuestro momento actual encuentra su firme reflejo alegórico en el relato bíblico. Los de colegio religioso recordarán que Pedro (el apóstol, no el ex-secretario), negó hasta en tres ocasiones a Jesús antes de depositar fidelidad eterna; igual que el PSOE ha negado a Rajoy, no en tres, sino en innumerables ocasiones, antes de, por fin, depositar también fidelidad. El retrato del PSOE en su momento de mayor flaqueza ideológica viene definido por disonancia entre el discurso y el acto, recurrente en la clase política, pero en esa ocasión tan profunda que no puede pasar desapercibida. Mientras la militancia de base, convenientemente obviada en la decisión de abstención devolvía las rosas al partido, en una enorme sala ciento treinta y nueve de los "capos" socialistas decidían pegar un giro profundo, decidía pasar de la negación a Rajoy al sí a Mariano. Un sí, que ante la prensa parece un no, pero que es un sí. No lo olviden.

Es mi pastor, nada me falta "Es mi pastor, nada me falta"

La negación de Pedro, y el perdón de Jesucristo; como la negación del PSOE y el perdón del siempre recio Mariano, que ahora indulgente tiende la mano:"la decisión importante y muy razonable", declaró el presidente en funciones.

Los Replicantes sacamos de nuevo la pluma de cronistas, para tirar una vez más de hemeroteca, en esta ocasión sin gran dificultad, y sacar así los colores al PSOE con todas las negaciones a Rajoy en los últimos meses, antes de llegar al sí más sonoro. Me gustaría citar aquí a Negan, que en el 7x01 de 'The Walking Dead' decía algo algo que la conciencia de todo militante socialista le ha susurrado estos últimos días antes de conciliar el sueño: "No tomar una decisión, es una gran decisión", recordando el valor del silencio como una acción genuinamente humana.

1 "¿Queréis un pacto PP - PSOE? ¡No! Más alto: ¡NO!", Sánchez (diciembre de 2015)

Hasta donde me alcanza la memoria bipartidista, toda campaña del PSOE se ha basado en primer lugar en la negativa al partido de enfrente. De hecho, cada discurso político siempre ha sido un cruce de reproches sin cuartel. Este era el dogma de la filia al PSOE. Así, cada campaña electoral, también la de diciembre, hundía sus cimientos en alternativa progresista al gobierno conservador. Mucho antes del Comité y la abstención, Sánchez en campaña activaba a militantes y simpatizantes: "¿Queréis un pacto PP - PSOE? ¡No! Más alto: ¡NO!".

El tono de diciembre fue muy duro en todo momento, con el bochornoso cruce de insultos "indecente" - "ruiz" como principal ejemplo. Hay quien habría pensado que un idilio PP - PSOE al cabo de un año eran algo inviable. Pero no.

2 Negativa a Don Mariano en el vídeo electoral, PSOE (junio de 2016)

El resultado electoral de diciembre ya mostró al PSOE que el camino en solitario era complicado. También que Podemos y Ciudadanos no parecían dispuestos a entenderse, y, sin duda, que el "Gran Pacto" podría ser una posibilidad. Sin embargo, el PSOE volvió a reclamar el voto con "un sí para el cambio", lo que impone un 'no' para "Don Mariano".

El lema "sí para el cambio" no arroja mucho lugar a la interpretación, pero quiso hacerse más explícito en el vídeo electoral de esa ronda. El vídeo de "Don Mariano" nos presentó a vejete con clara reminiscencia al Caudillo, llamado Don Mariano, que se negaba a cambiar las cosas, algo que el PSOE no estaba dispuesta a tolerar ni un minuto más.

3 "Nosotros no vamos a apoyar a Mariano Rajoy; tampoco nos vamos a abstener (...) que empiece a sumar", Sánchez (junio de 2016)

En campaña se dicen mentiras. Es triste, pero se dicen, y lo que todavía es más triste, somos conscientes de que se dicen. Sin embargo, con el recuento de junio todavía caliente, el PSOE marcó su línea roja -o al menos lo que parecía tal línea-: "Nosotros no vamos a apoyar a Mariano Rajoy; tampoco nos vamos a abstener (...) que empiece a sumar".

