¿Qué supone la caída de la bolsa de Wall Street? ¿Hay riesgo de una crisis internacional?

¿Qué supone la caída de la bolsa de Wall Street? ¿Hay riesgo de una crisis internacional?

La fuerte caída de la bolsa estadounidense ha provocado un efecto rebote en las plazas asiáticas y europeas.

El desplome de la Bolsa de Wall Street (un 4,6%) y, en concreto, del índice Dow Jones, durante la jornada del martes 6 de febrero, ha provocado todo un terremoto en el mercado financiero internacional.

Los analistas bursálites ya habían alertado del peligro de vivir una crisis de estas características y nadie puede dejar de olvidar el crack del 2008 que arrastró toda una crisis económica y política que ha durado una década.

El miedo con el que se viven las inversiones, ha provocado un efecto rebote a nivel internacional. Las bolsas asiáticas han bajado un 2%, mientras que el IBEX35 desciende un 3% y se aleja de la barrera psicológica de los 10.000 puntos. A pesar de que la caída se ha solventado, parcialmente, en la jornada posterior.

La repentina caída de los mercados ha afectado a múltiples inversores "La repentina caída de los mercados ha afectado a múltiples inversores"

Este repentino descenso sucede meses después de que la propia Unión Europea declarase el fin de la crisis económica el pasado mes de agosto de 2017. La creación de empleo precario es una realidad, pero también es cierto que las condiciones internacionales han permitido crear una base sólida de asalariados que podrán reclamar mayores derechos: hasta la propia patronal española, CEOE, ha reconocido la necesidad de aumentar los sueldos (aunque dejando la duda en torno a las meras buenas intenciones).

En mitad de un contexto de recuperación económica, de asentamiento de las condiciones para recuperar todo lo que hemos perdido durante los últimos diez años, nos surgen varios interrogantes...

¿Hay que alarmarse? 

La caída apunta a un reajuste de la bolsa "La caída apunta a un reajuste de la bolsa"

La repentina caída de los mercados no ha dejado de sorprender a nadie. El mundo ha vivido contextos más volátiles, como las oleadas de atentados en Europa o las serias amenazas bélicas entre EE.UU. y Corea del Norte. Y no olviden la fuerte incertidumbre que generó el ascenso de la ultraderecha y la victoria de Donald Trump.

¿Por qué ahora? El motivo no parece claro. Hay cierto consenso en que la recuperación de la bolsa ha sido espectacular durante los últimos meses, lo que ha permitido a muchos inversores incrementar sus beneficios de una manera especialmente rápida y, quizás, sobrevalorada. Se trataría, por tanto, de un reajuste de la economía con el que retomar datos más cercanos a la realidad en la que nos encontramos.

Tampoco hay que olvidar que la importante masa de inversores que, igualmente, compraron acciones en el momento más bajo de la economía y que ahora pueden encontrarse vendiendo a precios mucho más altos. Como versa la ley sobre la oferta y la demanda, en el caso de que la masa de vendedores sea más amplia, habría mayor riesgo de bajada de precios: los bonos son menos atractivos.

¿Criptomonedas?

Los valores del bitcoin apuntan a la creación de una especie de burbuja "Los valores del bitcoin apuntan a la creación de una especie de burbuja"

El auge de las criptomonedas, es decir, el dinero virtual que se gestiona con valores como el bitcoin, apuntó una subida espectacular durante el último año. La moda llevó a que incluso algunos países como Venezuela invirtiesen en estos tipos para contar con divisas más atractivas.

El problema, en este caso, es que el valor del bitcoin ha aumentado de una manera tan brutal que, ciertamente, ha creado una especie de burbuja bursátil, que remite a la 'burbuja del .com' a principios del último siglo.

