El motivo por el que hay socorristas en las piscinas olímpicas de Río, por innecesarios que puedan parecer

El motivo por el que hay socorristas en las piscinas olímpicas de Río, por innecesarios que puedan parecer

Una de las imágenes más graciosas que nos han regalado los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro es la de socorristas al borde de las piscinas en las que se celebran las competiciones de nadadores profesionales.

Vida Raúl Cadenato Rodríguez Raúl Cadenato Rodríguez 09 Agosto 2016 12:07

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro han dado comienzo y ya hemos recibido nuestra primera medalla gracias a la nadadora Mireia Belmonte. El campo de la natación nos suele traer alegrías a los españoles gracias a sus atletas pero lo que ha causado más sensación dentro de la piscina olímpica de la ciudad brasileña es la presencia de unos socorristas. Sí, socorristas para auxiliar a personas que se mueven como pez en el agua, posiblemente mejor que ellos incluso.

La imagen de una socorrista aburrida al borde de la piscina se ha hecho viral y ha provocado las risas de los espectadores, que se preguntan qué hacen ahí los socorristas, siendo casi con total probabilidad innecesarios. "Hagas lo que hagas esta semana, que sea más productiva que un socorrista en los JJOO" o "Si te sientes inútil, recuerda que hay alguien siendo un socorrista en las competiciones olímpicas de natación" son algunas de las frases con las que los tuiteros se reían de la situación.

Sin embargo, la presencia de estos socorristas no es un mero adorno en la competición sino que responde a una razón de peso, por cómica que pueda resultar, tal y como han podido saber en Reuters. El motivo reside en una ley brasileña que obliga a todas las piscinas públicas que sobrepasen cierto tamaño a contar con un socorrista a su disposición. Estamos hablando de una ley claramente lógica y respetable dadas las dimensiones de las piscinas olímpicas, a pesar de que las autoridades brasileñas han declarado que desearían no tener a dichos socorristas.

Varios de los atletas han hecho declaraciones entre risas sobre lo extraño de la situación. Uno de ellos es el nadador neozelandés Matthew Stanley, que ha asegurado a los periodistas acreditados que se trata "de una de las cosas más graciosas que he visto en unos Juegos Olímpicos hasta la fecha". La nadadora más joven de la delegación australiana, Tamsin Cook, de 17 años, también ha señalado que la situación le resulta "muy divertida".

No obstante, la británica Jazz Carlin ha hecho unas declaraciones más serias y ha agradecido la presencia de los socorristas. "Siempre es bueno tener a alguien vigilando", afirma, mientras reconocía que no se había percatado de su presencia.

Una situación que no está de más

Hiromi Kobayashi tuvo que ser asistida en Pekín 2008 "Hiromi Kobayashi tuvo que ser asistida en Pekín 2008"

Aunque estamos hablando de una situación que genera mofa y risas, lo cierto es que los socorristas de los Juegos Olímpicos de Río podrían ser necesarios llegados a algunas situaciones que ya han ocurrido en anteriores olimpiadas. En 2008 una nadadora del equipo de sincronizada japonés sufrió un desmayo en el agua y tuvo que ser rescatada. En el año 1979 un atleta de la extinta URSS se dio un golpe en la cabeza tras un salto de trampolín y estuvo inconsciente casi media hora. Un caso más lejano lo encontramos en 1960, cuando una nadadora tragó por accidente agua y tuvo que ser socorrida.

La buena noticia de la ley que obliga a que haya socorristas está en su contratación. En un país donde el salario medio es bastante bajo (880 reales en 13 pagas, unos 250 euros), y las desigualdades sociales son perceptibles a simple vistalos socorristas de Río 2016 ganarán unos 300 euros por los 20 días de trabajo.

Comentarios