Anoche, mientras escribía este artículo escuchaba a Ignacio Sánchez Cuenca, politólogo, explicar en El Intermedio el proceso del PSOE en este tránsito. Comentaba Sánchez Cuenca que el PSOE había cometido el error de tomar la responsabilidad del proceso de investidura mientras el PP de don Mariano, como tantas veces, se había escondido tras la cortina del despacho a verlas venir pese a ser el protagonista de la función. El día 28 de junio el PSOE tenía claro que la responsabilidad de la investidura era popular, y lo demostró con esa ácida invitación al cálculo matemático para el presidente en funciones. Pero pronto llegó Susana con González, y el resto de la historia ya lo conocemos.

4 "No vamos a apoyar a Rajoy ni por acción, ni por omisión, por dejarlo claro", César Luena (junio 2016)

La voz socialista era unánime tras las elecciones de junio, al menos en los primeros días. César Luena: "Tenemos una posición que la hemos dicho durante la campaña, que ha sido muy clara y es que no vamos a apoyar a Rajoy ni por acción, ni por omisión, por dejarlo claro".

Punto de corte: Último paso por las urnas y pasada la reacción de la noche electoral

Aquí llega el punto de corte, ya que a partir de aquí la ciudadanía no ha vuelto a votar. Los que habían votado al partido que basó su campaña en el "sí al cambio", hoy se han levantado con el "no somos ni buenos ni malos, ni de izquierdas ni de derechas" que hoy ha regalado Susana Díaz. 

Pero antes de llegar al Comité Federal de la abstención hay todavía unos cuantos noes más muy sonoros.

5 "Votaremos en contra de la continuidad de su mal Gobierno", Debate de investidura (agosto 2016) 

Un Sánchez duro "Un Sánchez duro"

El PSOE sigue inamovible en su dogma en el debate de investidura.Sin muchas opciones alternativas a las terceras elecciones, pero muy duro en un discurso que parecía cerrar la puerta a cualquier posibilidad de gran pacto. Del turno del PSOE salieron algunas citas imprescindibles: "Usted (Rajoy) lleva cuatro años confundiendo mayoría absoluta con absolutismo", y también: "Durante cuatro años el señor Rajoy solo ha tenido un compañero de viaje: su ideario político, que es el más conservador de Europa". Para el final dejo mi favorita: "El cambio para el señor Rajoy es que todos cambien menos él. Y dice que los votos que nos hemos enfrentado abiertamente a él le sostengamos".

6 "La abstención del PSOE me parece absolutamente descartable", Antonio Hernando Vera (septiembre 2016) 

Las terceras elecciones parecían ya muy próximas, con Hernando Vera lanzando un mensaje claro hace poco más de un mes: "La abstención del PSOE me parece absolutamente descartable". Con el apoyo de los suyos, Sánchez seguía también afirmando el "no, no y no", mientras Felipe González entraba en acción asegurando "sentirse engañado" ante la negativa de abstención de Pedro Sánchez. Paradójico, ¿verdad?

7 El no de la desobediencia, lo que era dogma se convierte en idealismo (octubre 2016)

Pocos noes a la abstención se pueden encontrar desde la fecha de dimisión de Sánchez y el entretiempo al Comité. El silencio de los despachos dejó oír fuerte el griterío de la grada de la militancia que llena los buzones de Ferraz con solicitudes de baja.

Sin embargo, el perpetuo silencio de los despachos también está siendo rasgado por la voz de la desobediencia del PSOE descentralizado. El de cataluña reniega de la disciplina de voto: "El PSC desobedecerá y asumirá las consecuencias", desafió el secretario del PSC esta misma semana. 

8 Hubo un tiempo en el que el "no" más sonoro fue el de Susana (diciembre de 2015)

Es curioso que buscando en los medios y declaraciones no haya encontrado un no rotundo de González al Partido Popular en ninguna de las épocas recorridas por este artículo. De hecho, el discurso de González en su intervención en campaña siempre ha girado en torno a Podemos en forma de acoso y derribo.

Sin embargo, el pasado reciente de Susana Díaz sí permite cerrar el artículo entre risas:

Comentarios