A María Mirás "se le cae la cara de vergüenza" por desear la violación de Inés Arrimadas

A María Mirás "se le cae la cara de vergüenza" por desear la violación de Inés Arrimadas

A la autora del Tweet confiesa sentirse "hundida" por cómo están afectando sus mensajes a su situación laboral y a su familia.

La autora del Tweet y la publicación de Facebook en el que se deseaba una violación en grupo para Inés Arrimadas, de Ciudadanos, perdió su empleo a raíz del mediático suceso. Tras el fin de su empleo, Rosa María Miras reconoce que "se le cae la cara de vergüenza".

Rosa María Miras Puigpinós, a través de sus redes sociales personales, con nombre completo y fotografía en primer plano, publicó el pasado 3 de septiembre: "Sé que me van a llover las críticas de todos lados, sé que lo que voy a decir es machista y todo lo que se quiera, pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 sólo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo, porque no se merece otra cosa semejante perra asquerosa".

No contenta con este mensaje, otros que Rosa María publicó esa misma noche se referían a Arrimadas como "puta guarra", y al resto de contertulios como "el mongolo, la maricona mala y el aborto del diablo".

Apoyo unánime para Inés Arrimadas en la red

Mensajes de tal gravedad comenzaron a girar en las redes sociales a toda velocidad, y aunque Rosa María borró las intervenciones rápidamentes, las capturas han mantenido perfectamente visibles sus palabras. Inés Arrimadas reaccionaba de manera tajante citando el mensaje, al que calificaba como "una muestra clara de odio". La parlamentaria aseguró que denunciaría a su autora. "No sólo por lo que me dice a mí, sino por todas las mujeres que han sido violadas", concluyó.

Con el despido y escarnio público todavía en primera plana, Rosa María Miras, ahora se descubre avergonzada: "¿Cómo iba yo a imaginarme algo así? Claro que me arrepiento". Cuando los medios le preguntan a Rosa María Miras si va a tratar de reclamar la nulidad de su despido, niega a la mayor: "No, no podría volver. Se me cae la cara de vergüenza". La barcelonesa comenta que no encuentra la mayor preocupación en el despido de Tinsa, empresa para la que trabajaba, sino en el hecho de "saber que nunca encontraré otro, la imagen que queda de mí y lo mal que lo está pasando mi familia".

Rosa Maria Mirás "Rosa Maria Mirás"

Rosa María trabajaba en la empresa inmobiliaria Tinsa a través de una contratación temporal vía ETT. Con una antigüedad de un mes y una relación contractual a través de ETT, Tinsa decidió romper la relación laboral con la trabajadora de manera automática, manifestando en un comunicado la "total repulsa"de la organización respecto a los insultos vertidos sobre Inés Arrimadas.

El debate del caso

Ante el caso de Rosa María Miras se abren dos debates interesantes. El primero de ellos es sobre lo procedente de un despido por el comportamiento de un trabajador en redes sociales personajes. A este respecto, Cristóbal García, del departamento Laboral de Garrigues, explica para el diario El Comercio: "En este supuesto, sí habría conexión con la relación (laboral)" si ella se hubiese manifestado en la red social como trabajadora de esa organización. Además, lo determinante parece, según el abogado: "La gravedad del insulto, la trascendencia social, la relevancia del personaje y la publicidad que se ha hecho del asunto ha conducido a que se conozca dónde trabaja y eso conlleva un daño para la imagen de la empresa".

Inés Arrimadas, víctima de los insultos "Inés Arrimadas, víctima de los insultos"

Desde CCOO se sitúan al otro lado de la argumentación, afirmando que no se pueden "confundir los órganos jurisdiccionales con lo laboral". El sindicato afirma que: "El despido es desproporcionado, porque se trata de algo que ha ocurrido al margen de la relación laboral y la empresa". Todas las partes coinciden en que el hecho de ser una contratación temporal con tan poca antigüedad no deja lugar a la empresa para dudar mucho si despedir o no a Rosa María.

El otro debate que se abre es de corte psicológico: ¿qué lleva a una persona a insultar de una manera tan desproporcionada a otra persona exhibiendo nombre completo, datos de residencia y fotografía en el perfil? Siempre se ha comentado que en internet el anonimato daba alas a todo tipo de comportamientos reprochables, pero en casos como el de Ana María el anonimato queda a un lado.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados