La polémica detrás de la reapertura de la sala Bataclan un año después de los atentados de París

La polémica detrás de la reapertura de la sala Bataclan un año después de los atentados de París

En el aniversario de los atentados que se cobraron la vida de casi un centenar de personas en la parisina sala Bataclan, el espacio reabre reviviendo la polémica con Eagles of Death Metal: el grupo habría sido expulsado del evento conmemoratorio.

Noticias Ricardo Lampérez Valencia Ricardo Lampérez Valencia 15 Noviembre 2016 09:41

El 13 de noviembre de 2015 la capital francesa sufría uno de los atentados más violentos y mediáticos de los últimos años: un total de 137 personas perdían la vida aquella noche, en una ola de ataques en diferentes puntos de la ciudad de París.

Pero sin duda, si hubo un foco que mantuvo a toda Europa en vilo -y en general, al mundo occidental- fue el asalto a la sala de conciertos Bataclan. Durante la actuación de la formación de rock Eagles of Death Metal, un grupo de cuatro terroristas yihadistas entró en la sala y comenzó un tiroteo de más de quince minutos que se saldó con más de 80 muertos, unos 120 rehenes y más de dos horas de secuestro.

Durante la noche del pasado sábado, Bataclan reabría por fin sus puertas un año después de los terribles ataques, con la actuación del inglés Sting. Sin embargo, esta reapertura pronto se vio envuelta en polémica, protagonizada precisamente por las duras acusaciones del grupo de música que vivió en primera persona el brutal atentado: Eagles of Death Metal.

"El personal de seguridad estaba implicado en el atentado"

Reapertura de Bataclan un año después de los atentados "Reapertura de Bataclan un año después de los atentados"

Estas parecen ser las duras acusaciones que vertía el cantante y líder de la banda Jesse Hughes contra la sala Bataclan. Según informan varios medios internacionales, dos miembros de Eagles of Death Metal habrían asistido a la reapertura de la sala, pero el propio co-director de la sala les negó la entrada. 

"Llegaron y los eché", afirmaba el también responsable de prensa y comunicación de Bataclan. "Hay cosas que no se pueden perdonar [...] Es de locos, acusa [Hughes] a nuestro personal de seguriad de ser cómplice de los atentados. Ya basta".

Sin embargo, a la polémica se han sumado ahora las declaraciones de Mark Pollack, quien trabaja en la empresa de management The MGMT Company con el grupo de metal. Según recoge Billboard, ningún miembro de Eagles of Death Metal intentó entrar en Bataclan el pasado fin de semana. 

Sí que confirman diferentes fuentes, sin embargo, que el cantante Jesse Hughes estaba en París con motivo de la conmemoración de los atentados. También se dice que estuvo puntualmente en la puerta de Bataclan junto a algún amigo, pero el perímetro de seguridad para el concierto de Sting hacía el acceso a la sala imposible -además, tampoco habría tenido ninguna intención de entrar-.

¿Cuál es entonces la versión real en todo este revuelo? ¿Seguirá manteniendo Eagles of Death Metal que el personal de seguridad participó en los ataques de Bataclan? ¿Qué necesidad tendría el co-director de la sala de inventarse algo así? Sea como fuere, la reapertura de este mítico templo musical no está exenta de controversia. 

Comentarios