En este caso, también se corre el peligro de que muchos inversores estén comprando valores completamente inflados. En el caso de que cualquier comentario haga tambalear los frágiles cimientos de este tipo de monedas, la caída podría ser estrepitosa. El problema, en este caso, es que el valor del bitcoin ya comienza a bajar de manera paulatina durante las últimas jornadas.

También hay un punto que ha desestabilizado la bolsa: la inflación de la deuda norteamericana. El tesoro tiene la intención de aumentar el valor de su deuda, una decisión que podría ser replicada en Europa. Si esto sucede, las empresas contarían con menor intereses para invertir, el dinero se estancaría y correríamos el peligro de regresar a una nueva crisis.

Caso español: Burbuja inmobiliaria y retomar ciertas prácticas

La creación indiscriminada de nueva obra supone un riesgo para la economía "La creación indiscriminada de nueva obra supone un riesgo para la economía"

Mientras se estabiliza esta pequeña crisis, habría que tener en cuenta otra serie de políticas que podrían implicar cierto riesgo para nuestra propia economía. Sobre todo, teniendo en cuenta que España ha sufrido recientemente una doble crisis: la económica a nivel internacional y la particular del mercado inmobiliario.

La inversión en obra nueva se ha vuelto a activar de manera especial, algo que ha sido señalado en muchos ámbitos como uno de los indicadores del final de la crisis económica. Pero 'no es oro todo lo que reluce': el problema se encuentra en que el mantenimiento de una sobreoferta, en una época en la que las nuevas generaciones apuestan por vivir en el centro y abandonar la periferia, supone un serio riesgo. La mayoría de obra nueva, hay que reseñar, se está realizando en nuevos barrios en los límites de las metrópolis.

La inversión en grandes proyectos inmobiliarios corre serio riesgo -en imagen, el centro comercial abandonado 'Opción' de Alcorcón- "La inversión en grandes proyectos inmobiliarios corre serio riesgo -en imagen, el centro comercial abandonado 'Opción' de Alcorcón-"

El precio del metro cuadrado está aumentando de manera vertiginosa, sobre todo, en ciudades como Madrid o Barcelona. A ello, se suma la creación de nuevas inversiones millonarias, como la apertura del centro comercial Open Sky en Torrejón de Ardoz, que corre el peligro de ser catastróficas en un futuro próximo. Ahí tienen los ejemplos de centros comerciales como Avenida M-40 u Opción, ambos en Madrid.

Por todo ello, ante una senda de crecimiento que aún no se mantiene sobre unos cimientos sólidos, conviene la prudencia en las inversiones. Esta pequeña crisis insufla miedo en los mercados, sin olvidar que el dinero es 'especialmente cobarde', en el sentido de que prefiere quedarse en entornos seguros. No olviden, de paso, que los bajos salarios impiden el correcto funcionamiento de la economía, ya que desincentivan el consumo.

Si se generaliza esta sensación de incertidumbre, finalmente, hay riesgo de terminar como en el pasado reciente. Algo que supone un serio riesgo.

Equilibrios

Todos los datos apuntan a un reajuste de la bolsa "Todos los datos apuntan a un reajuste de la bolsa"

A pesar de los descensos de los últimos días, la bolsa de Wall Street ha registrado una subida este 7 de febrero del 2,3 %. Aún es pronto para valorar si continuará en tendencia alcista, pero todos los expertos comulgan con la poca probabilidad de que los valores se recuperen a niveles de 2017.

El pasado año, los mercados registraron constantes subidas mes a mes. Todo apunta a que, definitivamente, esta bajada supone un reequilibrio que ajuste el mercado bursátil a la realidad.

Sin embargo, llama la atención la brusquedad de esta caída, algo atípico en los mercados y que prácticamente ha pillado por sorpresa a todos los inversores. La incertidumbre continúa, a pesar de los mensajes de calma emitidos por ministros como De Guindos -que pidió "tranquilidad" a los inversores- pero hay algo que parece evidente: la economía no crecerá este año al fuerte ritmo de 2017.

Comentarios